In summary

Tenemos que reconocer que las inequidades relacionadas con la educación comienzan antes de que los niños ingresen al aula.

Por Kara Dukakis, en exclusiva para CalMatters

Kara Dukakis es una oficial senior de programas en Tipping Point Community, que lucha contra la pobreza financiando organizaciones sin fines de lucro en el Área de la Bahía, kdukakis@tippingpoint.org.

Read this article in English.      

El debate en curso sobre si reabrir escuelas este año y cómo hacerlo ha arrojado una luz necesaria sobre las desigualdades entre los escolares. 

Debido al racismo histórico y sistémico, es más probable que los niños negros y morenos carezcan de recursos tecnológicos y situaciones en el hogar que hagan viable la educación a distancia. Dado que debemos encontrar soluciones a estos desafíos, también debemos reconocer que las inequidades relacionadas con la educación comienzan mucho antes de que los niños ingresen al aula, inequidades que también deben abordarse.

La investigación muestra que niños de color y niños de hogares con bajos ingresos comienzan su educación pública con menos habilidades que sus pares blancos y con más recursos. Y los niños que ingresan al jardín de infancia y que están menos preparados para aprender tienen un desempeño más bajo en los puntajes de las pruebas de tercer y octavo grado y son menos probabilidades de dominar lo académico básico y habilidades sociales a los 11 años.

La “preparación” se trata de conocimientos de alfabetización y aritmética, pero también se refiere a cosas como la capacidad de escuchar y hacer preguntas, expresar pensamientos y comunicarse con los demás, y demostrar cierta autorregulación. Si podemos identificar los vecindarios en los que los niños pequeños que aún no están listos para la vida escolar, podemos ayudarlos a prepararse brindándoles oportunidades de aprendizaje temprano y acceso a otros entornos y experiencias que apoyan el crecimiento emocional y el apego.

Aquí está el problema y la oportunidad: en California, no tenemos un sistema uniforme para medir la preparación escolar. Menos de la mitad de nuestros condados recopilan datos sobre la preparación para el jardín de infantes, y utilizan diferentes herramientas y métodos para hacerlo. Con datos irregulares a nivel del condado y sin datos estatales que brinden una imagen completa del sistema educativo, nos vemos obstaculizados para realizar cambios que podrían eliminar las disparidades en la preparación y el rendimiento escolar en todo el estado.

Los condados de California que recopilan datos sobre la preparación para el kindergarten los han utilizado de manera inspiradora. Un distrito escolar encontró a sus niños pequeños rezagados en las áreas de habilidades motoras finas y gruesas, y renovó un patio de recreo preescolar específicamente para desarrollar estas habilidades. Otro usó los datos para respaldar una iniciativa de votación local destinada a aumentar los salarios de los proveedores de cuidado infantil y agregar más espacios preescolares, para abordar la escasez de proveedores y espacios preescolares.

Los estados también utilizan los datos de preparación para cambios importantes. En Washington, los funcionarios usaron datos de preparación para resaltar problemas de desigualdad racial y brechas en el acceso a experiencias preescolares en todos los distritos, lo que llevó a la creación de recursos de desarrollo profesional para maestros de preescolar y jardín de infantes, y materiales educativos para padres en todo el estado. En Maryland, Los datos de preparación se informan regularmente a la legislatura, que los usa para tomar decisiones de política sobre programas para la primera infancia.

Si California asignara fondos para todos los condados para recopilar datos de preparación para el jardín de infantes, estos condados podrían participar en esfuerzos de planificación basados en estadísticas recientes y relevantes; colocar recursos adicionales en los vecindarios y comunidades que más los necesitan; y ayudar a los educadores de la primera infancia y los distritos escolares a colaborar para cerrar las brechas de aprendizaje. 

El estado podría agrupar los datos para obtener una imagen completa de su sistema educativo, incluido el cuidado infantil y el preescolar, y usarlos para elaborar políticas que reduzcan las disparidades en la preparación y el rendimiento que se comparan con nuestros niños negros, morenos y de bajos ingresos en una edad temprana.

Es hora de aprovechar este momento de ajuste de cuentas nacional, que ha puesto al descubierto el profundo racismo incrustado en nuestros sistemas, incluido nuestro sistema educativo, y hacer movimientos audaces hacia la equidad. 

Identificar las barreras para el éxito educativo que comienzan en la primera infancia, para que podamos desmantelarlas, es fundamental. Incluir una medida de preparación para el jardín de infantes en todo el estado en el Plan Maestro de Atención y Aprendizaje Temprano de California es un gran paso en la dirección correcta.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.