In summary

Legalizar dúplex, triplex y quads en barrios unifamiliares parecía revolucionario hace solo unos años, pero el panorama político ha cambiado.

Por Chris Blakney

Chris Blakney es director de la oficina de Los Ángeles de ECONorthwest, una consultora de política económica y de vivienda de la costa oeste, blakney@econw.com.

Monique King-Viehland

Monique King-Viehland es la directora de Política de Vivienda Estatal y Local del Urban Institute, MKviehland@urban.org.

y Alan Greenlee, Especial para CalMatters

Alan Greenlee es el director ejecutivo de la Asociación de Viviendas sin Fines de Lucro del Sur de California. agreenlee@scanph.org.

Read this article in English.    

El asesinato de George Floyd en mayo expandió el movimiento de justicia racial de esta nación. Una encuesta reciente informó que 85% de los votantes del condado de Los Ángeles estaban preocupados por las relaciones raciales, y dos tercios tenían una opinión favorable del movimiento Black Lives Matters.

El cambio de política ocurre rápidamente con ese tipo de números. En junio, el Ayuntamiento de Los Ángeles aprobó un modelo que reemplazaría a los agentes de policía con socorristas comunitarios desarmados para las llamadas no violentas al 911. En julio, el alcalde Eric Garcetti creó la oficina de Community Safety Partnership para fomentar las relaciones entre los barrios y los agentes de policía. Y votantes del condado de Los Ángeles aprobaron la Medida J, que dedica el 10% de los ingresos fiscales locales a inversiones en asesoramiento comunitario, programas de desarrollo juvenil, pequeñas empresas y creación de empleo.

La historia nos dice que estos momentos catalíticos no duran para siempre. ¿Cuál será el alcance de este? ¿Y Los Ángeles progresará en una de las formas más perniciosas de racismo sistémico: los vecindarios divididos en zonas exclusivamente para viviendas unifamiliares? 

Ideado en la década de 1920, la zonificación unifamiliar todavía da forma a la vida de los angelinos. Facilitó la segregación del vecindario por raza e ingresos: las casas eran más grandes, los costos de la tierra eran más altos y muchas casas tenían conventos raciales exigibles que prohibían al propietario vender o alquilar la propiedad a residentes no blancos. Hoy en día, tres cuartas partes de la tierra residencial está dividida en zonas unifamiliares. 

Estudios históricos recientes sobre la movilidad económica intergeneracional (la capacidad de los niños para ganar más que sus padres) muestran una relación entre las políticas de zonificación y las oportunidades. El economista Raj Chetty, quien dirigió los estudios de movilidad, descubrió que los niños de bajos ingresos que crecen en Encino, Hollywood, Sherman Oaks, todos divididos principalmente en viviendas unifamiliares, tienen buenas posibilidades de ganar más que sus padres.

Pero durante décadas, los convenios de propiedad y los altos precios de las viviendas impidieron que la mayoría de las familias negras se establecieran en los vecindarios del noroeste y Hollywood. En cambio, muchos se encuentran en el sur de Los Ángeles. Allí, según muestra la investigación, la mayoría de los jóvenes ganan lo mismo, y a veces menos, que sus padres. Los expertos del Urban Institute han dicho durante mucho tiempo que los vecindarios segregados pueden agravar las desventajas, y la investigación de Chetty demuestra que el sueño americano es difícil de alcanzar en el sur de Los Ángeles.

Chetty tiene una receta de dos partes para restaurar el sueño americano. 

Primero, realizar inversiones comunitarias profundas y sostenidas similares a las previstas en la Medida J. Segundo, brindar a las familias un mejor acceso a los vecindarios existentes ricos en oportunidades. Lograr un progreso significativo en este segundo frente requeriría agregar más opciones de vivienda en vecindarios de alta oportunidad, lo cual está prohibido por la zonificación exclusiva de viviendas unifamiliares de hoy.

Legalizar dúplex, triplex y las casas divididas en cuatro partes en barrios unifamiliares parecía revolucionario hace solo unos años, pero el panorama político ha cambiado. Minneapolis fue la primera en irse en diciembre de 2018 al permitir dúplex y triplex en todos los vecindarios. Aprovechando el ejemplo de Minneapolis, la Legislatura de Oregon en 2019 fue a lo grande y legalizó estas opciones de vivienda llamadas “intermedias faltantes” en todas las ciudades con una población mas de 10,000. 

David Ambrose, ex presidente de la Comisión de Planificación de Los Ángeles, ha pedido estudiar cómo la ciudad podría permitir dúplex en zonas unifamiliares, siguiendo los modelos de Minneapolis y Portland. Es una solicitud audaz. Esfuerzos similares a nivel estatal en reformas de zonificación han muerto en comité o solo se acabó el tiempo. Muchos propietarios de viviendas unifamiliares lucharán contra las nuevas opciones de vivienda en sus vecindarios. Reclamarán pérdidas en el valor de la propiedad y el carácter del vecindario. Hasta este momento, en Los Ángeles y California, han ganado.

Pero esta vez podría ser diferente. La conciencia y la preocupación por la larga historia de políticas y prácticas que han impulsado las disparidades entre negros y blancos están en su punto más alto. Los carteles de Black Lives Matter han aparecido en los patios delanteros de la ciudad. Ahora es el momento de probar la profundidad de la convicción.

_____

Las opiniones expresadas aquí son solo de los autores.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.