In summary

California está mejorando su subutilizado programa Vivenda para la Cosecha para proporcionar habitaciones de hotel de cuarentena para los trabajadores agrícolas, con la esperanza de que un reemplazo de salario y una opción de refugio en el hogar impulsen la participación. Pero, ¿es demasiado tarde?

Read this article in English.     

Atendiendo las llamadas de defensores y legisladores, el gobernador Gavin Newsom está inyectando hasta $24 millones en su programa, frecuentemente promocionado pero poco utilizado, para ayudar a los trabajadores agrícolas a aislarse durante la pandemia, ofreciendo nueva asistencia financiera y flexibilidad. Sin embargo, no está claro cuánto se gastará realmente.

Newsom anunció el innovador programa Vivienda para la Cosecha el verano pasado para proporcionar a los trabajadores agrícolas de California que viven en hogares abarrotados con habitaciones de hotel si dieron positivo por COVID-19 o estuvieron expuestos. Pero incluso cuando el coronavirus devastó las comunidades de trabajadores agrícolas en los meses siguientes, una investigación de CalMatters y The Salinas Californian encontró pocos registrados en las habitaciones. El estado ha gastado aproximadamente $155,000 para proporcionar solo 137 habitaciones de hotel para trabajadores agrícolas en 13 condados, la mayoría de los cuales serán reembolsados por el gobierno federal.

“Ha sido tremendamente subutilizado”, dijo Newsom sobre el programa durante una visita a principios de este mes a un sitio de vacunación en Earlimart, una pequeña comunidad agrícola en el condado de Tulare, que ha alojado a unas dos docenas de trabajadores agrícolas en las habitaciones del hotel.

Ahora el estado está modificando el programa asignando hasta $1,000 en asistencia en efectivo, además de permitir que los trabajadores agrícolas se refugien en sus casas para aumentar la participación. La expansión se lanzará en abril para la mayoría de los condados. “Estamos haciendo la campaña de concientización y brindando más apoyo para asegurarnos de que podemos satisfacer lo que esperamos sea una demanda significativamente mayor”, dijo Newsom.

Vivienda para la Cosecha

Solo una parte de un acuerdo de ayuda pandémica de $7.600 millones  que Newsom y los legisladores alcanzaron en febrero, la expansión figura entre varios esfuerzos de California para ayudar a los trabajadores esenciales que han soportado la peor parte de la pandemia mientras se mantienen activos sectores cruciales. El estado también está distribuyendo pagos del estímulo Golden State de $600 a los trabajadores de bajos ingresos. Excluidos de la mayoría de las ayudas federales, los indocumentados pueden recibir pagos dobles por un total de $1,200 si presentan impuestos.

La asignación de $24 millones proviene de la estimación del estado de que hasta 17,600 personas en 20 condados agrícolas se beneficiarán del programa renovado Vivienda para la Cosecha. 

Pero la nueva inyección de efectivo se produce cuando aumenta la distribución de vacunas a los trabajadores agrícolas y bajan las tasas de casos. Y solo está disponible para los trabajadores agrícolas que contraigan el coronavirus o que estén expuestos desde ahora hasta finales de junio. Hasta ahora, solo 12 condados han expresado interés. Todo esto plantea la pregunta de si el estado está sobrestimando nuevamente cuánto bien puede hacer realmente Vivienda para la Cosecha para las comunidades de trabajadores agrícolas de California. 

El Departamento de Alimentos y Agricultura de California, una de las varias agencias que administran el programa, rechazó múltiples solicitudes de entrevista con la subsecretaria Jenny Lester Moffitt, quien ayudó a dirigir el programa. Cuando se le preguntó si la expansión llegaba demasiado tarde para tener un impacto significativo para los trabajadores agrícolas, la oficina del gobernador Gavin Newsom se remitió al Departamento de Servicios Sociales, que se negó a ofrecer una estimación más precisa de la participación ahora que los condados han enviado al estado sus propias predicciones. .

