In summary

Mientras nos acercamos al otoño, y COVID-19 persiste, los expertos pronostican cómo pueden ser nuestras vidas y los desafíos que probablemente tengamos que enfrentar.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

En el condado fronterizo de Imperial, los funcionarios de salud presentan un informe prometedor sobre los progresos registrados: Después de ser calificado como un foco de contagios, las hospitalizaciones por coronavirus han disminuido. Los pacientes enfermos ya no están siendo transferidos fuera del condado. Los negocios están reabriendo.

“Es absolutamente fantástico”, expresó Adolphe Edward, el director general del Centro Médico Regional El Centro, uno de los dos hospitales del condado de Imperial.

Pero a medida que se acerca el otoño, Edward teme que este sabor a alivio sea breve. Durante meses, los expertos en salud han advertido sobre un posible aumento de los casos de coronavirus y de las hospitalizaciones durante los meses de otoño e invierno, cuando el clima frío llevará a la gente a permanecer en interiores y las fiestas probablemente reunirán a los amigos y a la familia extendida. Eso, además de la inminente temporada de gripe, podría crear lo que el gobernador Gavin Newsom y otros han llamado una “doble epidemia”.

Los médicos y los funcionarios de salud pública de todo el estado se hacen eco de este mensaje. Una combinación de COVID-19 y la gripe podría ejercer una grave presión sobre un sistema de atención médica que sólo empieza a estabilizarse después de un verano de picos en las hospitalizaciones y admisiones en las unidades de cuidados intensivos.

“Las cosas pueden ponerse muy mal”, señaló el Dr. George Rutherford, epidemiólogo de la Universidad de California en San Francisco. “La preocupación es que, si hay una mala temporada de gripe, las salas de emergencia se llenarán y saturarán mucho más rápido”.

Sin embargo, hay un rayo de esperanza. Los funcionarios de los hospitales y del estado dicen que están mejor preparados para una posible segunda ola de COVID, y pueden aprovechar las lecciones aprendidas durante estos últimos seis meses. Los hospitales han perfeccionado sus planes de subida de pacientes, y el estado ha elaborado un plan para aumentar significativamente la capacidad de pruebas a partir de noviembre. Las restricciones de la cadena de suministro para el codiciado equipo de protección también se han relajado un poco.

“La preocupación es que, si hay una mala temporada de gripe, las salas de emergencia se llenarán y saturarán la capacidad mucho más rápido”.

DR. GEORGE RUTHERFORD, EPIDEMIÓLOGO DE LA UNIVERSIDAD UC SAN FRANCISCO

Aun así, el número de víctimas de COVID más la gripe dependerá en gran medida del comportamiento del público, dijo Edward.

“Todos podemos soñar y esperanzarnos, pero nadie sabe con seguridad lo que vamos a ver”, añadió.

Aquí, sin embargo, hay un vistazo de lo que se avecina:

Vacunas contra la gripe, vacunas contra la gripe, vacunas contra la gripe

Un recordatorio: Aunque todavía no hay una vacuna lista para combatir el coronavirus, la gripe se puede prevenir. Y, además, las personas pueden contraer ambas al mismo tiempo.

En el mejor de los casos, los californianos siguen en gran medida las recomendaciones de salud pública, se vacunan contra la gripe y contribuyen a una temporada de gripe leve. Rutherford señaló a los países del hemisferio sur, como Australia, donde la temporada de gripe suele llegar a su punto máximo en agosto. A fines de agosto, los funcionarios de salud australianos informaron que la actividad de la gripe allí era “inferior al promedio” para esa época del año.

Esto podría deberse a que la vacuna de este año fue un buen complemento para las cepas de la gripe, o tal vez la gente sigue tomando medidas de protección contra COVID-19, como el uso de mascarillas y el distanciamiento social, dijo Rutherford. Las precauciones pueden proteger contra ambas enfermedades.

Un letrero anunciando vacunas gratis contra la gripe colocado fuera del CVS en Piamonte el 2 de septiembre de 2020. Fotografía de Anne Wernikoff para CalMatters

En el peor de los casos, la alta actividad de la gripe en California coincide con otra oleada de coronavirus.

El miércoles, los funcionarios de salud del condado de Riverside informaron que un hombre de 80 años que murió la semana pasada es la primera muerte por gripe de la temporada en el condado.

