In summary

Al considerar la mejor manera de asignar los recursos, los legisladores estatales y locales deben hacer que la expansión del acceso a internet de banda ancha sea una prioridad.

Read this article in English.        

Por Niu Gao

Niu Gao es investigadora del Instituto de
Asuntos Públicos de California, gao@ppic.org.

Julien Lafortune

Julien Lafortune es investigador del Instituto de
Asuntos Públicos de California
, lafortune@ppic.org.


y Laura Hill, Especial para CalMatters

Laura Hill es directora de políticas y miembro principal del Instituto de
Asuntos Públicos de California
, hill@ppic.org.


Con el aumento de casos de coronavirus en California, los distritos han detenido o retrasado los planes para reabrir las escuelas. La mayoría de los distritos escolares seguirán dependiendo del aprendizaje a distancia durante los próximos meses. 

Antes de la reciente propuesta del gobernador Gavin Newsom de proporcionar $ 2 mil millones en incentivos para que las escuelas de California reabran para recibir instrucción en persona para los estudiantes más jóvenes, el mes pasado el Distrito Unificado de Los Ángeles revirtió el rumbo de la reapertura de sus escuelas, mientras que un número creciente de distritos, incluido San Bernardino , el séptimo más grande del estado – anunció planes para mantener a los estudiantes en educación a distancia durante todo el año escolar 2020-21.

Sin un acceso equitativo a Internet de banda ancha y dispositivos digitales, muchos estudiantes corren el riesgo de quedarse rezagados o de abandonar la escuela, lo que agrava las desigualdades educativas. 

La persistente brecha digital de California

La brecha digital es un desafío de décadas para California, pero la pandemia le ha otorgado una urgencia renovada. El cambio a la educación a distancia la primavera pasada dejó a un número asombroso de estudiantes K-12 mal equipados para participar plenamente. Datos de la Oficina del Censo de EE. UU. muestran que un poco más de uno de cada cuatro estudiantes de California no siempre tuvo acceso a Internet disponible. La proporción fue aún mayor entre los niños de familias de bajos ingresos (43%), afroamericanos (39%) y latinos (33%). El acceso confiable a dispositivos digitales también fue un desafío. Un tercio de todos los hogares no siempre tuvo un dispositivo disponible para el aprendizaje, incluida la mitad de los hogares de bajos ingresos.

Mejora notable en el acceso a dispositivos

Desde el inicio de la pandemia, California ha invertido en una serie de esfuerzos para reducir la brecha digital, incluida la asignación de $5,3 mil millones principalmente de la Ley CARES federal y la creación de asociaciones con el sector privado. Los distritos escolares también han intensificado la compra de dispositivos adicionales para uso de los estudiantes. 

Estos esfuerzos han ayudado a aumentar el acceso a dispositivos en el hogar, y la proporción de estudiantes que siempre tienen un dispositivo disponible con fines educativos ha pasado de 67% en la primavera a 79% en el otoño. Las ganancias fueron especialmente grandes entre los estudiantes de bajos ingresos y los estudiantes afroamericanos. Los afroamericanos vieron un aumento de 58% en la primavera a 83% en el otoño. Los estudiantes latinos también vieron un aumento, aunque todavía tienen menos acceso a dispositivos que otros grupos raciales/étnicos. 

El acceso a Internet sigue siendo un gran desafío

Sin embargo, a pesar del progreso en la expansión del acceso a los dispositivos, el acceso a Internet sigue siendo un problema generalizado. Más del 30% de los estudiantes latinos todavía carecen de Internet residencial confiable, al igual que casi el 40% de los estudiantes de bajos ingresos, esencialmente sin cambios desde la primavera. 

La recesión económica ha agravado este desafío, con un impacto enorme en las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color, donde muchos luchan por satisfacer sus necesidades básicas. Dirigir recursos adicionales a las familias que carecen de acceso a banda ancha, especialmente dado que la mayoría de los estudiantes comparten Internet con miembros de la familia, podría ayudar a eliminar una barrera para la participación en el aprendizaje a distancia a medida que continúan los cierres de escuelas.

Las políticas adecuadas pueden ayudar a cerrar la brecha

Lejos de ser una crisis de igualdad de oportunidades, el coronavirus ha afectado de manera desproporcionada a estudiantes de bajos ingresos y estudiantes de color. La brecha digital de California creó problemas para millones de estudiantes la primavera pasada y continúa impidiendo el aprendizaje hoy. La reducción de las desigualdades requerirá más inversión y una acción rápida por parte de los responsables políticos. 

Los programas existentes, como el programa federal Lifeline y los programas de descuento de los proveedores de servicios de Internet, son de alcance limitado e insuficientes para nivelar el campo de juego para los estudiantes más necesitados. Todos los días, cientos de miles de estudiantes en todo el estado pierden la oportunidad de participar de manera significativa en la escuela. Si permitimos que esto continúe durante varios meses más, corremos el riesgo de ampliar las brechas educativas existentes, a través de la raza, la región y el nivel socioeconómico.

La ayuda federal reciente proporcionará un apoyo crucial, incluida una financiación sustancial para la educación K-12. A pesar de que la situación fiscal actual del estado es mejor de lo previsto, los responsables de la formulación de políticas aún enfrentan limitaciones fiscales notables, por no mencionar la profunda incertidumbre debido a la pandemia. Esto significa enfrentar decisiones difíciles y compensaciones en los próximos meses. 

Al considerar la mejor manera de asignar los recursos, incluidos los dólares federales, los legisladores estatales y locales deben hacer la expansión del acceso a Internet de banda ancha una prioridad. Los riesgos de la brecha digital de California son importantes y pueden tener efectos duraderos. No garantizar que todos los estudiantes puedan participar en el aprendizaje a distancia de manera completa y equitativa puede resultar incluso más costoso para nuestro estado a largo plazo. 


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .