In summary

Un estudio en el condado de Orange revela una mayor prevalencia de COVID-19 en las comunidades minoritarias y muestra las disparidades en la atención médica.

Por Bernadette Boden-Albala, Especial para CalMatters

Bernadette Boden-Albala es directora y decana fundadora del Programa de Salud Pública en UC Irvine, PPHDean@hs.uci.edu.

Read this article in English.    

Un nuevo estudio de UC Irvine y la Agencia de Atención Médica del Condado de Orange muestra la verdadera prevalencia de COVID-19 en la comunidad y presenta una imagen impactante. Este estudio, llamado proyecto actOC, es el primero de su tipo en California y presenta datos que muestran sorprendentes disparidades de salud reveladas en tasas más altas de anticuerpos COVID-19 entre las comunidades minoritarias en el condado de Orange.

El proyecto actOC encontró que una prevalencia general de exposición al SARS-CoV-2 es 11.5% en adultos; las estimaciones anteriores eran inferiores a 2%. Esta estadística no solo es impactante porque es siete veces mayor que los recuentos de casos más cercanos a la fecha del estudio, pero más impactante es la demografía más afectada por la tasa de infección. 

En el condado de Orange, la comunidad latina y las personas de bajos ingresos mantienen la mayor prevalencia de exposición. Los residentes latinos y de bajos ingresos tuvieron la mayor prevalencia de anticuerpos con tasas de prevalencia de 17% y 15%, respectivamente.

La pandemia de COVID-19 ha demostrado ser una pandemia de disparidades en todo el país y en el condado de Orange. A medida que la enfermedad continúa propagándose por todo el país, los datos muestran que el virus afecta de manera desproporcionada a los negros, los indígenas, los latinos y otras personas de color. 

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades encontró importantes diferencias raciales en las muertes por COVID-19. A nivel nacional, los negros mueren a una tasa 2,5 veces más alta que los blancos, y los no blancos menores de 65 años mueren a una tasa mucho más alta de COVID-19 que los blancos del mismo grupo de edad. 

El aumento de la tasa de mortalidad por COVID-19 que enfrentan las minorías raciales en nuestro condado confirma una verdad desafortunada que los expertos en salud pública han sabido desde el principio: su raza puede determinar el resultado de su salud. Los expertos en salud pública a menudo se refieren a los “determinantes sociales de la salud”, las condiciones en las que las personas viven y trabajan para explicar los resultados de salud de la población. 

En el caso de COVID-19, podemos ver directamente que los determinantes sociales como el nivel socioeconómico, la vivienda, el empleo y el acceso a la atención médica conducen a un mayor riesgo de infección o muerte. Las comunidades desfavorecidas con menos capital y menos recursos son más vulnerables a la exposición de COVID-19, debido a cualquiera o combinación de falta de pruebas, sistemas de atención médica de mala calidad o duras condiciones de trabajo que hacen imposible el distanciamiento social. 

La buena noticia es que los expertos y las agencias de salud pública ahora pueden usar la información proporcionada en estudios como actOC para diseñar medidas para disminuir la exposición al COVID-19 en comunidades específicas que experimentan determinantes sociales adversos de la salud, como la población latina del Condado de Orange y otras personas de la población socioeconómica más baja. Los programas deben enfocar más pruebas en estas comunidades y proporcionar una mayor inversión en el acceso a atención médica de calidad en estas comunidades. 

Se pueden desarrollar e implementar estrategias de política pública para reducir las injusticias sociales mediante la promoción de la equidad en los recursos sociales, la planificación urbana, la educación, la atención de la salud y la inversión de impacto económico y todos los demás factores que pueden contribuir a los determinantes sociales de la salud. Estudios como el actOC proporcionan la munición necesaria para abordar problemas reales en nuestra comunidad, que inevitablemente afectarán la salud pública. 

Las disparidades en salud son un síntoma de sesgos sistemáticos e institucionales paralelos. La persistencia de las disparidades en salud a lo largo del tiempo, entre generaciones y en el contexto de cambios dramáticos en la composición de la población puede atribuirse al racismo estructural. 

Las estrategias de intervención para la mitigación de COVID-19 y la reducción de riesgos tienen un propósito en la forma en que apuntamos a abordar los determinantes sociales. Para reducir las disparidades, las intervenciones no solo deben mejorar la salud en general, sino que también deben disminuir o eliminar las brechas en el riesgo de enfermedades y los resultados por raza y etnia.  

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve el impacto devastador que siguen teniendo los determinantes sociales de la salud en la creación de disparidades de salud en todo el país y dentro del condado de Orange. La pandemia también ha dejado en claro el hecho de que las disparidades se pueden abordar fácilmente en nuestro condado, y que con la información adecuada y las iniciativas políticas, se pueden eliminar las vulnerabilidades de la salud pública y se puede lograr la igualdad de salud y el acceso a la atención para todos. 


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.