In summary

Algunos campus del sistema de Universidades de California le cobran a los nuevos estudiantes cientos de dólares por las sesiones de orientación, a pesar de que se realizan totalmente en línea.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Matthew Villongco pasó por el campus de la UCLA para ver a sus amigos un jueves por la noche durante su primer año en el colegio comunitario. Una sala de estar rodeada por una pared de cristal, llena de estudiantes, le llamó la atención ‒The Study.

Se había imaginado que la gente estaría de fiesta. En cambio, vio un estudio colaborativo, una atmósfera ocupada por la charla, no estudiantes en sus propias burbujas inducidas por los auriculares. 

Esa es la escena que Villongco recordaba cuando fue aceptado en la UCLA como estudiante de transferencia y con planes de asistir a la orientación. Se vio comiendo en los comedores, quedándose en los dormitorios y caminando por Westwood Boulevard.

Las orientaciones en las residencias universitarias como la UCLA suelen estar repletas de actividades: visitas a la universidad, asesores que acompañan a los estudiantes durante la inscripción en las clases y ferias en las que los recién llegados se les presenta los servicios estudiantiles, clubes y equipos deportivos.

Pero Villongco y otros estudiantes nuevos no tendrán esa primera experiencia universitaria: la presentación a sus universidades será a través del Zoom. Y en algunos casos, han pagado cientos de dólares por el privilegio. Es otro costo universitario que frustra a algunos estudiantes que ya sienten que los campus les cobran de más por un semestre de otoño que se imparte en gran parte en línea.

En UC Davis, los estudiantes que viven en el campus pagaron $480 por una orientación obligatoria en línea de cinco días que comienza hoy. Los costos de la orientación en otras universidades del sistema UC varían desde los gratuitos de UC Merced y UC Irvine hasta los $380 de UC Berkeley. En los campus de Cal State que proporcionaron a CalMatters información sobre los costos de orientación, éstos variaron de $0 a $150, y los estudiantes de primer año pagaron un promedio de $64.63. 

Los estudiantes rechazaron el costo. Isha Date, estudiante de tercer año de ingeniería biomédica en UC Davis, inició una petición firmada por 2,625 personas pidiendo una reducción en la tarifa de orientación, que originalmente se fijó en $595. 

“Seiscientos dólares no es fácil de conseguir en circunstancias normales ‒imagina hacer eso con COVID-19”, señaló Date. “Solía haber un formulario de exención, pero un amigo mío lo completó y recibió un correo electrónico diciendo que el programa no aceptaba los formularios”. 

Catrina Wagner, directora de Servicios Académicos para Nuevos Estudiantes de UC Davis, dijo por correo electrónico que la universidad había trabajado para reducir el costo de la orientación de este año después de ponerla en línea, pero que no había opción de exención. La cuota se destina a los costos operativos, laborales y tecnológicos, explicó Wagner.

“A todos los estudiantes se les facturará la cuota independientemente de su nivel de participación en la orientación de Aggie”, dijo Wagner. “La orientación es obligatoria porque está diseñada como un programa fundamental para ayudar a preparar a los estudiantes para un primer trimestre exitoso en UC Davis”.

Pero Date dijo que la mayoría de la información que los estudiantes reciben durante la orientación ya está disponible en los sitios web de la universidad y en las páginas de Facebook.

“Si se trata de algo relacionado con la clase, los asesores de la Facultad de Ingeniería han sido de gran ayuda, o si se trata de clubes, muchos clubes de Davis se han puesto en contacto con varios estudiantes de transferencia”, agregó Date. “Hay un mapa de Davis en línea y se pueden encontrar oportunidades de investigación y pasantías buscando en Google la página de pasantías e investigación de UC Davis”.

El hecho de que haya tanta información disponible en línea ‒y la falta de contacto físico con el campus‒ hace que algunos estudiantes se pregunten para qué están pagando.

