In summary

Una nueva investigación encuentra que la pandemia probablemente ha eliminado la mayor parte de las ganancias salariales obtenidas después de la Gran Recesión por parte de las personas con ingresos más bajos de California. Los demócratas y republicanos estatales están proponiendo varias soluciones, pero los expertos advierten que el empleo por sí solo no salvará la creciente desigualdad.

Read this article in English.                     

En los cinco años antes de la pandemia, los californianos de bajos ingresos habían comenzado a ver aumentos salariales sustanciales, reduciendo la brecha de desigualdad de ingresos entre los que tienen y los que no tienen de California que se ha ampliado en los últimos 40 años. Pero la pandemia de coronavirus “probablemente está eliminando muchas de estas ganancias”, encontraron investigadores del Instituto de Políticas Públicas de California en un nuevo reporte.

La actual recesión inducida por el coronavirus ha afectado más a los trabajadores de bajos ingresos, mientras que los trabajadores de mayores ingresos, en gran parte capaces de trabajar desde casa, han escapado relativamente ilesos. Y esas graves pérdidas de empleo entre los trabajadores de bajos salarios, en particular los afroamericanos, los latinos, los trabajadores sin título universitario y las mujeres, se han mantenido preocupantemente altas durante el otoño, encontraron los investigadores. 

Esto podría estar “exacerbando ese tipo de patrón de recesión y recuperación que es peor para las familias de bajos ingresos”, dijo la autora principal Sarah Bohn, vicepresidenta de investigación de PPIC. “De hecho, estas diferencias en la tasa de desempleo entre los ingresos son un poco peores hoy que durante la Gran Recesión”.

Los hallazgos fueron subrayados por nuevas estimaciones preocupantes de las tasas de pobreza mensuales en el Estado Dorado, de un grupo de investigadores dirigido por Zachary Parolin en el Centro de Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia.

“La tasa de pobreza mensual en octubre fue en realidad más alta que las tasas de abril y mayo, a pesar de que la tasa de desempleo disminuyó durante ese tiempo”, dijo Parolin en un publicación de datos en vivo. Esto se debe a que los controles de estímulo de la Ley CARES federal y la expansión de los beneficios por desempleo han expirado en su mayoría. Con desempleo subiendo a medida que entren en vigor las nuevas órdenes regionales de cierre de California, es probable que el panorama sea peor ahora.

Los estimados de Parolin replican la Medida de Pobreza Suplementaria anual de la Oficina del Censo, que representa los beneficios de la red de seguridad y el costo de vida, a diferencia de la Medida de Pobreza Oficial. Es una medida que California encabeza constantemente.

Tomados en conjunto, los dos conjuntos de investigaciones pintaron un panorama alarmante de una pobreza y una desigualdad cada vez más profundas que podrían llevar años, si no décadas, para que California salga de ella.

Los legisladores de California ya están reflexionando sobre soluciones, aunque las ambiciosas propuestas que se hacen ahora a menudo se rigen por las realidades fiscales más adelante en la primavera.

La semana pasada, el asambleísta Phil Ting, un demócrata de San Francisco que preside el comité de presupuesto, anunció sus prioridades para la sesión. Incluyeron kindergarten de transición para todos los niños de 4 años, más ayuda financiera para estudiantes universitarios, más dinero para familias de bajos ingresos a través del Crédito Tributario por Ingreso del Trabajo del estado y hacer que los padres que no trabajan sean elegibles para el Crédito Tributario por Niños Pequeños del estado de hasta $1,000.

“Nuestra principal prioridad es asegurarnos de hacer todo lo posible para que el dinero llegue a los bolsillos de los californianos más vulnerables”, dijo Ting. “Muchos californianos están luchando. Están al borde de la falta de vivienda “.

Toni Symonds, consultor jefe del Comité de Empleo, Desarrollo Económico y Economía de la Asamblea, hablando en un panel sobre los nuevos datos de pobreza, dijo que los legisladores están considerando expandir el cuidado infantil subsidiado para los trabajadores esenciales, los subsidios salariales para los trabajadores a tiempo parcial en la reapertura de las empresas después de cierres regionales y asistencia alimentaria, como el $365 que el estado dio a las familias con niños la primavera pasada.

Matt Fleming, portavoz del caucus republicano de la Asamblea, dijo que los legisladores republicanos también están enfocados en llevar dinero a los bolsillos de la gente lo más rápido posible. Están considerando proyectos de ley para derogar la AB 5, redirigir los fondos para el tren de alta velocidad de California a la educación y arreglar el asediado Departamento de Desarrollo de Empleo del estado. Sobre todo, dijo, abogarán por mantener abiertos los negocios y las escuelas en persona tanto como sea posible en los próximos meses.

“Los cierres de COVID del gobernador Newsom se han dirigido desproporcionadamente a aquellas industrias que brindan empleo a familias de bajos ingresos”, dijo la líder republicana del Senado Shannon Grove de Bakersfield en un comunicado. “Las políticas demócratas los han dejado con menos trabajos, más facturas impagas y menos oportunidades para sus hijos”.

