In summary

El SB 1399 buscaba cambiar la forma en que se paga a los trabajadores de la industria clandestina de la confección de Los Ángeles. Pero este ciclo legislativo fracasó ante la fuerte oposición de las empresas.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Antes de ser hospitalizado con COVID-19, antes de que sus compañeros de cuarto lo echaran de su apartamento que compartían por su enfermedad, antes de que se encontrara sin vivienda por primera vez en su vida, Francisco Tzul notó que en la fábrica de ropa del centro de Los Ángeles la gente empezaba a toser. En pocos días, desaparecían. 

Tzul, de 56 años, es un trabajador indocumentado en la enorme industria de la confección de la ciudad, que depende de hombres y mujeres como él para producir camisas, blusas y faldas para las principales marcas de moda, de modo que se puedan vender con un precio superior por ser fabricadas en Estados Unidos. 

Trabajó en una fábrica legítima de ropa, Los Angeles Apparel, confeccionando mascarillas. El trabajo le pagaba el salario mínimo de Los Ángeles de $15 por hora y horas extras, parte de la fuerza de trabajo esencial de la ciudad. 

El pago era cercano a lo que los legisladores pidieron en un proyecto de ley que fracasó en la última sesión legislativa: Pagar a los trabajadores por hora, no por pieza. No tenía beneficios de salud, pero era mucho mejor que lo que hacía en las fábricas clandestinas. 

Entonces se enfermó. 

“Pensé que era un resfriado normal”, dijo Tzul, que es bilingüe. “Entonces empecé a sentirme muy, muy, muy mal. Mi sistema respiratorio estaba completamente bloqueado y no podía respirar en absoluto. Un par de veces me desmayé”. 

Lo llevaron los paramédicos al hospital, donde le diagnosticaron COVID-19. Después de 10 días fue dado de alta sólo para que sus compañeros de cuarto le dijeran que buscara otro lugar para vivir, inmediatamente. 

El Centro de Trabajadores de la Costura, con sede en Los Ángeles, una organización de derechos de los trabajadores ayudó a encontrarle un hotel en Skid Row durante dos semanas. Hacia el final de su estancia en el hotel a finales de junio, vio en las noticias que la fábrica Los Angeles Apparel fue el lugar de un brote que afectó al menos a 375 de sus compañeros de trabajo. Cuatro de ellos perdieron la vida. 

De repente, la lenta desaparición de los trabajadores de la fábrica tuvo sentido. 

El condado cerró la fábrica (reabrió y cerró por segunda vez antes de su más reciente reapertura a finales de julio). Los Angeles Apparel dijo que había cumplido con las previsiones de COVID-19 como el distanciamiento social y el lavado de manos desde el comienzo de la pandemia.

“Hemos reabierto y continuamos operando de manera segura y dentro de todos los procesos y protocolos requeridos aún vigentes”, dijo la compañía en una declaración a CalMatters. “La salud y el bienestar de nuestros empleados siempre ha sido y será nuestra prioridad”.

Ahora todo lo que le queda a Tzul son las fábricas clandestinas de ropa. Viendo las noticias, supo que pronto volvería a coser por piezas, era la única forma que conocía para sobrevivir. 

Francisco Tzul está en el Distrito de la Costura de Los Ángeles el 11 de septiembre de 2020. Fotografía de Tash Kimmel para CalMatters. Crédito: Tash Kimmell / CalMatters

Los Ángeles es un centro para la industria de la confección por su puerto, el más activo del país, que permite que la importación a granel de prendas semi-confeccionadas de fábricas de la costa del Pacífico se termine en Los Ángeles. 

El principal mecanismo para mantener bajos los precios de venta al público en una larga cadena de suministro es pagar a los trabajadores de la confección una tarifa por pieza de menos de 12 centavos, explicó la directora del proyecto del Centro Laboral de la UCLA, Janna Shadduck-Hernández,

Mientras que algunas fábricas han cambiado a salarios por hora, muchas continúan pagando a los trabajadores por pieza. Las peticiones de mejores salarios son típicamente infructuosas porque las fábricas hacen esfuerzos significativos para evitar ser detectadas por las autoridades, principalmente amenazando a su fuerza laboral con la deportación y trasladándose constantemente, agregó Shadduck-Hernández.

“Cambiarán sus nombres (de negocio), abrirán y cerrarán rápidamente” para evitar ser detectados, dijo Shadduck-Hernández. “Las empresas con infracciones laborales o multas, se mudan y lo ponen a nombre de su madre o su esposa. Muchas no obtienen licencias comerciales”. 

La SB 1399, también conocida como la Ley de Protección al Trabajador de la Costura, habría cambiado eso. 

El aspecto más polémico del proyecto de ley fue su disposición de garantía de marca, que habría ampliado la responsabilidad por el robo de salarios de las propias fábricas a las marcas y los minoristas que venden la ropa, así como a cualquier subcontratista que se encuentre en medio. 

El SB 1399 fue presentado por la senadora María Elena Durazo, una demócrata de Los Ángeles. Además de asegurar un salario mínimo a los trabajadores de la confección —a menos que esos trabajadores negocien colectivamente una tarifa por pieza— también habría creado un fondo administrado por el Departamento de Trabajo del estado para pagar las reclamaciones salariales. 

El proyecto de ley fue aprobado por el Senado, pero quedó en la Asamblea. En la última noche de la sesión legislativa acortada por la pandemia, a pesar de las esperanzas de los partidarios de que llegara al pleno, el proyecto de ley nunca llegó. 

