In summary

Cuando terminen las elecciones, podríamos estar manejando cifras de censo inexactas que tendrían un efecto negativo en el bienestar financiero de California durante los próximos 10 años.

Por Tony Quinn y

Tony Quinn es el editor senior de California Target Book, una caja de herramientas no partidista para los profesionales políticos de California, taquinn@att.net.  

Marva Diaz, En Exclusiva Para CalMatters

Marva Diaz es editora de California Target Book, marvadiaz@gmail.com.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Toda la atención este verano y otoño está puesta en la carrera presidencial, pero está sucediendo otro acontecimiento político que merece la atención pública, y ese es el censo de los EE. UU.  

Cada 10 años debemos hacer un conteo del censo de todas las personas de los Estados Unidos, y éste es el año para hacerlo.  Pero como todo lo demás en la época de COVID-19, el censo se ha retrasado y se ha hecho más difícil. 

El censo sirve para dos propósitos: decide nuestra representación política y, lo que es más importante, determina cómo se divide el gasto federal entre los estados.  Si bien a muchas personas realmente no les importa cuántos distritos congresionales tiene California, debería importarles cómo se gastan sus dólares de impuestos. Se transfieren más de $1.5 trillones a los estados mediante 317 programas federales.  Estos incluyen la construcción de autopistas, el gasto en salud, educación y un sinfín de programas de fondos compensatorios federales y estatales.

Según un nuevo informe de la UCLA, por cada persona que no se incluya en el conteo del censo en California, el estado perderá $1,000 en fondos federales.  Eso daría una pérdida total de $10,000 por persona en la próxima década.  Un análisis de PricewaterhouseCoopers muestra que California perdió $1.5 mil millones en fondos federales porque en el censo del año 2000 se contó menos de lo que corresponde.

Obtener un recuento exacto del número de personas este año se ha hecho mucho más difícil por la pandemia. Las órdenes de quedarse en casa significaron que los trabajadores del censo, llamados “encuestadores del censo,” no puedan ir puerta a puerta a obtener un conteo más exacto.

El Día del Censo fue el 1 de abril de 2020, lo que significa que el gobierno federal indicó determinar qué cantidad de personas había en los Estados Unidos desde ese día. Por lo tanto, la Oficina del Censo envió un formulario de censo a cada dirección postal y de Internet que tenía, y desde agosto aproximadamente dos tercios de los hogares habían devuelto sus formularios del censo.  

Se supone que el proceso del censo finaliza el 31 de diciembre de 2020. Ese día, se supone que la Oficina del Censo le informará al presidente exactamente cuántas personas hay en los Estados Unidos.  Pero debido a los retrasos tempranos, la oficina le dijo al Congreso que no podía cumplir con la fecha límite de diciembre. “Hemos pasado el punto en el que podríamos incluso cumplir con el requisito legislativo actual del 31 de diciembre. No podemos hacerlo más,” Tim Olson, jefe de operaciones de campo para el conteo nacional de este año, le dijo al Congreso en mayo.

Entonces la Oficina del Censo pidió que esta fecha límite se extienda hasta marzo de 2021, pero cuando el Congreso no aprobó la legislación necesaria, la oficina volvió a la fecha límite de diciembre.  Eso significa que el trabajo de campo del censo debería terminar el 30 de septiembre.

El problema es que un tercio de los estadounidenses no contados incluyen personas que son difíciles de encontrar, y algunos que posiblemente no quieran que los cuenten, tanto en las zonas rurales como en los centros urbanos.

Contar de menos significa que California tendrá menos dólares federales en la próxima década.  No solo eso, sino que los condados de California competirán ferozmente entre sí mientras esos dólares federales para el estado se dividen. Veremos el impacto en nuestras carreteras, en nuestro sistema de salud, en nuestro sistema de educación y en todas partes donde dependemos de los dólares federales. 

Este es un año de elección presidencial y los titulares nos recuerdan eso todos los días. Pero recordemos que cuando terminen las elecciones, podríamos estar manejando cifras de censo inexactas que tendrán un efecto negativo en nuestro bienestar financiero durante los próximos 10 años. Es responsabilidad de todos los californianos aceptar el desafío y asegurar un conteo preciso.


Tony Quinn también ha escrito sobre el problema republicano de votar por correo.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.