In summary

Más allá de los memes conservadores de Facebook y los videos virales de YouTube, ¿California se encuentra en un punto de crisis?

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Al principio, Stephanie Morris se sentía nerviosa ante la idea de dejar Modesto. Había vivido en el Valle Central toda su vida, pero su familia no podía seguir pagando $850 por mes para que sus hijos compartieran la sala mientras ella, su esposo y el bebé dormían en el único dormitorio de su apartamento.

La ansiedad se desvaneció cuando su familia salió en un camión de mudanzas con destino a Salt Lake City en una noche de septiembre llena de humo. Morris, de 31 años, nunca había estado en Utah ‒a su marido le gustaba cuando trabajaba allí como camionero‒ pero ella había descubierto en línea todo un mundo de personas que planeaba escapadas similares. Publicaron paisajes lejanos en Pinterest, fotos familiares sonrientes en Instagram y memes sobre la salida de “Commiefornia” en grupos de Facebook como “Conservadores saliendo de California”.

 Stephanie Morris y su esposo se mudaron con sus tres hijos de Modesto a Utah este otoño. Fotografía: cortesía de Stephanie Morris

“Tengo que seguir recordándome a mí misma que no me voy a mudar de California a un país del tercer mundo”, dijo Morris. “Me voy de un país del tercer mundo para unirme a Estados Unidos”.

Viviendas inasequibles; impuestos altos; un dominio demócrata de la política estatal. Las inquietudes que impulsaron al éxodo como Morris a salir del estado más rico del país durante la era COVID-19 no son nuevas. Lo que está cambiando rápidamente es la desilusión de los residentes de California que se reúnen por decenas de miles en Facebook, YouTube y otros sitios en línea, alimentando una industria local de agentes de bienes raíces, prestamistas hipotecarios y defensores políticos que alimentan la división social para competir por un pedazo del tan discutido Éxodo de California. 

Los grupos de Facebook como “Life After California” están llenos de historias sobre los gastos de $4,000 en U-Haul y las guerras de ofertas de casas en Texas, pero es demasiado pronto para saber si más personas se van durante la pandemia. La gente se muda por todo tipo de razones ‒un nuevo trabajo, para estar cerca de la familia, para comprar su primera casa‒ y aunque muchos grupos de mudanza en línea se dirigen a los conservadores, una migración paralela de personas más liberales también ha revuelto la política de algunos estados rojos.

Las primeras encuestas muestran que hasta el 40% de los trabajadores tecnológicos del área de la bahía considerarán irse si continúa el trabajo a distancia. Las recientes propuestas de impuestos también han disparado las conocidas advertencias sobre los residentes ricos que huyen del estado. 

Incluso antes de COVID-19, el crecimiento de la población de California había disminuido considerablemente. Desde 2015, el estado ha perdido por lo menos 100,000 personas más de las que gana cada año en otros estados de EE.UU., incluyendo un número creciente de residentes de clase trabajadora y afroamericanos. Sin embargo, California sigue siendo uno de los principales destinos de los EE. UU. para las personas que se trasladan desde otros países, además de los acaudalados que se mudan de otros estados. De julio de 2018 a julio de 2019, California vio una pérdida neta de 197,594 personas a otros estados. 

Ahora, la pandemia ha despojado a California de las comodidades que se utilizaban para justificar sus altos costos y ha creado un atraso de 1.6 millones de reclamos de desempleo en el estado con el índice de pobreza funcional más alto de la nación. Aunque el gobernador Gavin Newsom considera a California como un enclave progresista semiautónomo, las medidas de estímulo económico que prometían un alivio a corto plazo se marchitaron en Sacramento este verano. En las elecciones de noviembre, las mayores batallas del estado giran en torno a los impuestos comerciales y el trabajo de los contratistas independientes, y mientras tanto, el perfil nacional del estado promete seguir creciendo como una piñata política en las guerras culturales que rodean al presidente Donald Trump.