En la temporada de gripe 2017-18, considerada “grave” por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la agencia registró 810,000 hospitalizaciones relacionadas con la gripe en todo el país. El doctor Mark Ghaly, secretario de salud y servicios humanos del estado, dijo que unos 100,000 californianos fueron hospitalizados ese año y 7,500 murieron de gripe.

“La gripe no debe tomarse a la ligera”, señaló Ghaly.

Aun así, menos de la mitad de los adultos de EE. UU. reciben la vacuna contra la gripe cada año, según los CDC.

Además de enviar mensajes más convincentes sobre la importancia de las vacunas contra la gripe, Ghaly dijo en un reciente llamado de prensa que el estado está trabajando con los sistemas de salud para aumentar el número de ubicaciones disponibles para las vacunas contra la gripe. También está trabajando para asegurar que haya suficiente suministro, indicó.

Los fabricantes de vacunas dicen que confían en que satisfarán la demanda. El gigante farmacéutico Sanofi, uno de los mayores fabricantes de vacunas contra la gripe, por ejemplo, distribuirá 80 millones de dosis en los EE. UU. este año. Eso es un aumento del 15% con respecto a la temporada de gripe pasada y el mayor volumen de la historia, dijo Chris Whitman, jefe de esta franquicia de la gripe en Sanofi en América del Norte. En general, los CDC estiman que los fabricantes de vacunas suministrarán entre 194 y 198 millones de dosis.

Además, vacunarse contra la gripe este año puede parecer un poco diferente.

En lugar de hacer largas filas para recibir la vacuna contra la gripe, los proveedores, como Kaiser Permanente, están ofreciendo citas en automóvil y sin cita previa. Y los pacientes que ya están visitando a su médico por cualquier otra razón, se les animará a vacunarse en ese mismo momento, dijo la Dra. Vivian Reyes, directora médica regional de operaciones hospitalarias de Kaiser en el norte de California.

Reyes recomienda que las personas se vacunen contra la influenza lo antes posible. “Nunca sabemos exactamente cuándo llegará la temporada de gripe”, dijo Reyes. “Empezar temprano nos permitirá vacunar a más gente”.

Los CDC recomiendan que las personas se vacunen contra la gripe a finales de octubre.

Los hospitales se preparan para la segunda ronda… ¿o es la tercera?

Los empleados del hospital salen del Hospital Alta Bates de Berkeley el 24 de agosto de 2020. Fotografía de Anne Wernikoff para CalMatters

California se encamina hacia el otoño con líneas de tendencia descendiente: la tasa de personas que dan positivo en las pruebas de coronavirus es menor, y las hospitalizaciones han estado disminuyendo constantemente desde el pico del 21 de julio.

Pero dependiendo de a quién se pregunte, una oleada otoñal en California sería una continuación de esta primera ola (porque, aunque está disminuyendo, los números todavía no son lo suficientemente bajos) —o una segunda ola. Según algunos informes, el estado podría dirigirse a una tercera ola (si se dividen los picos de primavera y verano).

Sin embargo, cualquiera sea la ola en la que se encuentre el estado, los hospitales ahora tienen una mejor idea de cómo estar preparados.

Interactive graphic
Load interactive graphic

Edward en Imperial, un condado rural de unos 180,000 habitantes dijo que su hospital ahora tiene acceso a personal temporal al que puede recurrir en caso de necesidad. Eso es una gran ayuda, dijo, porque la disponibilidad de camas no se trata sólo del espacio físico, sino de tener a mano los profesionales médicos adecuados. También ha adquirido una serie de ventiladores de mayor calidad, por lo que su hospital dependerá menos de los equipos prestados por el estado, dijo.

Pero si su hospital vuelve a ver el volumen de pacientes que vio a principios de este año, todavía no cree que pueda atenderlos a todos. En mayo, el condado de Imperial comenzó a ver más pacientes de COVID-19 de los que sus hospitales podían atender. Para el fin de semana del 4 de julio, el condado había transferido 526 pacientes a hospitales de condados tan lejanos como Sacramento.

Y tener que transferir pacientes enfermos fuera de los límites del condado se convierte en un desafío cuando los recursos de otras regiones también se agotan. “No creo que debamos confiar en eso”, comentó. Agregó que su hospital continúa trabajando con la agencia de servicios médicos de emergencia del estado para encontrar alternativas.