“Dados los esfuerzos de vacunación en curso y las diferentes tasas de positividad de COVID-19 en cada región, estimar el número de participantes en cada condado sería un desafío en este momento”, dijo el portavoz del Departamento Scott Murray. 

Modelado según el programa local

La expansión sigue el modelo del condado de Riverside, que ha financiado cheques de $2,000 para cubrir los salarios perdidos de cientos de trabajadores agrícolas que dieron positivo o estuvieron expuestos, independientemente de si se quedan en el hotel o en casa. Pero los fondos del condado se agotan rápidamente cada vez que se renuevan, y la lista de espera es larga.

“Nuestros trabajadores no van a dejar de trabajar si no tienen el dinero para alimentar a su familia. Esa es la realidad”, dijo Luz Gallegos, directora ejecutiva de TODEC, una organización sin fines de lucro de defensa de los inmigrantes que administra el programa en Riverside.

Gallegos vio la expansión como una señal de que los legisladores estatales están escuchando a los trabajadores agrícolas y sus defensores. Ella esperaba que la ayuda financiera y de vivienda pudiera renovarse en otros momentos de desastre, como incendios forestales, y lo vio como un primer paso hacia California ofreciendo seguro de desempleo a los trabajadores indocumentados.

“Si no trabajan, no comen. ¿Por qué? Porque no tienen ninguna red de seguridad”, dijo Gallegos. “Han estado pagando el desempleo toda su vida y ni siquiera pueden conseguirlo”.

Se abordan los temores de los trabajadores agrícolas 

CalMatters y The Salinas Californian descubrieron muchos trabajadores agrícolas temían que las habitaciones del hotel los abrieran a la pérdida de salario, la deportación, problemas con casos de ciudadanía o residencia y la perspectiva de descuidar a su familia o luchar solos contra una enfermedad mortal. En cambio, muchos confiaron en un mosaico de ayuda financiera y apoyo de cuarentena en el hogar que algunos condados y organizaciones asociadas locales montaron junto a las habitaciones del hotel. Pero esos recursos eran limitados y, en ocasiones, de difícil acceso.

María Reyes, una campesina de Mendota que se enfermó en diciembre pero no quiso ir a una habitación de hotel porque le preocupaba dejar sola a su hija adolescente, dijo a los reporteros que se puso en contacto con Vivienda para la Cosecha. Fue derivada a asistencia financiera y alimentaria local que, según dijo, nunca llegó.

María Reyes, una campesina de Mendota, se enfermó de COVID-19 en diciembre, pero no quiso ir a una habitación de hotel porque no quería dejar sola a su hija adolescente. Foto de Gary Kazanjian

Bajo el programa renovado, los trabajadores agrícolas pueden recibir apoyo de cuarentena o aislamiento, como comidas, controles de bienestar y equipo de protección, independientemente de si deciden refugiarse en casa o registrarse en un hotel. El estado asignará $650 a $750 para que el condado brinde servicios integrales a cada trabajador agrícola, por un total de aproximadamente $11.6 millones, según el Departamento de Finanzas.

Los trabajadores agrícolas que participen también recibirán asistencia financiera: $500 si se refugian en casa o $1,000 si se refugian en un hotel, que el estado predice que costará alrededor de $9.6 millones. Otros $2,8 millones se reservan para operaciones.

“Obviamente, aquí es donde está la gente. Están en casas, no en hoteles ”, dijo Lisa Valencia Sherratt, coordinadora de Vivienda para la Cosecha de Santa Bárbara, elogiando los nuevos fondos. “Siento que el programa ahora está diseñado para satisfacer las necesidades de la comunidad de trabajadores agrícolas.

En diciembre, un grupo de cinco representantes estatales latinos de áreas agrícolas pidieron a Newsom para replicar el modelo de Riverside en todo el estado.

