Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Activistas y trabajadores domésticos piden al gobernador Gavin Newsom que firme un proyecto de ley que extendería los requisitos de trabajo seguro a 13 millones de hogares de California que emplean personal doméstico, como amas de casa y jardineros.

Conocida como la Ley de Salud y Seguridad para Todos los Trabajadores, el proyecto de ley fue aprobado por la legislatura el 27 de agosto. El gobernador Newsom tiene hasta el 30 de septiembre para firmar.

El SB 1257 busca que se elimine una exclusión histórica que niega el derecho a los trabajadores domésticos, que en su mayoría son mujeres, de saber cuando hay riesgos en el lugar de trabajo, que principalmente son residencias privadas. 

Trabajadoras como Vicenta Martínez conocen muy bien estos riesgos. Ella ha trabajado por 22 años limpiando casas y dijo que los incendios de Malibú la afectaron en 2018 cuando, a pesar de las malas condiciones del aire, las cenizas y las emisiones tóxicas, tuvo que seguir limpiando las dos casas en las que trabajaba.

“Sentía el calor y el humo en la cara y en el cuerpo, pero no podía decir nada”, dijo Martínez. “Los jefes nunca me dieron una mascarilla, guantes o ningún otro tipo de protección”.

El trayecto en autobús desde su casa en el área del parque MacArthur a Malibú era de una hora y media aproximadamente. Destacó que, por necesidad, siguió trabajando en esas casas donde le pagaban alrededor de 13 dólares la hora por unas cinco horas.

Exposición en el trabajo

Martínez, quien tiene tres hijos, dijo que debido al bajo salario que ganaba no podía ir al médico o comprar su propio equipo de protección.

 “Y ahora, está sucediendo de nuevo. Si no son los incendios, son los productos químicos tóxicos de limpieza que usamos los que nos enferman”, dijo. “Firme ya, gobernador. Esta ley protegerá nuestra salud y seguridad”.

Noemí Cruz, otra trabajadora doméstica por 11 años y líder de Mujeres en Acción, un grupo del Instituto de Educación Popular del Sur de California (IDEPSCA), dijo que ha enfrentado constantemente problemas de salud por estar expuesta a productos líquidos de limpieza tóxicos.

“Siento ardor en la garganta, en la nariz. Además, en ocasiones tenemos que levantar cosas pesadas y es más difícil cuando estamos trabajando solos en una casa”, dijo Cruz.

Añadió que era una de las voluntarias que han estado informando a los trabajadores de sus derechos a exigir protección durante los incendios de Malibú.

“Íbamos a las paradas de autobús y les dábamos panfletos”, dijo Cruz. “Los trabajadores nos decían que olían mucho a humo, pero varios lo tomaban como algo normal y trabajaban sin protestar”.

Un factor de raza

El SB 1257, fue redactado por la senadora María Elena Durazo (CA-24) y copatrocinado por una coalición de defensores de los empleados domésticos que incluye al IDEPSCA, la Coalición de Trabajadores Domésticos de California, los Defensores de la Igualdad de Derechos en el Trabajo, la Asociación de Abogados de Empleo de California y AFSCME-UDW. No hubo ninguna oposición organizada al proyecto de ley.

Maegan Ortiz, directora ejecutiva del IDEPSCA, dijo que la exclusión de los trabajadores domésticos se basa en las leyes laborales que se crearon en la década de 1930. Estas leyes excluían a dos grupos, los trabajadores domésticos y los trabajadores agrícolas.

“En ese entonces, esta exclusión se debía a que la mayoría de los trabajadores eran negros. Es cuando eran esclavos y posteriormente trabajadores con bajos salarios y muy malas condiciones”, explicó Ortiz. “Hoy sabemos que la mayoría son inmigrantes de Latinoamérica”.

La directora dijo que esta exclusión no se basa únicamente en la salud y la seguridad, sino que también es una cuestión de racismo desde hace mucho tiempo.

El centro de trabajo de la UCLA estima que más de 300,000 trabajadores domésticos se ven afectados por la exclusión. 

Cómo funciona la ley

Ortiz dijo que, si se aprueba el SB 1257, el empleador es responsable de alertar a sus empleados domésticos, tales como el ama de llaves o el jardinero, si hay riesgos en el trabajo.

“Por ejemplo, si el jefe llega de Europa y cree que hubo un brote de COVID-19, debe notificar a sus empleados y proporcionarles la protección necesaria, como desinfectante para manos, máscaras y todo lo necesario”, dijo Ortiz.

Si el empleador no lo hace, el empleado puede presentar una queja ante el Departamento de Seguridad y Salud de California (CAL/OSHA).

Ortiz dijo que, durante los actuales incendios forestales en California, los empleadores pidieron a los trabajadores domésticos que se quedaran para ayudar a combatir los incendios, proteger los hogares y las mascotas; además de limpiar las cenizas tóxicas de las casas.

“Tenemos miembros que son niñeras y están trabajando cerca del incendio Bobcat” en Los Ángeles, dijo Ortiz. “El gobernador Newsom tiene la oportunidad de continuar el legado de California como un estado a la vanguardia de las protecciones en el lugar de trabajo y contra el racismo”.

Jacqueline García es una reportera de La Opinión. Este artículo es parte de The California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Jacqueline Garcia

Jacqueline Garcia is a reporter covering poverty and inequality issues for our California Divide collaboration. She is based at La Opinion newspaper in Los Angeles, where she has covered issues ranging...