In summary

Siendo una de las decenas de miles de trabajadores de California que manejan un auto para Uber y Lyft, nunca he recibido protecciones ni beneficios básicos para los trabajadores.

Por Mekela Edwards, En Exclusiva Para CalMatters

Mekela Edwards es una conductora de auto compartido para Uber de Oakland, ambitiousmae@outlook.com.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Entre las varias características por las que el 2020 será conocido en California, este pasará a ser el año en que alguien trató de poner un asterisco al lado del Día del Trabajo.

Sería algo así:

Día del Trabajo* – Feriado nacional que honra las contribuciones de los trabajadores estadounidenses y rinde homenaje a las luchas que condujeron a las protecciones históricas contra la explotación laboral, incluyendo el salario mínimo, la jornada laboral de 8 horas y la compensación por las lesiones recibidas durante el trabajo.  

* No aplica a aquellos que trabajan con transporte basado en aplicaciones y compañías de delivery, por ejemplo Uber, Lyft and DoorDash.

Siendo una de las decenas de miles de trabajadores de California que manejan un auto para Uber y Lyft, nunca he recibido ninguna de esas protecciones ni beneficios básicos para los trabajadores. Pero teníamos todas las razones para creer que el Día del Trabajo de 2020 sería por fin un día que podríamos celebrar.

Después de todo, en 2018 la Corte Suprema de California reglamentó por unanimidad que las compañías deben tratar a los trabajadores que desempeñan sus funciones principales como empleados. Luego, en 2019, la Legislatura y el Gob. Gavin Newsom codificaron esa decisión.

Pero a los ocho meses del año 2020, estas compañías todavía se están negando a cumplir con la ley. En cambio, escribieron una iniciativa de votación para tratar de eximirse a sí mismas – y solo a sí mismas – de las leyes en el lugar de trabajo que aplican a todas las otras empresas.

Mientras que la temporada de la campaña de otoño comienza extraoficialmente, estas compañías han puesto en marcha una combinación de $110 millones con la intención de que se apruebe la Propuesta 22.

En este día para honrar a los trabajadores, deberíamos reflexionar sobre lo que ellos están tratando de hacer. 

Buscan consagrar permanentemente a su fuerza de trabajo como trabajadores de segunda clase. Para ellos, todas las normas laborales fundamentales que los trabajadores estadounidenses disfrutan no corresponderían – un salario mínimo, las 40 horas de trabajo semanales, la cobertura médica y por discapacidad por lesiones sufridas en el trabajo, seguro de desempleo, acceso a equipo de protección, y más. 

Si lo logran, eso abrirá la puerta para retroceder un siglo de progreso en el establecimiento de derechos y beneficios básicos en el lugar de trabajo.

El engañoso plan de juego para aprobar la Prop. 22 consiste en promocionarla como algo que beneficiaría a los conductores. Pero lean la letra pequeña.

Por ejemplo, ellos dicen que según la Prop. 22 se pagará a los conductores al menos el 120% del sueldo mínimo. Pero la letra pequeña dice que las compañías deberían pagar únicamente por el “tiempo de ocupación,” definido como el tiempo dedicado a recoger y trasladar pasajeros.  Uber y Lyft no pagarían por el tiempo que se pasa cargando combustible en los autos o esperando la próxima asignación. Los estudios demuestran que ese tiempo que no se paga representa la tercera parte o más del tiempo del conductor cuando está en la calle. 

Durante esta pandemia, muchos conductores están tomando medidas adicionales para garantizar la seguridad de sus clientes. Eso incluye la desinfección del auto después de cada viaje. Para esto tampoco Uber y Lyft les pagan nada. 

En conclusión, ellos están ofreciendo un salario por debajo del mínimo.

También hay otras disposiciones que no cumplen con las normas de protección que la ley les da a todos los demás trabajadores.

Uber y Lyft dicen que la mayoría de sus conductores trabajan solamente unas pocas horas por semana como un trabajo a tiempo parcial.

Sin embargo, un reciente estudio realizado por la UC Santa Cruz muestra que los trabajadores a tiempo completo realizan la mayor parte de los viajes.  Encuestaron a los conductores que efectivamente respondieron a sus pedidos aleatorios de servicio y descubrieron que el 72% estaban trabajando más de 30 horas a la semana, la mitad estaba trabajando más de 40 horas y la tercera parte estaba trabajando más de 50 horas.

Como yo, ellos son trabajadores reales, desempeñándose en trabajos reales, haciendo lo que pueden para pagar sus rentas y para mantener a sus familias.

Ya es hora de que estas compañías reconozcan eso y comiencen a cumplir con la ley.

No permitan que Uber y Lyft manchen la dignidad del trabajo al poner un asterisco al lado del Día del Trabajo. Vote No a la Prop. 22.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.