In summary

Hay menos reclusos disponibles para los equipos de labores, así que el estado busca llenar ese vacío. Hasta ahora, se ha incendiado un poco más de superficie este año que el pasado.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

California contratará a unos 900 bomberos de temporada más para compensar la disminución del número de reclusos bomberos, debido a que los incendios forestales ya han arrasado una superficie mayor que la del año pasado.

El estado ha dependido por mucho tiempo de miles de bomberos reclusos que se desempeñan como la “infantería” de los contingentes contra incendios forestales. Sin embargo, debido a un brote del nuevo coronavirus en uno de los principales centros de entrenamiento del norte de California, además de las medidas existentes para reducir el número de prisioneros, sólo están disponibles 94 de los 192 equipos de bomberos internos del estado.

“Nos estamos adentrando en la parte más difícil de la temporada de incendios”, expresó el gobernador Gavin Newsom en una rueda de prensa hoy, frente a un nuevo helicóptero Blackhawk destinado a reforzar las actividades de supresión de incendios del estado. “Tenemos que estar atentos”.

Hasta la fecha se ha incendiado un poco más de superficie este año en comparación con el año pasado. Pero es menos de la mitad del promedio anual de acres que se han quemado en los últimos cinco años. Hasta el 5 de julio, los incendios habían quemado 23,640 acres de California, comparado con el promedio de 51,215.

En total, ha habido 4,112 incendios en California en lo que va de año, superando con creces la media de 2,580 incendios en cinco años hasta principios de julio.

“Los bomberos podrían contraer el coronavirus”

Por lo general, unos 2,200 reclusos están en la primera línea de la lucha contra los incendios en California. No obstante, Thom Porter, director de Cal Fire, el Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California, dijo que para el final de la temporada se espera que los equipos de bombero reclusos se encuentren al 75% de su capacidad.

Porter indicó que los 858 nuevos bomberos de temporada y seis equipos adicionales que se unirán al California Conservation Corps (Cuerpo de Conservación de California) “respaldarán” a los reclusos situados en equipos de labores que utilizan herramientas y motosierras para contener las llamas. El presupuesto de California también incluye 85.6 millones de dólares para recursos en la lucha contra incendios, que incluye 172 empleados adicionales a tiempo completo para la fuerza laboral de Cal Fire, según Newsom.

“Pero también estamos viendo cuál es la realidad en este momento”, dijo Porter. “No contamos y quizá no contaremos con esos equipos [de reclusos]. Los bomberos y/o los equipos de labores pueden contraer el coronavirus, lo que los mantendría fuera de combate mientras estén en cuarentena o por más tiempo”.

Porter declaró que Cal Fire será agresivo a la hora de no permitir que progresen los incendios, lo que dijo es clave para reducir las amenazas a la salud pública y los costos relacionados con dejar que los incendios progresen.

Porter llamó a este enfoque “el modelo original del Oso Smokey” en una entrevista con el Smithsonian.

“Mientras dure la pandemia del COVID, tenemos que reducir los impactos del humo en las comunidades a causa de los incendios forestales de larga duración, incluso en la exposición de nuestros bomberos a estos”, dijo Porter al Smithsonian. “Tenemos que procurar contener el tamaño de los incendios. Sí, es un retroceso y no es lo que deseo con miras al futuro, pero es algo que tenemos que hacer este año”.

La exposición al humo de los incendios forestales puede empeorar las afecciones por el coronavirus y, a la inversa, estas también pueden aumentar los riesgos para la salud al respirar el humo de los incendios, según lo indican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

“Una temporada de incendios larga y difícil”

Aunque hasta ahora California ha contenido la zona consumida por las llamas, se espera que los meses venideros sean la antesala de los incendios que se avecinan.

Después de un invierno seco y una primavera cálida, California está sufriendo una sequía de moderada a intensa en la mitad norte del estado, con una sequía extrema en la frontera con Oregón.

El Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional proyecta que en los próximos meses hará un calor superior a la media. Y hay señales de que se viene un otoño seco, según un análisis de Daniel Swain, un científico climático de la Universidad de California en Los Ángeles.

Muchos funcionarios dicen que la temporada de incendios del estado dura ahora todo el año, pero casi todos los incendios forestales más destructivos surgen entre septiembre y diciembre.

“Hay indicios tempranos de que probablemente enfrentaremos una temporada de incendios larga y difícil, dado que aún estamos en la mitad fácil, y ya las cosas empiezan a complicarse”, dijo Swain a CalMatters.

Mark Ghilarducci, director de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador de California, expresó que las evacuaciones de las zonas de incendios forestales se manejarán de una manera diferente este año debido al virus. A algunas personas evacuadas se las refugiará en hoteles, y a otras se las ubicará en residencias universitarias o en recintos feriales. En los refugios, se tomará la temperatura de las personas, se las mantendrá separadas y se requerirá el uso de mascarillas. Las comidas se servirán individualmente y no en estilo buffet.

Asimismo, el coronavirus ha complicado las actividades de California en la lucha contra incendios al dejar de utilizar a los bomberos reclusos. Dichos equipos están conformados por 15 a 17 reclusos que se encargan de contener el avance de las llamas. El programa ha sido criticado por motivos de bajos salarios, labores en condiciones peligrosas y las limitadas perspectivas de trabajo en la lucha contra incendios tras la liberación de los reclusos.

El programa sufrió una gran interrupción este año cuando el traslado de reclusos de San Quintín probablemente desencadenó un brote del virus en el Centro Correccional de California en Susanville, el centro principal de entrenamiento del norte de California, informó el Sacramento Bee.

El brote puso un alto a los traslados a los campamentos de bomberos. Aunque no hay casos confirmados en dichos campamentos, según informa el Departamento de Correcciones y Rehabilitación de California, en 12 de estas instalaciones se ha establecido una cuarentena obligatoria. Se prevé que esta finalice la próxima semana.

Newsom informó que la liberación de 10,000 reclusos desde marzo también redujo el contingente de bomberos, y hay planes de liberar aún más, añadió.

“Estamos tratando de estar lo más preparados y vigilantes que podamos”, dijo Newsom. “No queremos reaccionar y hacer un anuncio después, luego de que ocurran los hechos”.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Rachel Becker is a reporter with a background in scientific research. After studying the links between the brain and the immune system, Rachel left the lab bench with her master's degree to become a journalist...