Scott Shepard ha visto a estas fuerzas chocar desde su nuevo hogar en Coeur d’Alene, Idaho. El agente inmobiliario criado en California comenzó un sitio web de reubicación, ExitCalifornia.org, y una página de Facebook homónima a principios del año pasado, cuando vio una oportunidad de negocio en las interminables historias de amigos y vecinos que se mudaban fuera del estado. Ahora, durante la pandemia, el sitio está tan ocupado que ni siquiera tiene que pagar por los anuncios en línea.

“Está empezando a tener vida propia”, dijo Shepard. “Yo sería directo y diría que es principalmente político. Y después se reduce al costo y los impuestos.”

El sueño anti-California

La plataforma Exit California es emblemática de un número creciente de empresas de reubicación en línea comercializadas en gran medida en los medios sociales. Se dirigen a posibles personas que se reubican y que son de raza blanca, de la derecha y mayores de 30 años, aunque los inquilinos se anuncian junto con los miembros en el mercado de las casas de millones de dólares. Entre fotos de fachadas de ladrillo ordenadas, piscinas cristalinas y rutas recomendadas para camiones de mudanza, las páginas de Facebook giran en torno a artículos ominosos sobre las protestas de Black Lives Matter, la delincuencia, la inmigración y, últimamente, los cierres por pandemia. 

Los posibles interesados que hagan clic en el sitio web pueden elegir un estado ‒Arizona, Idaho, Tennessee, Texas‒ y ver los incentivos financieros para utilizar determinados agentes inmobiliarios, prestamistas hipotecarios u otros proveedores de servicios. Más allá de la mecánica de la compra de una casa, los grupos en línea son una plataforma para los californianos fastidiados que no saben por dónde empezar. 

“Hay un buen porcentaje de ellos que no saben por dónde quieren ir”, dijo Scott Fuller, un inversor en reubicaciones y bienes raíces de Arizona que comenzó LeavingTheBayArea.com y LeavingSoCal.com hace tres años. “Sólo saben que quieren ir a otro lugar”. 

Eso no le sorprende a Bill Bishop, autor de “The Big Sort”: Por qué el agrupamiento de los Estados Unidos de ideas afines nos está destrozando”. Ha estudiado cómo en las últimas décadas, los barrios de todo el país se han vuelto cada vez más homogéneos políticamente. Donde la gente elige vivir se ha convertido en “un escenario”, dijo, para hacer alarde de sus valores a medida que viejas anclas como una carrera en una empresa se desvanecen en un borrón de trabajos inestables, ansiedad y tiempo cada vez más escaso con la familia y los amigos.

“Lo que están haciendo es vender una forma de vida que luego corresponde a la elección política”, dijo Bishop. “Es algo patético, en realidad, pero ¡¿qué demonios?!”

Jugar a la política

No son sólo los agentes inmobiliarios los que usan los medios sociales para acercarse a los californianos hastiados. A veces, el contenido del Éxodo de California es financiado por personas de altos cargos. 

Tomemos el video de YouTube “Fleeing California”, que ha acumulado 2 millones de visitas desde que fue publicado en marzo. Comienza con vistas panorámicas de L.A. de palmeras y techos de tejas españolas, luego se desvanece en un grandioso montaje de ciudades de tiendas de campaña en las aceras y una persona siendo empujada frente a un camión que viene en dirección contraria. Un momento después, en Texas, los espectadores ven a niños felices bajando de un autobús escolar y un golden retriever bajando de un gimnasio forestal mientras el senador republicano Ted Cruz habla en el fondo.

“Lo que están haciendo es vender una forma de vida que luego corresponde a una opción política. Es algo patético, en realidad, pero ¿¡qué demonios!?”

BILL BISHOP, AUTOR DE “THE BIG SORT”

El video fue hecho por PragerU, una organización conservadora de medios digitales sin fines de lucro que produce otros títulos como “Haz que los hombres sean masculinos de nuevo” y “Hay gente peligrosa enseñando a tus hijos”. El video de California fue encargado por un donante, el productor Will Witt dijo: Windi Grimes, de la Fundación de Política Pública de Texas y miembro de “Trumpettes USA”, un grupo de mujeres formado en Beverly Hills hace cinco años para impulsar al presidente Trump como el “salvador” del país.