“Lo que es diferente ahora que en marzo y abril es que el personal que ha estado al frente durante meses está agotado”.

CARMELA COYLE, DIRECTORA GENERAL DE LA ASOCIACIÓN DE HOSPITALES DE CALIFORNIA

Mientras tanto, la doctora Reyes de Kaiser Permanente dijo que los 21 hospitales de la organización en el norte de California suelen tener unos 2,800 pacientes en sus camas en cualquier momento. Durante la temporada de gripe, este número salta a unos 3,000. Este año, debido a la superposición del coronavirus y la gripe, el sistema se prepara para recibir 5,000 pacientes.

Como un sistema grande, Kaiser también puede trasladar el personal de un hospital a otro, según sea necesario, para cubrir focos de contagios, explicó Reyes. Pero no todos los hospitales tienen la misma capacidad de reserva.

Para algunos hospitales, una de las preocupaciones es el agotamiento del personal, dijo Carmela Coyle, presidenta y directora ejecutiva de la Asociación de Hospitales de California.

“Lo que es diferente ahora que en marzo y abril es que el personal que ha estado al frente durante meses está agotado”, señaló Coyle. Además, algunas enfermeras y otros miembros del personal que son padres de niños que reciben educación a distancia en casa han tenido que reducir sus horas o reorganizar sus horarios”.

Y, debido a que los síntomas de la gripe y de COVID son tan similares, explicó Coyle, el personal tendrá que asumir inicialmente que los pacientes enfermos que vienen tienen COVID y están preparados. Esto significa utilizar los preciosos respiradores N95 de los hospitales, las pantallas faciales y otros equipos de protección mucho más rápido, dijo.

Tras meses de lucha contra la escasez de la cadena de suministro, Newsom anunció en julio que el estado mantendría una reserva de 100 millones de respiradores N95 y 200 millones de mascarillas quirúrgicas para el otoño. Esto se repartirá entre las escuelas, los trabajadores agrícolas, los trabajadores de los hogares de personas mayores y otros empleados esenciales.

Los hospitales tienen sus propios contratos y fuentes de suministro de equipos de protección personal, pero pueden acceder a la reserva estatal si pueden demostrar una necesidad inmediata, indicó Coyle.

Pruebas 2.0

Un flebotomista toma una muestra de sangre tomada de un dedo en un centro de pruebas de COVID-19 en Bolinas el 22 de abril de 2020. Bolinas intentaba hacer pruebas en toda la ciudad en conjunto con un estudio de la UCSF, uno de los primeros esfuerzos de este tipo en California. Fotografía de Anne Wernikoff para CalMatters

Justo a tiempo para el otoño, Newsom anunció la semana pasada un acuerdo con una compañía de diagnósticos que permitirá al estado duplicar su capacidad de pruebas.

A partir de noviembre, el estado comenzará a trabajar hacia una meta de 150,000 pruebas adicionales, con tiempos de entrega de 24 a 48 horas —una mejora significativa de la actual media de espera de cinco a siete días. Una vez que se implemente completamente, el nuevo acuerdo de California se supone que permitirá hasta un cuarto de millón de pruebas cada día.

Más pruebas significa más acceso para todos. Y tiempos de respuesta más rápidos permitirán un mejor rastreo de los contactos y el aislamiento de los individuos infectados, lo que se considera clave para reabrir la economía.

“La temporada de gripe, por supuesto, supone una enorme tensión y demanda de pruebas”, explicó Newsom en una rueda de prensa la semana pasada. “Las personas que presentan síntomas parecidos a los de la gripe van a solicitar, comprensiblemente y con toda probabilidad, que se les hagan pruebas no sólo de gripe, sino también de COVID-19”.

Esta semana, el estado también anunció que desarrollará un nuevo sistema de reporte de datos COVID-19 para apoyar la demanda en las pruebas que se espera que se realicen.

Recientemente el estado tuvo que trabajar con un gran atraso en los registros de las pruebas como resultado de fallas en el actual sistema electrónico de reporte que no pudo manejar el volumen de datos. Se espera que el nuevo sistema esté en funcionamiento en octubre.

