In summary

California se preparó para lo peor, pero los votantes en gran parte estaban enmascarados y socialmente distanciados, y el malestar se limitó a protestas aisladas.

Read this article in English.    

California se preparó para lo peor el día de las elecciones y la mayoría de sus preocupaciones se desaparecieron.

Las empresas que cerraron las ventanas con tablas porque temían saqueos y disturbios en su mayoría vieron calma. Los trabajadores electorales recibieron capacitación sobre cómo manejar a los votantes que se presentaron sin máscaras, pero en su mayoría se encontraron con personas que usaban sus máscaras y socialmente distanciadas.

Los californianos que entregaron las boletas en mano antes de tiempo por temor a que se les enviara tarde o perdieron las boletas parecían haber reaccionado exageradamente: los funcionarios electorales no han visto problemas con las boletas faltantes. Las filas eran razonables en los lugares de votación. No tuvimos fallas tecnológicas evidentes que cierran la votación estatal.

Eso no significa que el día de las elecciones en California no haya tenido problemas. Decenas de personas fueron arrestadas en Los Ángeles después de que una fiesta en las urnas del Staples Center se convirtió en una marcha de protesta y la policía dijo que no se dispersarían. Y un centro de votación falso en Westminster fue descubierto por activistas con conocimientos de redes sociales.

“Creo que tuvimos una gran elección en California, especialmente a la luz de los desafíos que enfrentaron los votantes y los trabajadores electorales al realizar una elección durante una crisis de salud pública”, dijo Kim Alexander, presidente de la Fundación de Votantes de California, un grupo de defensa de los votantes. 

Se esperan rendimientos récord con conteo final

Las elecciones del martes bien pueden ser un récord para California. Los funcionarios del condado dicen que sus números aún no reflejan los recuentos finales de votos, pero cuando lo hacen, esperan una participación récord.

En el condado de Santa Clara, por ejemplo, se han recibido 751,000 boletas en total, y se esperan más a medida que llegue el correo. Por el contrario, las boletas recibidas en 2016 totalizaron 724,000, dijo el portavoz del condado Ryan Aralar.

“Estamos tratando de romper el récord de 2008 del 86 por ciento”, dijo. “Estamos cerca. Estamos esperando más boletas por correo “.

Otros condados informaron tendencias similares. En el condado de Sacramento, se han contado 342,756 boletas, menos de la mitad. El condado tiene otras 359,244 boletas para contar, además de provisionales y todas las boletas por correo con matasellos a más tardar el día de las elecciones que lleguen dentro de los 17 días.

“Esta estimación sitúa la participación de votantes proyectada alrededor del 80 por ciento, que es un récord del condado”, dijo la portavoz Janna Haynes.

El registrador de votantes del condado de Napa, John Tuteur, dijo que espera unos totales de votos igualmente altos. “Espero que superemos nuestra participación más alta en los últimos 50 años del 84,4 por ciento en al menos un par de puntos porcentuales”, dijo. 

“Estoy especialmente orgulloso de los millones de votantes de California que devolvieron sus boletas por correo antes de tiempo”.

Kim Alexander, presidente de la fundación votante de california

En todo el estado, la participación de votantes fue 54 por ciento al final de la noche de las elecciones pero muchas papeletas aún no fueron procesadas y contadas. Se publicará una cifra actualizada el jueves por la noche, según la oficina del Secretario de Estado. 

La información sobre las votaciones el día de las elecciones fue fluida, dijo el portavoz del secretario de Estado, Chris Miller. Cada condado entregó recuentos de votos a la oficina estatal según se requiera. Cualquier retraso en el conteo se debe en gran parte a la decisión de California de enviar una boleta a todos los votantes del estado, la primera vez en la historia, para evitar la propagación del coronavirus.  

Eso tuvo gran éxito.

De los más de 22 millones de boletas enviadas, 11,8 millones fueron devueltas antes del 2 de noviembre, según la oficina del Secretario de Estado. Muchos de los que querían votar en persona tenían la opción de votar en un centro de votación o lugar de votación que se abrió tres días antes del día de las elecciones.

Se pidió a los votantes que usaran máscaras cuando estuvieran dentro de los centros de votación, aunque no era obligatorio porque las personas tienen derecho a votar. La mayoría de la gente obedeció, dijeron las autoridades. En el condado de Sacramento, algunas personas no usaron una máscara, por lo que los trabajadores electorales establecieron un lugar apartado para votar.