“Como todos los empleadores, las empresas de esta industria han sufrido la crisis financiera de esta pandemia. El SB 1399 sólo empeora ese sufrimiento”.

JENNIFER BARRERA, MIEMBRO DEL GRUPO DE CABILDEO DE LA CÁMARA DE COMERCIO DE CALIFORNIA

Una razón: La fuerte oposición de la poderosa Cámara de Comercio de California, que argumentaba que los cambios propuestos por el proyecto de ley harían más daño a la industria de la confección de Los Ángeles que bien.

La principal de sus objeciones era el potencial de aumento de los costos para las empresas, junto con el incremento de las cargas reglamentarias y los mecanismos de aplicación reforzados de que dispone el Departamento de Trabajo, que, según la cámara, haría “cambios significativos en las normas de prueba de la responsabilidad”. La Cámara también objetó la capacidad de las fuerzas laborales sindicadas para volver a una tasa por pieza. 

“Como todos los empleadores, las empresas de esta industria han sufrido la crisis financiera de esta pandemia”, escribió en junio el miembro del grupo de cabildeo de la Cámara Jennifer Barrera. “La SB 1399 sólo empeora ese sufrimiento”.

La Cámara, que no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios de CalMatters, dijo durante el debate sobre el proyecto de ley que la disposición sobre el garante de la marca haría no sólo a los grandes minoristas responsables del robo de salarios, sino también a pequeños intermediarios como las tintorerías y los compradores personales. 

Pero principalmente, escribió Barrera, no hay necesidad de la SB 1399. Los trabajadores de California ya están cubiertos por la ley de salario mínimo del estado. Además, “la compensación a destajo puede ser beneficiosa para los empleados, ya que proporciona una oportunidad de ganar un mayor ingreso”.

Durazo ya se ha comprometido a reintroducir el proyecto de ley en la próxima sesión. En una llamada de Zoom a sus partidarios un día después de que el proyecto de ley no llegara al pleno de la Asamblea, trató de animar a una multitud decepcionada, pero también advirtió que la aprobación del proyecto de ley se enfrentará a dificultades de nuevo el año que viene.

“Las organizaciones que se oponen a este proyecto de ley no van a retroceder”, dijo Durazo. 

Francisco Tzul, un trabajador de la confección en Los Ángeles, sentado en el Centro de Trabajadores de la Confección durante su hora de almuerzo el 11 de septiembre de 2020. Fotografía de Tash Kimmell para CalMatters.
Credit: Tash Kimmell / CalMatters

Cuando la pandemia obligó a cerrar los restaurantes y bares a mediados de marzo, la mano de obra indocumentada que constituye la columna vertebral de la industria de servicios de Los Ángeles regresó a las industrias esenciales que aún estaban abiertas para ellos, principalmente la agricultura, las tareas domésticas y la confección. 

Los trabajadores de la industria de la confección que hablaron con CalMatters dijeron que las condiciones en el interior ya eran difíciles antes de la pandemia: Las ratas hacen nidos en los montones de tela, las cucarachas corretean constantemente y hay poca o ninguna ventilación. 

Pero la pandemia trajo esas inquietudes en evidencia. 

Tzul dijo que nunca ha visto a las fábricas realizar controles de temperatura, distribuir desinfectante para manos o proporcionar suficiente espacio para permitir a los trabajadores distanciarse socialmente, ya sea en sus puestos de trabajo o durante sus horas de almuerzo.

A los trabajadores de la industria textil se les paga entre 5 y 12 centavos por pieza de ropa. Trabajan cinco días y medio a la semana, 10 horas al día. Su paga semanal es de unos $300, o $5.50 por hora, pagados en efectivo. 

Mientras tanto, la industria de la moda tropieza con una recesión impulsada por una pandemia, mientras que la industria clandestina de la confección de Los Ángeles sirve productos lo suficientemente baratos como para socavar a los operadores legítimos. 

Después de cruzar a los EE.UU. desde México en 1992 y de pasar una década en esa economía clandestina, Tzul encontró un trabajo legítimo. 

A los trabajadores de la industria de la confección se les puede pagar de 5 a 12 centavos por pieza de ropa. Su paga semanal equivale a $5.50 por hora.

Encontró un trabajo en 2002 como trabajador en una sala de exhibición de pisos de West Hollywood, ganando buen dinero para una compañía que diseñaba pisos a medida para casas. Mantuvo ese trabajo hasta 2009, cuando la Gran Recesión envió a las tiendas minoristas a la quiebra, incluyendo la suya. 

Se vio obligado a volver a la clandestinidad de la ropa de Los Ángeles. Pasaron diez años. En octubre de 2019, condujo hasta el centro comercial Glendale Galleria y vio a una mujer en el área de restaurantes. Su blusa le resultaba familiar, una prenda negra de la marca de moda Fashion Nova. 

“Le pregunté, disculpe y lamento molestarla, pero ¿cuánto pagó por eso?” Tzul dijo. “Ella dijo, unos $100 o más. Ella preguntó, ¿estás buscando uno para tu esposa o tu novia?” 

Él se rió.

“Para hacer ese vestido”, le dijo, “me pagaron un dólar”. 

Actualizado con la respuesta de Los Angeles Apparel.

Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Nigel Duara joined CalMatters in 2020 as a Los Angeles-based reporter covering poverty and inequality issues for our California Divide collaboration. Previously, he served as a national and climate correspondent...