“Los trabajadores agrícolas a menudo viven en viviendas multigeneracionales en comunidades unidas y continúan trabajando porque no pueden renunciar a sus ingresos”, escribieron. “Por lo tanto, para aumentar la participación en todo el estado, pedimos que el programa incluya un componente de reemplazo de salario y sea flexible para ayudar a los trabajadores agrícolas a ponerse en cuarentena más cerca de sus familias”.

La participación es difícil de predecir

Es difícil decir cuántos trabajadores agrícolas se inscribirán, dijeron los administradores del programa en Santa Bárbara, Fresno y Riverside.

Por un lado, a medida que aumenta la distribución de vacunas, se ha reducido la necesidad de apoyo de cuarentena. Por otra parte, los trabajadores agrícolas se han enfrentado a obstáculos para recibir las vacunas a pesar de ser elegible. Siguen siendo vulnerables a los brotes: en un estudio de diciembre de los trabajadores agrícolas del Valle de Salinas, 43% dijeron que no tenían dónde aislarse en casa. Y las nuevas variantes de coronavirus más virulentas o las precauciones de seguridad relajadas aún podrían conducir a otro aumento de virus en California.

El estado asignó fondos para hasta 1,000 trabajadores agrícolas para aprovechar Vivienda para la Cosecha durante los próximos tres meses en el condado de Santa Bárbara, que hasta ahora ha albergado a 24 personas. Eso no es realista, dijo Valencia Sherratt. 

“Si este programa durara más de tres meses, podríamos servir más, por supuesto”, dijo.

En cambio, su equipo calculó el número de casos potenciales en 500 trabajadores agrícolas, después de encuestar a una pequeña muestra de trabajadores agrícolas por teléfono, en un mercado popular y fuera de una lavandería automática en Santa María. La mayoría dijo que ellos u otros trabajadores agrícolas que conocen probablemente usarían el programa renovado Vivienda para la Cosecha, pero pocos habían oído hablar de él. 

Con el inicio de la temporada de cosecha esta primavera, la necesidad de Vivienda para la Cosecha podría aumentar nuevamente en Fresno, dijo Emilia Reyes, directora ejecutiva de la Comisión de Oportunidades Económicas de Fresno, una organización sin fines de lucro que administra el programa localmente y ha reservado un total de 33 habitaciones de hotel. para los trabajadores agrícolas. 

“Seguiremos teniendo exposición”, dijo Reyes, mientras los trabajadores agrícolas regresan a los lugares de trabajo y los trabajadores migrantes viajan desde otros condados. “La asistencia financiera $500 para personas en cuarentena en el hogar, que paga PG&E, la factura del agua, básicamente … solo para sobrevivir”.

¿Demasiado poco y demasiado tarde?

Para Carolina Navarro, Vivienda para la Cosecha es muy poco, muy tarde. La trabajadora agrícola de la zona rural del condado de Fresno no sabía nada sobre las habitaciones del hotel en noviembre cuando ella, su hijo de 6 años y su hija de 12 se enfermaron de coronavirus. Con el lento invierno, Navarro le dijo a Fresno Bee y CalMatters que no ha encontrado un trabajo estable desde entonces. Llega tres meses tarde en el alquiler. 

Carolina Navarro, de 34 años, se encuentra frente a la casa móvil que ha estado alquilando durante los últimos 12 años, en Cantua Creek el 2 de marzo de 2021. Navarro está divorciada, tiene dos hijos y está sin trabajo desde noviembre. Foto de Craig Kohruss, The Fresno Bee

El $500 que Vivienda para la Cosecha ofrece ahora a las personas que se refugian en casa cubriría casi un mes de alquiler. Los $1,000 para quienes se quedan en una habitación de hotel cubrirían casi dos.

Pero los trabajadores agrícolas que ya se enfermaron y perdieron su salario, como Navarro, no tienen suerte. El Departamento de Finanzas confirmó que el reemplazo de salario solo estará disponible para aquellos que den positivo en el futuro.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .

Jackie covers income inequity and economic survival for the The California Divide collaboration. She was awarded a Pulitzer Prize in Explanatory Reporting in 2021 for a Reuters data-driven investigative...