Cuántas personas son persuadidas a empacar y mudarse por videos similares, contenido de medios sociales o los recientes podcasts de Joe Rogan sobre la mudanza a Texas podrían ayudar a barajar el mapa electoral del país en un momento crucial. Algunos de los últimos bastiones republicanos de California, como el Condado de Orange, registran que sus residentes se trasladan a otros estados ‒una pérdida neta de casi 25,000 personas sólo el año pasado‒ junto con zonas urbanas notoriamente liberales como Los Ángeles, que registró una pérdida neta de más de 97,800 personas.

El espectáculo político anti-californiano que se desarrolla en línea se ha convertido en un pasatiempo para el cantante de country de Texas, Charley Austin, de 30 años, quien inició el grupo de Facebook “Conservadores que se van de California” el año pasado. Algunos miembros publican memes advirtiendo a los recién llegados “No California mi Texas”. Pero Austin, que afirma haber hecho campaña por Trump, ve una oportunidad de mantener el estado rojo a medida que ciudades como Austin (“la San Francisco de Texas”, dijo) se van alejando hacia la izquierda.

“No hay nada que podamos hacer para impedir que la gente se mude aquí”, dijo Austin. “Lo mejor que se puede hacer es ayudar a la gente que se muda aquí a aclimatarse al estado.”

La Mudanza

En agosto, Juliette Saunders estuvo en lucha con el estado de California durante casi seis meses por la pérdida de sus cheques de desempleo. Su negocio de noches de vino y pintura en el Condado de Orange desapareció de la noche a la mañana cuando el virus atacó, y se las arreglaba con almuerzos gratis en la escuela de su hija mientras que su currículum con un máster fue rechazado en Target. 

Hartos de su pequeño apartamento, Saunders y su hija se fueron a visitar a su hermana en Prosper, Texas, donde ella y su marido habían construido una casa de 5,000 pies cuadrados cerca de una laguna artificial. Saunders pensó que también debían mudarse y el trato se cerró cuando su novio de California vino a visitarla y le propuso matrimonio.

“Vamos a echar de menos Laguna Beach y la escena artística, y ya sabes, Disneylandia”, dijo Saunders, de 53 años, cuyo novio, ahora prometido, fue despedido de su trabajo como guardia de seguridad en el parque de atracciones. “Pero ninguna de esas cosas está abierta ahora mismo”.

Saunders también tendrá trabajo después de que se mude. Planea hacer negocios con su hermana, la agente inmobiliaria Marie Bailey, que está ocupada administrando su grupo de Facebook de 20,000 miembros “¡Muévete a Texas desde California!” Se mudó del Condado de Orange hace tres años con su marido, que trabaja en tecnología, al suburbio de Dallas que se siente “casi como un club de campo”.

Druyor family Frisco Texas
Julie Druyor y su familia compraron su nueva casa en el oeste de Frisco, Texas, después de perder la guerra de ofertas en otras dos. Fotografía: Cortesía de Julie Druyor.

En grupos online como el de Bailey, gran parte de la conversación es pragmática: si conducir hasta Reno para ahorrar en un camión de mudanzas; cómo cambiar la matrícula de tu coche en Phoenix; a qué equipo de las pequeñas ligas unirte en Frisco. Los miembros comparan notas sobre los precios medios de las casas ‒$725,000 en San Diego, contra $260,000 en Fort Worth o $619,000 en Scottsdale‒ pero también hay otras compensaciones.

“No esperes California en Texas”, dijo Tommy Vásquez, de 46 años, quien se mudó al área de Houston con su esposa y tres hijos durante el invierno. “El clima es diferente. Es plano aquí, pero todo es verde”. 

Vásquez estaba feliz de cambiar su recorrido de tres horas desde Hesperia a Miraloma, donde conducía todo el día haciendo entregas para Costco, por un puesto de supervisor durante la noche a ocho minutos de su nueva casa en Texas. Los impuestos sobre la propiedad siguen siendo altos, pero sabía por Facebook que el gas y el aire acondicionado son más baratos, y su vecindario es más agradable.  

