In summary

Reconociendo que las vacunas han sido demasiado lentas, los funcionarios estatales aspiran acelerar el ritmo. Pero quedan muchas preguntas sobre la expansión a los próximos grupos de californianos y, mientras tanto, algunos médicos se quejan de que todavía no han sido vacunados.

Read this article in English.    

Poniendo las vacunas contra el coronavirus en los brazos de tantos californianos como sea posible se ha convertido en una carrera contra el tiempo, ya que los casos de COVID-19 continúan aumentando y una variante más infecciosa del virus echa raíces

Quedan muchas preguntas sin respuesta sobre cómo se vacunará la próxima ola, y mucho más grande, de californianos, incluso cuando los médicos y otros proveedores de salud en el grupo de primera prioridad se quejan con los funcionarios estatales de que todavía no pueden acceder a las vacunas.

En una reunión del comité asesor de la comunidad de vacunas el miércoles, la epidemióloga estatal Dra. Erica Pan anunció un ambicioso objetivo de inmunización, reconociendo las críticas generalizadas de que el estado se ha movido demasiado lento para vacunar a su primer grupo prioritario de trabajadores de atención médica de primera línea y residentes de hogares de ancianos.

California ahora apunta a inmunizar a un millón de personas en los próximos 10 días, dijo Pan. Los funcionarios están reclutando dentistas y otros profesionales de la salud para que se conviertan en vacunadores, y el gobernador Gavin Newsom pidió a los legisladores estatales que aprobaran $300 millones para apoyar la campaña de vacunación. 

“Necesitamos movernos más rápido”, dijo Pan, “especialmente en medio de este aumento”. 

Cerca de 530,400 dosis de las vacunas Pfizer o Moderna recientemente autorizadas se habían administrado al final del miércoles, poco más de una cuarta parte de las más de 2 millones de dosis enviado a hospitales de California y departamentos de salud del condado.

El sistema actual “deja fuera a los trabajadores que no están empleados por los principales sistemas de salud, y algunos de estos trabajadores enfrentan un alto riesgo de infección por COVID”.

Dr. ana sanchez, obstetra/ginecóloga del condado de orange

En comentarios escritos presentados antes de la reunión, los médicos del grupo de primera prioridad que no están afiliados con grandes proveedores de salud se quejaron de que no tenían forma de obtener vacunas para ellos y su personal a pesar de que tratan a pacientes con COVID-19. 

Las parteras con licencia y los trabajadores de atención médica domiciliaria tenían quejas similares.

El sistema actual “deja fuera a los trabajadores que no están empleados en los principales sistemas de salud, y algunos de estos trabajadores enfrentan un alto riesgo de infección por COVID”, escribió La Dra. Ana Sánchez, obstetra/ginecóloga del condado de Orange, en su comentario público. Señaló que ella y su personal brindan atención prenatal principalmente a mujeres de bajos ingresos, algunas de las cuales están infectadas.

Un médico de la cárcel del condado de Solano escribió que se sorprendió al descubrir que no estaba incluido en el grupo de primera prioridad a pesar de tratar a pacientes con COVID. 

“Somos los ‘médicos olvidados’”, escribió la Dra. Lysa Nguyen, otra médica del Condado de Orange en una práctica de medicina familiar de cuatro médicos. “Aunque no estamos trabajando en los hospitales, estamos tomando muestras de pacientes y brindando atención ambulatoria a aquellos con COVID-19 con la esperanza de ayudar a que nuestras salas de emergencia locales no se inunden”. 

En la reunión, un grupo de trabajo estatal de expertos reveló nuevas prioridades refinadas para las cuales los grupos deberían vacunarse después de los trabajadores de la salud y los residentes de hogares de ancianos. Estas recomendaciones serán finalizadas pronto por los funcionarios de salud estatales. 

Según estas recomendaciones, la próxima ola de vacunaciones, conocida como Fase 1b, incluye a personas mayores de 74 años, más maestros y trabajadores de cuidado infantil, trabajadores de la industria alimentaria y agrícola y socorristas no médicos. 

El grupo de segunda prioridad de la Fase 1b incluye a personas mayores de 64 años, presos y personas sin hogar, y trabajadores esenciales de transporte, manufactura y construcción en riesgo de exposición.

El último grupo de prioridad, la Fase 1c, incluye a personas mayores de 49 años, personas de 16 a 64 años con enfermedades crónicas o discapacidades y trabajadores esenciales en los sectores de agua, defensa, energía, comunicaciones, financiero y gubernamental, entre otros. 