Las pruebas han sido uno de los mayores obstáculos para California y el país durante la pandemia. Con los suministros de pruebas escasos desde el principio, pasaron meses antes de que California comenzara a procesar alrededor de 100,000 pruebas al día, pero según algunas estimaciones, todavía no es suficiente.

Los científicos del Instituto de Salud Global de Harvard, por ejemplo, han estimado que California debería estar haciendo más de 220,000 pruebas al día para mitigar realmente la propagación del virus, y mucho más para suprimirlo.

Para añadir a las dificultades, California también está luchando actualmente contra algunos de los mayores incendios forestales de la historia del estado que han provocado el cierre temporal de algunos centros de pruebas en las zonas afectadas, lo que ha reducido el número de pruebas realizadas al día.

¿Las escuelas serán parte de la segunda ola?

Imagen a través de iStock

La prometida mejora de las pruebas es una buena noticia para las escuelas.

La gran mayoría de las escuelas públicas y privadas de California han comenzado el año con el aprendizaje a distancia, pero a medida que los condados empiezan a ver que la transmisión del virus disminuye, pueden optar por reabrir las escuelas.

Los distritos escolares pueden actualmente pedir permiso a su condado y al estado para reabrir las escuelas K-6, siempre y cuando cumplan con ciertos criterios. Y basado en el nuevo plan de reapertura del estado, las escuelas de algunos grandes condados, como el Condado de Orange, están en camino de ser autorizadas a reabrir a finales de este mes.

Los expertos en salud dicen que el otoño será un momento difícil para enviar a los niños a la escuela, cuando los resfriados, la tos y los estornudos ya son comunes. La mayoría de los niños se han salvado de la pandemia, aunque hay preocupación por un raro pero grave síndrome inflamatorio multisistémico relacionado con las infecciones por coronavirus en los niños.

La gran preocupación es que los niños y los adolescentes traerán la enfermedad de vuelta a sus padres y abuelos, que son más vulnerables a enfermarse gravemente.

“El coronavirus es el resultado de no tener una vacuna disponible, pero sí tenemos una vacuna contra la gripe. Así que vamos a impulsar eso fuertemente”.

SHERI COBURN, ENFERMERA DE UNA ESCUELA DEL CONDADO DE SAN JOAQUIN

Rutherford, el epidemiólogo de la UCSF, dijo que otra oleada podría ser desencadenada por los jóvenes de 12 a 22 años si las escuelas y universidades se reabren. “Las mascarillas no son parte de su vestuario y el distanciamiento social no es parte de la ecuación”, dijo.

Rutherford también señala a las universidades de otros estados, como el estado de Michigan y Notre Dame, donde el reinicio de la instrucción en persona fue rápidamente seguido de brotes, obligando a cerrar de nuevo.

El domingo, apenas una semana después de iniciado el nuevo año escolar, la universidad Chico State canceló su número limitado de clases presenciales después de que casi 30 personas dieran positivo en la prueba de COVID.

Lo ideal sería que las pruebas mejoraran hasta el punto de que las escuelas pudieran hacer pruebas en masa de forma rutinaria y fácil a los estudiantes, de la misma manera que los equipos deportivos profesionales pueden hacer pruebas a sus atletas, dijo Rutherford.

“No es ciencia ficción, es sólo una cuestión de disponibilidad y financiación”, señaló.

Por ahora, algunas escuelas están transmitiendo el mensaje de la vacuna contra la gripe.

Sheri Coburn, enfermera escolar del condado de San Joaquín y ex presidenta de la Organización de Enfermeras Escolares de California, dijo que está llamando a los padres de los estudiantes que podrían ser médicamente vulnerables para asegurarse de que estén al día con sus vacunas y medicamentos.

El coronavirus “es el resultado de no tener una vacuna disponible, pero sí tenemos una vacuna contra la gripe”, dijo Coburn. “Así que estamos presionando mucho en este sentido”.

La cobertura de COVID-19, la traducción y distribución de CalMatters está respaldada por generosas subvenciones de la Fundación Blue Shield of California, la Fundación para el Bienestar de California y la Fundación para el Cuidado de la Salud de California.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Ana is a Sacramento-based health reporter. She joined CalMatters in 2020 after four years at Kaiser Health News, where she covered California health care and policy. She started her reporting career at...