Competir con otros posibles compradores de Texas fue el desafío para Julie Druyor, 40, y su familia cuando planeaban dejar Livermore esta primavera. Perdieron dos casas cerca de Frisco después de las guerras de ofertas que ella hizo en línea, pero compraron la tercera sin ser vistos. Ella aprovecha la nueva libertad económica para dejar de trabajar como terapeuta matrimonial y familiar y quedarse en casa con sus hijos, que han empezado en mejores escuelas públicas.

“Es muy diferente”, dijo Druyor. “Sientes que importas”.

¿Todavía es el estado dorado?

Mientras los expatriados de California se dispersan, hay grupos que animan a otros a unirse a ellos para mudarse al interior del estado. “Somos más inteligentes, más dinámicos y ricos que todos esos otros estados”, dijo Barry Broome, CEO del Consejo Económico del Gran Sacramento.

Él debería saberlo. Durante la última recesión, Broome estaba dando los mismos argumentos de bajos impuestos y de grandes empresas a las compañías de California y sus empleados en nombre del Consejo Económico del Gran Phoenix. En ese momento, los grupos empresariales se derrumbaban por una propuesta de impuesto a los altos ingresos para financiar la educación, la Proposición 30.

Broome dice que sí que sacó a unos 30,000 empleados de las empresas de California, e informes recientes muestran que cientos de empresas han seguido trasladando sus instalaciones fuera del estado. Así que en Sacramento, Broome está ofreciendo ahora subvenciones para la creación de empresas o nuevos incentivos en biotecnología y tecnología financiera. Hay pequeñas señales de impulso; su grupo compró datos de localización de teléfonos celulares de la compañía de “tecnología de inteligencia del consumidor” Buxton, que estimó que 193 personas que trabajan para Facebook ya se han mudado a Sacramento. 

“Me preocupa mucho si somos complacientes. Hemos sido capaces de salirnos con la nuestra gracias a las comodidades”.

MARK DUGGAN, PROFESOR DE LA UNIVERSIDAD STANFORD

Mientras que los políticos de otras partes del estado ponen sus esperanzas de recuperación económica en el trabajo remoto y la reubicación en el interior, a Broome le preocupa que los recientes proyectos de ley de impuestos y reformas laborales como la AB5 puedan socavar esos esfuerzos. Aun así, tampoco espera un éxodo masivo esta vez. 

“Estas economías están mucho más entrelazadas de lo que la gente realmente quiere admitir”, dijo Broome, un extrabajador sindical de Ohio. “Habla de la sostenibilidad. Hemos estado erosionando la clase media durante una generación.”

Los economistas también se preguntan cómo esta recesión será diferente. En Stanford, el profesor Mark Duggan dijo que el estado tendrá que tomar grandes decisiones sobre la generación de ingresos para evitar grandes recortes presupuestarios después de pedir prestados miles de millones al gobierno federal para pagar las solicitudes de desempleo. Vacas sagradas políticas como el tope del impuesto a la propiedad residencial la Prop. 13 podría tener que ser reconsiderada, dijo.

“Me preocupa mucho que seamos complacientes”, dijo Duggan. “Hemos podido salirnos con la nuestra gracias a las comodidades”.Por ahora, personas como Terry Gilliam seguirán vendiendo el Sueño del Estado Rojo en grupos de Facebook como “Life After California”. Aunque ha sido más difícil convencer a su propia familia de que deje el Este de la Bahía, tiene un plan: las montañas cerca de un lugar como Prescott, Arizona, donde el paisaje es dramático pero el clima es templado ‒”muy parecido al Área de la Bahía”, dijo.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Lauren Hepler

Lauren Hepler

Lauren covers the California economy for CalMatters. Her past stories have been published by the New York Times, the L.A. Times, the Guardian and others. She previously worked as a staff reporter for Protocol...