Una historia reciente de desigualdad económica

La brecha entre los que tienen y los que no tienen de California se ha abierto enormemente desde 1980, con la pérdida de trabajos de manufactura, más automatización, ingresos crecientes para los trabajadores altamente educados, disminución del poder de negociación colectiva y un número creciente de inmigrantes con menos educación, escribieron los investigadores de PPIC. .

En 1980, los salarios del 10% de las familias con los ingresos más altos eran 7,4 veces mayores que los de las familias del 10% inferior. Para 2019, esa proporción era de 9,8.

Históricamente, las recesiones han empeorado la desigualdad. 

Las familias de ingresos más altos generalmente reciben un golpe de hasta 7% y luego se recuperan en unos pocos años. Mientras tanto, las familias de ingresos más bajos a menudo enfrentan “caídas mucho más pronunciadas y profundas” de hasta 20% en los salarios, explicó Bohn de PPIC. En tres de las últimas cuatro recesiones, les ha llevado una década en promedio recuperar sus salarios anteriores a la recesión. 

Pero tras la recuperación de la Gran Recesión, las cosas estaban mejorando. En un período históricamente largo de crecimiento económico, los ingresos de los californianos más pobres aumentaron de $20,000 en 2014 a $27,000 en 2019, un aumento de 34% que superó el crecimiento de los ingresos de las personas con mayores ingresos.

Luego la pandemia llego, dejando sin trabajo a sectores enteros de bajos salarios, como restaurantes, comercio minorista, entretenimiento, turismo, belleza y peluquerías. En la primavera, hasta 44% de trabajadores en familias con ingresos inferiores a $30.000 estaban desempleados, trabajaban a tiempo parcial aunque preferían trabajar a tiempo completo o habían dejado de buscar trabajo, según el informe. Para el otoño, el número no había bajado mucho, alrededor de 37%.

¿Hay soluciones en el horizonte? 

Los miles de millones de dólares que la Ley CARES inyectó en California sacaron de la pobreza a unos 3,5 millones de californianos en abril, dijo Parolin de Columbia. Pero ese número cayó a 600.000 en octubre cuando se agotaron las prestaciones por desempleo. 

Otros 750.000 californianos podrían perder los beneficios por desempleo el 26 de diciembre, por lo que si el Congreso no llega a un acuerdo sobre un nuevo paquete de estímulo pronto, California verá un aumento de las tasas de pobreza en enero, dijo Parolin.

Si las tasas de pobreza a corto plazo de California se mantienen altas dependerá en gran medida de cómo el Congreso y la administración entrante de Biden negocien futuros paquetes de estímulo.

Parolin dijo que el gobierno federal podría reducir rápidamente la pobreza mensual aumentando el beneficio máximo de los cupones de alimentos en al menos 50%, lo que hizo durante la Gran Recesión.

“Lo que está claro para mí es que necesitamos otra ronda de estímulo el mes pasado y el mes anterior, si no ahora mismo”, dijo Amy Everitt, presidenta de Golden State Opportunity, una organización sin fines de lucro que ha abogado por la expansión del crédito fiscal por ingresos del trabajo del estado.

Bohn enfatizó que el estado también tiene opciones de políticas, y los californianos tienen hambre de luchar contra la desigualdad. En una encuesta de septiembre, PPIC encontró que 59% pensaba que el estado debería hacer más para reducir la brecha entre ricos y pobres. La idea fue especialmente popular entre los afroamericanos, asiáticoamericanos y residentes latinos. 

El informe de PPIC incluyó una lista de sugerencias de políticas estatales a corto plazo: dirigir el alivio a las empresas más afectadas, expandir los beneficios de la red de seguridad incluso para los trabajadores indocumentados, invertir en capacitación laboral para trabajadores en sectores como el ocio y la hospitalidad que pueden no recuperarse, expandir los subsidios para el cuidado de niños.

Bohn advirtió que “a largo plazo, recuperar puestos de trabajo no es suficiente para mejorar la puntuación de la desigualdad”. El informe recomendó que el estado mejore la movilidad económica a largo plazo invirtiendo en el acceso a cuidado infantil de alta calidad y educación superior y tomando “acciones de política correctiva” para revertir la falta de inversión de larga data en las comunidades de bajos ingresos y de color.

El supervisor del condado de Riverside, V. Manuel Pérez, dijo que más fondos para el cuidado de niños era “esencial” para sacar a las familias de la pobreza, al igual que mejorar el acceso a la banda ancha, lo que llamó un “problema de derechos civiles” para los niños de color.

Su distrito mayoritariamente latino, que abarca los valles de Coachella y Palo Verde, es un microcosmos de la desigualdad persistente de California, dijo, a pesar de que “existe una imagen de que el Valle de Coachella es un patio de recreo”.

“Francamente, es para aquellos que tienen y no es para aquellos que no”, dijo Pérez.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre las salas de redacción que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: [email protected] .

Jackie covers income inequity and economic survival for the The California Divide collaboration. She was awarded a Pulitzer Prize in Explanatory Reporting in 2021 for a Reuters data-driven investigative...