In summary

Un nuevo estudio muestra que los trabajadores agrícolas dicen que los mismos empleadores y agencias que redactaron las regulaciones de emergencia con la intención de mantenerlos seguros los dejaron desprotegidos del COVID-19.

Read this article in English.   

Cuando un trabajador agrícola de California le pidió máscaras a su empleador, dijo, se rieron de él. Pidió jabón de manos y, dijo, se rieron de él. 

Los trabajadores agrícolas, a pesar de su condición de trabajadores esenciales durante la pandemia, se sintieron defraudados, vulnerables y desechables, muestra un estudio actualizado compuesto por entrevistas en profundidad de más de 60 trabajadores agrícolas del California Institute for Rural Studies (CIRS) y entidades asociadas.

“… Les pedíamos máscaras y nomás les daba risa”, dijo Eliseo, quien utilizó dos seudónimos diferentes en el estudio. “Y le pedimos jabón para lavarnos las manos … y nomás les daba risa.”

Los encuestados dicen que estaban desprotegidos del COVID-19 por los mismos empleadores y agencias que redactaron las regulaciones de emergencia destinadas a mantenerlos seguros.

“Si bien los trabajadores agrícolas han sido elogiados como esenciales y heroicos en los principales medios de comunicación, muchos trabajadores agrícolas habrían intercambiado este elogio por protecciones reales como el pago por peligrosidad, el pago por enfermedad, mejores protecciones y máscaras fácilmente accesibles en sus lugares de trabajo y comunidades”, indicó el estudio. .

“Pedimos máscaras y se rieron. Pedimos jabón para lavarnos las manos … y simplemente se rieron “.

eliseo, trabajador agrícola de california

Inspecciones vs. quejas 

Si bien el informe CIRS señala que la pandemia motivó a California a remediar las brechas de larga data en Cal/OSHA, los trabajadores agrícolas sienten que la agencia de cumplimiento de la seguridad y salud en el lugar de trabajo es ineficaz e improductiva.

Cal/OSHA, cuando se contactó para obtener comentarios, dijo que sus esfuerzos de cumplimiento en la industria agrícola se centran en la protección de los trabajadores. Los funcionarios continuaron diciendo que agricultura es la única industria donde el número de inspecciones realizadas supera el número de quejas. 

“Cal/OSHA se ha acercado proactivamente a los trabajadores esenciales en esta industria porque reconocemos los obstáculos y temores que pueden impedir que los trabajadores informen sobre los peligros de seguridad a Cal/OSHA”, indicó la respuesta.

El verano pasado, Cal/OSHA realizó un estudio con el Programa de Salud Ocupacional Laboral de UC Berkeley para reunirse con trabajadores agrícolas. La agencia también declaró que emitió “reglas de emergencia innovadoras” que brindan protección a los trabajadores que cubren el transporte y la vivienda proporcionados por el empleador.

‘Somos basura inútil’

El estudio de CIRS encontró que muchos trabajadores no tenían las protecciones exigidas por el estado. Máscaras gratuitas, estaciones funcionales para lavarse las manos, bajas pagadas por enfermedad y distanciamiento social en el trabajo nunca se materializaron.

Un trabajador agrícola de la región desértica que se llamaba “Pedro” en el estudio relató los viajes hacinados a los campos, el autobús lleno y él y sus compañeros de trabajo se apiñaron debajo de una carpa 4 × 8 para almorzar. Nadie llevaba máscaras, y el capataz les gritaba que siguieran trabajando, no le importaba si alguien tenía COVID-19 o no, según Pedro.

Su empleador guardó silencio y no pasó nada hasta que murieron algunos miembros de la tripulación. 

“Ellos nunca pusieron atención”, dijo Pedro.

Un trabajador agrícola sugirió que debería ser obligatorio que las mascarillas estén disponibles, gratis o no, mostrando lo difícil que era para los trabajadores agrícolas en las áreas rurales obtener mascarillas. 

Una trabajadora de campo sonríe al ver pasar la caravana de autos con letreros y bocinazos mostrando su agradecimiento a todos los trabajadores esenciales en los campos el sábado 25 de abril de 2020. Foto de David Rodríguez, The Salinas Californian

Eliseo, un trabajador agrícola del condado de Kern de 40 años, expresó amargura hacia su condición de trabajador esencial. Dijo que la forma en que se trataba a los trabajadores agrícolas no se correspondía con su trabajo.

“… Parece como que no somos esenciales, como que somos como basura que no sirve, se tira y se contrata a más gente”, dijo Eliseo.

Eliseo habló sobre tener que tomar días de enfermedad sin pago, a pesar del mandato de que los trabajadores agrícolas diagnosticados con COVID-19 reciban 14 días de enfermedad con pago. Solo le dieron tres días libres antes de que su jefe le dijera que volviera a trabajar. También habló de perder sus días de vacaciones, que su empleador redujo a la mitad debido al coronavirus. 

‘Ellos nunca quieren ayudarnos’

Muchos informaron que los reguladores a cargo de la aplicación no hicieron nada para mantenerlos a salvo del COVID-19 cuando se les contactó.

Eliseo dijo que sus jefes se rieron de él. Se preguntó si Cal/OSHA se había “vendido” a los intereses de los agricultores y ganaderos, dice el informe.

Le dijo a los entrevistadores de CIRS que él y varios compañeros de trabajo se unieron e hicieron un informe a Cal/OSHA antes de que pudieran enfermarse.

“Dijeron que nos iban a mandar cartas y que iban hablar con el patrón y nunca hicieron nada”, dijo. 

Eliseo sugirió que las agencias reguladoras como Cal/OSHA necesitaban más supervisión por parte del gobernador Gavin Newsom para obligarlas a dar seguimiento a las quejas.

“No sé si los rancheros tienen comprados al Cal/OSHA”, dijo a los entrevistadores. “No sabemos si el gobierno está vendido, pero nunca nos quisieron ayudar con nada”.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .

Kate Cimini is a reporter with the Salinas Californian and CalMatters' California Divide project. She covers economic inequality, agriculture, and housing. Previously, she covered national security, natural...