Los funcionarios estatales de salud pública establecen los grupos prioritarios, pero los condados tienen cierto margen de maniobra para priorizar determinadas ocupaciones o personas de alto riesgo. En un condado agrícola, por ejemplo, los trabajadores agrícolas migrantes podrían tener prioridad sobre otros trabajadores. Los funcionarios de salud pública reconocieron que es difícil saber cuándo cada condado podrá pasar de una fase a la siguiente, pero enfatizaron que los funcionarios de salud locales deberían ser los que decidan. 

El Departamento de Salud Pública de Pasadena les da a los bomberos de Pasadena la vacuna Moderna COVID-19 en la Estación de Bomberos 36 en Pasadena el 28 de diciembre de 2020. Foto de Sarah Reingewirtz, Los Angeles Daily News / SCNG

Quedan muchas preguntas, incluida la forma de notificar a los californianos cuando llegue su turno. Fue relativamente fácil notificar y evaluar la elegibilidad de los trabajadores del hospital de primera línea y los residentes de hogares de ancianos. Pero la logística será mucho más complicada ahora. 

¿Cómo decidirán los condados qué personas mayores de 74 años deben vacunarse primero? ¿Qué documentos deberán proporcionar los trabajadores para demostrar su elegibilidad en un grupo prioritario? ¿Quién es responsable de garantizar que la gente no se salte la línea? ¿Debería una farmacia poder recopilar información sobre la seguridad social o la licencia de conducir como requisito para la vacunación? ¿Qué pasa con las personas, incluidas las personas ciegas o discapacitadas, que necesitan ayuda con el transporte al lugar de vacunación?

Las respuestas recién comienzan a surgir a medida que los funcionarios continúan trabajando en la abrumadora logística de entregar vacunas altamente perecederas a millones de californianos. 

Por ejemplo, para garantizar que la vacuna se distribuya de manera equitativa entre las personas de color y los californianos de bajos ingresos, que se han visto afectados de manera desproporcionada por el COVID-19, algunos condados están dando prioridad a las comunidades que obtienen puntuaciones más bajas en la Índice de lugares saludables de California, que identifica vecindarios desfavorecidos y destaca sus preocupaciones de salud.

Los funcionarios de salud dijeron que los californianos pueden llamar la línea directa estatal de COVID, abierto los siete días de la semana, al 1-833-422-4255 para hablar con un miembro del personal que pueda asesorarle sobre cuándo serán elegibles según su trabajo, edad y otros criterios.

Para garantizar que la vacuna se distribuya de manera equitativa entre las personas de color y los californianos de bajos ingresos, algunos condados están dando prioridad a las comunidades que obtienen calificaciones más bajas en el Índice de lugares saludables de California.

La experiencia en algunos sitios de vacunación del área de Los Ángeles presagia algunos de los desafíos por venir. Los vacunadores no estaban verificando las credenciales de las personas a principios de esta semana, lo que permitió a los trabajadores que no son de atención médica saltarse la línea, Los Angeles Times informó Miércoles. 

“En todo el estado, nuestro objetivo es llevar la vacuna de forma segura a los brazos de las personas lo más rápido posible”, dijo Kim Saruwatari, director del Departamento de Salud Pública del condado de Riverside. “Nos estamos volviendo más rápidos e identificamos los desafíos logísticos y los superamos, y creo que eso solo mejorará a medida que avancemos”. 

Hoy se reportaron más de 36.000 nuevos casos y 583 muertes. Se han informado al menos 34 casos de la nueva variante COVID-19 más infecciosa en el sur de California, incluyendo 32 en el condado de San Diego.

Particularmente en la región de Los Ángeles, la más afectada, algunos hospitales están tan llenos que el Dr. Tomás Aragón, Oficial de Salud Pública de California, ordenó el martes por la noche a los hospitales con camas abiertas que acepten pacientes de cuidados intensivos de hospitales en crisis. Según la orden, los hospitales con menos del 10 por ciento de capacidad de cuidados intensivos también deben cancelar algunos procedimientos electivos, incluidas las colonoscopias, los reemplazos de rodilla y las cirugías de cataratas. Muchos hospitales en todo el estado ya cancelaron esas cirugías. 

Mientras que algunos científicos han propuesto llegar a más personas administrando medias dosis de vacuna o retrasando la segunda dosis requerida en todo el país, Aragón dijo que los funcionarios de California esperan seguir con el régimen actual autorizado por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. Dijo que “no hay suficiente evidencia científica en este momento para adoptar este nuevo enfoque”.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Barbara Feder Ostrov

Barbara Feder Ostrov, Contributing Writer for CalMatters, has reported on medicine and health policy for more than 15 years. She most recently covered California and national health issues for Kaiser Health...