La reacción refleja otras preocupaciones sobre los cargos por servicios en el campus ‒desde los centros de recreación hasta el estacionamiento‒ que no estuvieron disponibles durante la pandemia. Las universidades de California han eliminado algunos de esos cargos pero siguen cobrando otros, y todavía están pendientes dos demandas presentadas contra los sistemas UC y CSU en abril exigiendo la reducción de los cargos para los períodos de primavera.

El presidente de la Asociación de Estudiantes de la UC, Aidan Arasasingham, dijo que la asociación abogará este año para que la universidad aumente la ayuda financiera y reduzca las tarifas particulares de los campus.

“Las conversaciones sobre las tarifas son siempre muy complejas, pero lo que nosotros o la universidad no podemos cuestionar es que nos dirigimos a una recesión larga y prolongada”, señaló Arasingham. “Los estudiantes están en una situación de inseguridad financiera en este momento”.

Villongco dijo que les preguntó a sus amigos si valía la pena asistir a la orientación.

“Dijeron que las actividades eran más largas de lo que tenían que ser ‒las reuniones que se prolongaban durante tres horas podían ser de 30 minutos”, agregó. “Y que la parte de la programación es la única razón para asistir a la orientación.”

Para Paige Walker, una estudiante de primer año en la UCLA, ni siquiera la programación fue fácil. 

El sitio web se colapsó cuando se registró para las clases, dijo, dejándola con una agenda vacía a pesar de las horas de investigación en Rate My Professor y los principales sitios web.

Walker dijo que su orientación estaba bien organizada, pero que dependía mucho de los videos pregrabados, con pocas oportunidades de hacer preguntas en vivo o de interactuar socialmente. 

Aunque compartió la orientación con un grupo de 7 alumnos de primer año, dijo que cuando su líder de orientación colocó al grupo en una sala virtual separada, se sentaron en silencio durante 30 minutos.

“Intenté iniciar una conversación, pero terminé pasando diez minutos agregando a todos en Snapchat e Instagram, aunque nunca más nos hablaremos”, dijo.

Un portavoz de la UCLA no respondió a una solicitud para hacer comentarios.

Frank Pérez, estudiante de transferencia entrante que asiste a la Universidad Estatal de San Francisco, dijo que sus clases y profesores han sido “maravillosos” hasta ahora, pero que su orientación fue una “mancha negra en la inscripción”.

“Puedo ver que es una experiencia positiva para los estudiantes de primer año, pero para los estudiantes que ya han pasado por la universidad comunitaria … se siente un poco condescendiente”, dijo. “Revisamos lo buena que era la universidad, pero la única razón por la que fui fue para averiguar cómo funcionaba el sistema de registro de clases”.

Pérez dijo que terminó hablando con un amigo que ya estaba en la Universidad Estatal de San Francisco y que le explicó el sistema en unos 40 minutos.

Dijo que, en última instancia, la orientación debería cubrirse con la matrícula que ya han pagado los estudiantes. 

Ese modelo es utilizado por algunas universidades privadas ‒en la Universidad del Sur de California, según Lisa Tomlinson Starr, directora de la Oficina de Programas de Orientación, el costo de la orientación puede ser cubierto por la ayuda financiera, porque se evalúa como parte de las cuotas generales de los estudiantes.

Al final del día, el costo se convierte en otro factor de estrés para los estudiantes, con o sin transferencia, dijo Pérez.

“Cuando se ingresa a una universidad de cuatro años, el dinero se convierte en algo muy importante ‒muchos de estos estudiantes no están en condiciones de pagar la matrícula sin preocuparse”, dijo.

Salanga es miembro de la Red de Periodismo Universitario de CalMatters. Este artículo y otras coberturas de educación superior son apoyadas por la Fundación College Futures.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Janelle Marie Salanga

Janelle Marie Salanga

Janelle Salanga, Engagement Reporting intern, College Journalism Network Janelle Salanga is the the assistant campus news editor of The California Aggie, UC Davis’s student-run paper, where she reports...