In summary

El cambio masivo a los servicios en línea puede amenazar la recuperación del empleo en el Área de la Bahía.

Read this article in English.     

Cuando COVID-19 envió a millones de californianos a casa para trabajar de forma remota, comprar en línea y realizar videoconferencias con sus médicos, las empresas se adaptaron reemplazando ciertos servicios con nueva tecnología.

Ahora, esa automatización está remodelando los trabajos más rápido de lo que se pensaba.

“Todo está en línea. Se ha convertido en la naturaleza de nuestras vidas durante la pandemia”, dijo Jane Oates, presidenta de la organización sin fines de lucro WorkingNation y ex subsecretaria del Departamento de Trabajo de los Estados Unidos durante la administración Obama. “Acelerará el uso de la tecnología en todos los trabajos y para funciones en las que antes no se usaba. Algunos trabajos que ya estaban comenzando a desaparecer, la pandemia acelerará su desaparición”.

La pandemia está acelerando la carrera de los Estados Unidos hacia la automatización, una tendencia que ahora desplazará a 8.4 millones de trabajadores estadounidenses adicionales para 2030, según un estudio de la rama de investigación de la firma consultora de gestión con sede en Washington McKinsey & Co. Eso es un aumento del 23% desde un escenario anterior a COVID. El informe modeló los efectos de la pandemia en la automatización, el comercio electrónico acelerado y el trabajo remoto en más de 800 ocupaciones en los EE. UU. y descubrió que los empleos en ventas, soporte de oficina y alimentos y servicio al cliente enfrentarán las mayores pérdidas. 

“[La automatización] no es un problema de 10 años en este momento. Es una cuestión de dos o tres años para muchos trabajos, en particular los trabajos administrativos y de oficina de salario medio”, dijo Jeff Bellisario, director ejecutivo del Instituto Económico del Consejo del Área de la Bahía. Bellisario dijo que temía que las fuerzas combinadas del trabajo remoto, la automatización y un número creciente de trabajadores que carecen de habilidades comercializables pudieran crear una “deslocalización laboral masiva que es casi permanente” en el Área de la Bahía.

“[La automatización] no es un problema de 10 años en este momento. Es un problema de dos o tres años para muchos trabajos, en particular los trabajos administrativos y de oficina de salario medio “.

Jeff Bellisario, director ejecutivo del Instituto Económico del Consejo del Área de la Bahía

Para ser claros, los trabajos en todos los sectores enfrentaban amenazas de una mayor automatización mucho antes de la pandemia. Los asistentes legales, cajeros, empleados, contables, trabajadores de fabricación y conductores de trenes estaban en riesgo. La pandemia está acelerando ese proceso, encontró el informe de McKinsey, pero también está automatizando trabajos como inspectores, empacadores, vendedores, demostradores de productos e incluso meseros.

Los estadounidenses crearon un aumento sin precedentes en el comercio electronico y los pedidos de comestibles en línea durante la pandemia. Y en los almacenes, tiendas de comestibles, plantas de fabricación y centros de llamadas de todo el estado, los empleadores confiaban en las máquinas y los robots para reducir la proximidad física y hacer frente a una mayor demanda, según el informe de McKinsey. Los expertos esperan que las videoconferencias reduzcan permanentemente los viajes de negocios, lo que según Oates tendrá un efecto dominó en las aerolíneas, los taxis y los restaurantes. En el Aeropuerto Internacional de San Francisco, United Airlines ya planea suspender más de 3.000 trabajadores a partir del próximo mes debido a una caída de la demanda.

Estas tendencias podrían marcar el final permanente de 4,3 millones de puestos de trabajo en el servicio de alimentos y al cliente en los EE. UU., así como de cientos de miles de puestos de trabajo de soporte de oficina como secretarias y asistentes, según el informe de McKinsey.

La cantidad de empleos perdidos dependerá en última instancia de nuestros hábitos posteriores a la pandemia, según el profesor de política pública y economía de UC Berkeley, Jesse Rothstein. “Mi corazonada es que no será una aceleración tan grande. Mi corazonada es que podría ser solo una pequeña diferencia, pero podría estar equivocado”, dijo Rothstein.

Aún así, más de ocho de cada 10 líderes empresariales dicen que están acelerando la automatización de sus servicios en respuesta a la pandemia, y 43% anticipan reducir su fuerza laboral debido a la nueva tecnología, según un informe del Foro Económico Mundial que encuestó a 291 ejecutivos en todo el mundo.

Al mismo tiempo, la fiebre pandémica hacia las herramientas en línea está creando nuevos puestos de trabajo.

Si bien las ofertas de empleo entre marzo y septiembre de 2020 disminuyeron en 39% en todo el país, aumentaron 18% en el sector de la logística y el doble en los sectores relacionados con el trabajo remoto, como la computación en la nube y los sistemas de red.

La empresa de software de análisis Burning Glass Technology encontró que la demanda de trabajadores capacitados en videoconferencia aumentó 177% entre 2019 y 2020. Y mientras que las ofertas de trabajo entre marzo y septiembre de 2020 disminuyeron en 39% en todo el país, crecieron 18% en el sector de logística y el doble en sectores relacionados con el trabajo remoto como computación en la nube y sistemas de red.

Gran parte de ese crecimiento se puede atribuir al auge del comercio electrónico, el trabajo remoto y la telesalud, según Vivek Ravisankar, director ejecutivo y cofundador de HackerRank, una plataforma de contratación con sede en Mountain View que relaciona a los desarrolladores de software con empresas como Walmart y LinkedIn. “En todas estas industrias, todo lo que esperábamos que suceda en 10 años se ha acelerado en el lapso de un año”, dijo Ravisankar. “Y eso, por supuesto, ha impulsado una gran demanda de desarrolladores”.

En 2020, HackerRank tuvo el doble las ubicaciones que el año anterior, lo que ayudó a aproximadamente una cuarta parte de las empresas de Fortune 500 a reclutar desarrolladores de software, dijo. 

“La tecnología está presente en todo ahora, lo que hace que sea aún más difícil para las personas que abandonaron el mercado laboral volver a ingresar”, dijo Lisa Countryman-Quiroz, directora ejecutiva del Servicio Vocacional Judío sin fines de lucro del Área de la Bahía, que ayuda a los trabajadores de bajos ingresos del Área de la Bahía y los trabajadores desempleados de todas las religiones encontrar trabajo a través de programas como el análisis de datos y la alfabetización digital. Countryman-Quiroz destacó algunos programas de reentrenamiento federales y de empresas, pero dijo que estandarizar estos esfuerzos será clave para evitar el desplazamiento laboral permanente.

Kim Beas perdió su trabajo como asesora fiscal en una gran firma de contabilidad el otoño pasado. Beas, madre soltera, dice que está buscando un trabajo mejor pagado que pueda hacer desde su casa en el vecindario Bayview de San Francisco. “Los trabajos que son más flexibles son más competitivos”, dijo Beas. “Todos los trabajos que me interesan requieren Python o SQL”: dos lenguajes de codificación. Ahora, está aprendiendo ambos en el Servicio Vocacional Judío.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .

Laurence Du Sault covers inequality and the income gap for The Mercury News as part of CalMatters' California Divide collaboration. She has reported on child welfare and police misconduct at the Investigative...