In summary

Es hora de un cierre estricto. Necesitamos un bloqueo de refugio en el lugar de cuatro semanas que permita solo la interacción humana verdaderamente esencial.

Read this article in English.      

Por Steve Glazer

El senador estatal Steve Glazer, demócrata de Orinda, representa al séptimo distrito del Senado de California, Senator.Glazer@senate.ca.gov.

Yaneer Bar-Yam, Especial para CalMatters

Yaneer Bar-Yam es presidente fundador del Instituto de Sistemas Complejos de Nueva Inglaterra, donde es experto en pandemias, Yaneer@necsi.edu. Es fundador de endcoronavirus.org y el Grupo de Acción COVID.

Con la pandemia de COVID-19 fuera de controlhospitales llenándose y tantas muertes que las bolsas para cadáveres escasean, debemos hacer lo que hemos evitado desde marzo.

Es hora de cerrar aquellas regiones del estado donde el virus no se puede controlar por otros medios.

No más cierres de emergencia falsos divididos con pautas confusas y fáciles de ignorar. En cambio, necesitamos un refugio en el lugar honesto de cuatro semanas que permita solo la interacción humana verdaderamente esencial. Solo esto sofocará el virus y nos permitirá reabrir la economía mientras esperamos la distribución generalizada de la vacuna, que aún faltan muchos meses.

Para controlar este virus y hacer que nuestras vidas vuelvan a la normalidad, las personas deben interactuar fuera de sus hogares solo para proteger la vida humana a través de la atención médica y la seguridad pública y para mantener las luces y la calefacción encendidas y el agua fluyendo. Las tiendas de comestibles deben tener horarios y acceso limitados. Los alimentos deben entregarse a las personas mayores y a otras personas con sistemas inmunológicos comprometidos. Solo se debe permitir el ejercicio seguro al aire libre.

Para que funcione, estas medidas deben ir acompañadas de lo siguiente:

– Compensación total para las pequeñas empresas y los empleados afectados por el cierre.

– Alojamiento y servicios esenciales gratuitos para cualquier persona que dé positivo en la prueba y no pueda aislarse de manera segura de otras personas en su hogar, protegiéndolos de la infección.

– Prueba de requisitos, cuarentenas y monitoreo para cualquier persona que ingrese al estado. 

– Galvanización de organizaciones comunitarias para que identifiquen casos y apoyen a las personas que lo necesiten, junto con pruebas rápidas y rastreo de contactos.

– Fuerte aplicación de los requisitos de enmascaramiento y otras restricciones. No es justo mirar para otro lado ante el comportamiento irresponsable mientras la mayoría de los californianos están haciendo su parte para detener la propagación.

Estos son los pasos que han tomado otros países y estados para controlar el virus. Mientras luchamos, en muchos otros países los restaurantes y tiendas están abiertos, las familias se reúnen sin miedo y los equipos deportivos juegan en estadios llenos de espectadores.

Los californianos, y todos los estadounidenses, deberían estar indignados de que hayamos permitido que el virus se propague desenfrenadamente cuando gran parte del daño humano y económico podría haberse evitado. Este ha sido el mayor fracaso de las políticas públicas de nuestro tiempo.

¿Como paso? La desinformación y la lamentable falta de liderazgo de la Casa Blanca no ayudaron. Pero con buenas intenciones, incluso los líderes responsables han considerado erróneamente el control de la pandemia como una opción entre la salud pública y la salud económica. 

Como ha demostrado la experiencia, no existe tal opción. La economía no se recuperará hasta que tengamos el virus bajo control. Los restaurantes, los minoristas y otros más afectados por la pandemia seguirán perdiendo negocios hasta que los clientes crean que es seguro interactuar con extraños en lugares cercanos.

Mientras tanto, las medias tintas que tanto daño han infligido y causado tanta ansiedad y frustración no han contenido el virus. Solo en California se han registrado 26.000 muertes, más de 40 veces la cantidad de personas que mueren en una temporada de gripe típica. 

Más de 71,000 trabajadores de la salud han dado positivo por COVID-19 y 263 han muerto. Imagínese si perdiéramos 263 bomberos durante una temporada de incendios forestales, y muchos de ellos fueron el resultado de las lesiones fatales que sufrieron los socorristas al intentar rescatar a las personas que se negaron a evacuar.

Refugiarse en el lugar durante una pandemia es similar a una evacuación durante un incendio forestal. En lugar de ser excluidos de sus hogares, la gente se queda en sus casas. Pero ambas medidas tienen el mismo propósito: salvar las vidas de las personas directamente afectadas, salvar a otras personas de verse afectadas por el desastre en curso y salvar a los socorristas de lesiones o muerte.

Si algo nos han enseñado los últimos nueve meses es que las medias tintas no funcionan. Solo han prolongado el dolor. Es hora de ser fuerte y decisivo. Es hora de terminar con el control de COVID en California de una vez por todas.

_____

El senador estatal Steve Glazer también ha escrito sobre la importancia del acceso de banda ancha durante la pandemia de COVID-19.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.