“Estoy especialmente orgulloso de los millones de votantes de California que devolvieron temprano sus boletas por correo”, dijo Alexander de la California Voter Foundation.

Activistas encuentran centro de votación aparentemente falso

El día no fue del todo tranquilo. Se produjo un problema inusual en el condado de Orange, donde los activistas se toparon con un centro de votación falso y lo informaron a las autoridades.

Ty Bailey, de 19 años, organizador de OC for Black Lives, dijo que un compañero activista de otro grupo vio un letrero escrito a mano “Vote aquí” en Westminster y lo llamó.

Fue a comprobarlo y se reunió con otros que habían estado allí antes que él.

“Vieron gente entrando”, dijo. Tomó una foto del cartel. En el llamado centro, “comencé a notar que la gente se estaba poniendo ansiosa”, dijo.

Publicó un video en Instagram, llamó a un periódico local y a la policía de Westminster. La historia fue ampliamente informado.

Los negocios cerrados permanecieron seguros

Las empresas, temiendo una repetición de los disturbios civiles del verano, cerraron sus ventanas con tablas en los días previos al día de las elecciones. Pero la policía de las principales ciudades del estado no informó de incidentes importantes.

CalMatters verificó con la policía en Sacramento, San Francisco, Santa Clara, Santa Ana, San Diego y Long Beach y cada uno dijo que no observó ningún daño a la propiedad o reuniones ilegales. 

En Los Ángeles, sin embargo, la policía arrestó a decenas. Fuera del Staples Center de Los Ángeles, un pacífico y festivo Black Lives Matter “Fiesta en las urnas” durante el día se convirtió en una marcha nocturna por las calles. 

La policía arrestó a 46 personas, incluidos cinco menores, diciendo que no se dispersaron cuando se les ordenó. Tres personas más fueron arrestadas por otras razones, incluida una por sospecha de agresión contra un oficial de policía. Y se citó a 32 personas, entre ellos dos menores.

Bailey transmitió la marcha en vivo en Instagram. Dijo que participaron unas 100 personas. “La gente fue arrestada de manera bastante brutal”, dijo, y agregó que vio “a los agentes usar porras para presionar contra los manifestantes”.

La portavoz de la policía, Meghan Aguilar, dijo que el Grupo de Asuntos Internos del departamento recibió quejas sobre las acciones de la policía durante la marcha.

Aunque tales incidentes no se generalizaron en California, los oficiales de policía dijeron que sus departamentos continuarán vigilantes o tendrán oficiales adicionales disponibles en los próximos días.

“Continuaremos monitoreando los eventos regionales, estatales y nacionales que podrían tener un impacto en la ciudad de Long Beach”, dijo Arantxa Chavarría, portavoz de la policía de Long Beach.

“Varios departamentos de la ciudad están trabajando juntos para garantizar que la Primera Enmienda y la actividad relacionada con las elecciones continúen ocurriendo sin interrupciones y que nosotros, como ciudad, estemos preparados para responder a cualquier inquietud de seguridad de la comunidad”, dijo.

Algunos dueños de negocios aún no están tranquilos.

DTLA Bikes es una de las muchas tiendas del centro de Los Ángeles que tapiaban sus ventanas. Enrique Serrano, un vendedor, dijo que podrían mantener las tablas en funcionamiento durante “una semana o dos, por lo que parece”.

Las tiendas del área están cerradas hoy, señaló, incluidas Gran mercado central, una antigua plaza famosa que alberga decenas de restaurantes.

“Simplemente está muerto”, dijo. “No hay dinero entrando”.

Esta cobertura es posible gracias a Votebeat, un proyecto de informes no partidista que cubre la integridad de las elecciones locales y el acceso al voto. En California, CalMatters está auspiciando la colaboración con Fresno Bee, Long Beach Post y UC Graduate School of Journalism.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Lewis Griswold

Lewis Griswold

Lewis is a Votebeat reporter covering election integrity. He lives in Visalia in the San Joaquin Valley. For 22 years, he was a reporter at The Fresno Bee covering agriculture, water, environment, police,...

Michael Lozano

Michael is a reporter for CalMatters' Votebeat project. Covering immigration and diversity, his previous articles have been syndicated and translated into multiple languages via New America Media, ImpreMedia,...