In summary

La pandemia está empeorando la desigualdad de ingresos en California, pero cómo ayudar a quienes viven en la pobreza sigue siendo un enigma.

Read this article in English.   

El Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC) es uno de los tesoros del estado, que proporciona una investigación en profundidad e invaluable sobre nuestros temas más espinosos como el agua, la vivienda, el transporte y, lo más importante, la fragmentación socioeconómica del estado.

Los políticos de California rara vez logran avances al abordar esos problemas, pero la investigación de PPIC, y sus encuestas de alta calidad, aseguran que no puedan alegar ignorancia y, por lo tanto, eludir la responsabilidad.

Uno de los esfuerzos más valiosos de PPIC ha sido su cálculos de pobreza condado por condado, utilizando una metodología similar a la medida de pobreza alternativa de la Oficina del Censo que toma en cuenta las variaciones tanto en los ingresos como en los costos de vida.

Según la medición de la Oficina del Censo, California tiene la tasa más alta de pobreza en el mundo real del país y, según los datos de PPIC, más de un tercio de los californianos viven en la pobreza o casi en la pobreza.

Más recientemente, PPIC ha trazado cómo la pandemia de COVID-19 y el cierre económico parcial ordenado para ralentizar las infecciones han tenido un impacto desproporcionadamente fuerte en aquellos que ya están atrapados en los peldaños más bajos de la escala socioeconómica.

En pocas palabras, los californianos pobres tienen más probabilidades de infectarse que los que se encuentran en los escalones superiores y también es más probable que pierdan sus trabajos a medida que los empleadores reducen sus operaciones, trabajos que no se pueden hacer desde casa a través de la computadora.

A medida que continúen la pandemia y las restricciones económicas, sin un final a la vista, las distintas consecuencias seguramente se agudizarán.

Dada la situación actual y probable futura, PPIC este mes presentó una receta por una “recuperación equitativa”, escrito por tres de sus investigadores que han profundizado en la creciente división económica de California.

En pocas palabras, abogan por grandes aumentos en el gasto federal y estatal en servicios de apoyo nuevos y ampliados para los pobres, incluido el cuidado de niños, ayuda directa a los ingresos, capacitación laboral y educación universitaria. 

“A largo plazo, la creación de un crecimiento económico equitativo requerirá inversiones en oportunidades futuras para las comunidades que se han quedado atrás constantemente”, declara el documento de PPIC.

Sin embargo, deja muchas preguntas sin respuesta, en particular cuánto costaría su receta, obviamente muchos miles de millones de dólares, y cómo debería financiarse.

Además, no ofrece evidencia de que la receta funcione y no dice nada sobre el factor más destacado e históricamente probado para sacar a las personas de la pobreza: una economía vibrante que ofrece una abundancia de trabajos bien remunerados.

Desafortunadamente, la pandemia también ha revelado la vulnerabilidad económica de California. Su economía, y su sector público, dependen excesivamente de la industria de alta tecnología centrada en el Área de la Bahía de San Francisco y estamos viendo una erosión de ese sector fundamental.

Como señala, un documental reciente de CNBC, los altos costos operativos de California, incluidos los impuestos, la energía y la vivienda, están impulsando a negocios centrales como Oracle y Hewlett-Packard fuera del estado, a menudo a su archirrival Texas.

Lo que propone el documento de PPIC esencialmente refleja lo que los grupos de defensa de izquierda quieren que haga el gobernador Gavin Newsom y los pasos que ha respaldado en concepto, como los servicios de cuidado infantil universal y la atención médica de pagador único.

Sin embargo, Newsom también ha vertido agua fría sobre las propuestas de nuevos y pesados impuestos para los ricos, que ya proporcionan la mayor parte de los ingresos estatales a través de un impuesto sobre la renta muy progresivo.

Eso coloca a Newsom en una posición incómoda de defender nuevos gastos masivos, pero abiertamente preocupado de que aumentar los impuestos para financiar ese gasto podría acelerar el éxodo de contribuyentes de California a otros estados más hospitalarios, llevándose sus nóminas con ellos.

Nuestra compasión por la difícil situación de los pobres no debe empañar la importancia de reducir las barreras a la creación de empleo que harían que su ascenso hacia una seguridad económica duradera sea realmente factible.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Dan Walters has been a journalist for nearly 60 years, spending all but a few of those years working for California newspapers. He began his professional career in 1960, at age 16, at the Humboldt Times...