In summary

Los funcionarios de educación del estado publicaron recomendaciones para reabrir más de 10,000 escuelas públicas este otoño. Estas recomendaciones ilustran cambios drásticos que deberán realizarse para que los estudiantes practiquen el distanciamiento social. Los horarios de clase híbridos significarán una mezcla de aprendizaje en el aula y a distancia.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Estudiantes con mascarillas todo el tiempo.

Control de temperatura en la entrada de la escuela.

Una mezcla de aprendizaje en clase y en línea.

Estas son sólo algunas de las nuevas pautas de protección que se presentaron hoy a más de 10,000 escuelas públicas en todo California, a medida que planifican una reapertura muy diferente en el otoño.

El superintendente estatal de instrucción pública Tony Thurmond describió el documento de 62 páginas como una lista de control para que las escuelas lo consideren, sin embargo, las recomendaciones ilustran una serie de cambios drásticos que deberán hacerse para que los estudiantes regresen a sus aulas mientras practican el distanciamiento social.

“Sabemos que esto es sólo el inicio”, dijo.

Los distritos escolares están planificando el nuevo año escolar bajo la presión financiera de los pronunciados recortes propuestos en la financiación estatal, que Thurmond y un grupo de defensores de la educación han dicho que obstaculizarían la capacidad de las escuelas para reabrir si la asistencia federal no llega para amortiguar el golpe.

La mayoría de las recomendaciones que figuran en las pautas del estado ya están siendo consideradas por varios distritos escolares, pero los funcionarios de educación están cuestionando su viabilidad y si las escuelas cuentan con el personal necesario para operar escuelas socialmente distantes.

Pamela Kahn, presidenta de la Organización de Enfermeras Escolares de California, dijo que las pautas de los funcionarios de salud pública del estado sobre los estudiantes que se cubren la cara en todo momento y se someten a controles de temperatura “no son en absoluto factibles”.

Cerca de la mitad de los distritos escolares del estado no tienen enfermeras escolares, explicó, y en el condado de Orange donde trabaja Kahn, la proporción de personal va desde una enfermera por cada 1,100 estudiantes, hasta una por cada 10,000.

“Simplemente no tenemos el personal para hacer esto, y no veo que sea realista”, agregó Kahn, y señaló que su grupo no estaba involucrado en la elaboración de la guía del estado. “¿Te imaginas a 2,000 niños que vienen por la mañana y tienen que estar de pie allí mientras alguien les toma la temperatura y les da un cuestionario?”

El tiempo apremia mientras los administradores escolares tratan de organizar sus planes de reapertura de otoño con tiempo suficiente para que los padres y los estudiantes entiendan los cambios. Pero los funcionarios de educación se han visto a veces en desacuerdo sobre cómo implementar estas medidas de seguridad.

Un grupo de superintendentes escolares del sur de California calificó de poco viables recomendaciones similares para la reapertura por parte de la Oficina de Educación del Condado de Los Ángeles, diciendo que será muy difícil hacer cumplir el distanciamiento social entre los estudiantes más jóvenes del estado. Los defensores de la educación han dicho que los costos de la reapertura probablemente significarán tanto un mayor gasto en equipos de protección para los niños y el personal como el personal y la dotación de personal que se necesitará para ocuparse de la limpieza y reducir el tamaño de las clases.

En las reuniones virtuales del consejo escolar en todo el estado, los funcionarios escolares están trazando un plan de acción y admiten que no tienen todas las respuestas.

Se preguntan qué harán en caso de que un estudiante o un miembro del personal dé positivo en una prueba de coronavirus. Debaten sobre los suministros y el equipo de protección que necesitarían para los estudiantes y los maestros, analizan los resultados de las encuestas a las familias y los posibles horarios escolares.

Sabemos una cosa: la jornada escolar será muy, muy diferente.

Usando ejemplos del estado, esto es lo que un día escolar podría ser de principio a fin:

Un estudiante que va en autobús a la escuela esperaría en su parada de autobús ya equipado con una mascarilla. Una vez que el autobús llegue, habría asientos destinados para reducir la capacidad ‒una opción que la guía sugiere es un “patrón de zigzag” en el que los asientos por fila se limitarían a un estudiante en lados alternos.

Ya sea en el autobús o al entrar a la escuela, se le tomaría la temperatura al estudiante con termómetros sin contacto mientras responde a las preguntas del personal sobre si ha experimentado algún síntoma de COVID-19, y si alguien en su hogar ha dado positivo o ha mostrado síntomas.

El estudiante estaría en clase con un grupo más pequeño de compañeros. Los pupitres estarían separados por seis pies o más. Los profesores también utilizarían mascarillas. Todos se lavan las manos con frecuencia.

Durante el recreo, las escuelas podrían considerar aumentar la supervisión para asegurarse de que los estudiantes practican el distanciamiento social. Para evitar las cafeterías abarrotadas, el estudiante comería su almuerzo en clase o con su grupo de compañeros en horarios escalonados.

A lo largo del día, los empleados limpiarían y desinfectarían las áreas del plantel.

Quizá la medida más extrema: las pautas del estado anticipan que las escuelas adoptarán horarios híbridos. Eso significa que los estudiantes asisten a la escuela en determinados días de la semana, o la mayoría de los días de la semana bajo horarios de inicio escalonados y horarios más breves.

La programación híbrida, dijo Thurmond, ayudaría a las escuelas a reducir el tamaño de sus salones de clase y a acomodar a los padres que quieren mantener a sus hijos en casa con educación a distancia.

“Muchos de nuestros distritos sondearon a los padres y dijeron que les gustaría tener la opción de la educación a distancia”, explicó Thurmond.

Las pautas del estado también instan a las escuelas a considerar planes para cuando los planteles escolares tengan que cerrar temporalmente en el otoño debido a brotes locales.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Support in-depth reporting that matters

As a nonprofit newsroom, we rely on the generosity of Californians like you to cover the issues that matter. If you value our reporting, support our journalism with a donation.

$
$
$

Your contribution is appreciated.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Ricardo Cano

Ricardo Cano covers California education for CalMatters. Cano joined CalMatters in September 2018 from The Arizona Republic and azcentral.com, where he spent three years as the education reporter. Cano...