In summary

Mientras los trabajadores agrícolas se preparan para su segunda cosecha de la era pandémica, es hora de que el estado haga todo lo posible para garantizar su seguridad.

Read this article in English.   

Por Casey Creamer

Casey Creamer es el presidente y director ejecutivo de California Citrus Mutual, ccm@cacitrusmutual.

Ian LeMay, Especial para CalMatters

Ian LeMay es el presidente de la California Fresh Fruit Association, una de las asociaciones comerciales agrícolas más antiguas del estado, ilemay@cafreshfruit.com.

Con el lanzamiento de la vacuna en marcha, las nuevas vacunas en línea y los niños regresando a las escuelas, finalmente parece haber una luz al final del túnel pandémico, al menos para algunos.   

El gobernador Gavin Newsom anunció recientemente que California reservaría 10% de su asignación de vacunas específicamente para maestros y empleados escolares. Presidente Joe Biden ordenó a todos los estados que dieran prioridad a los educadores para la vacunación. Estos compromisos representan una declaración de valor que reconoce el papel vital que los maestros y empleados escolares desempeñan en nuestra sociedad y la urgencia con la que debemos actuar para proteger a esta valiosa fuerza laboral. 

Aplaudimos estos movimientos y decimos que ahora es el momento de extender ese mismo reconocimiento a los hombres y mujeres que han protegido la integridad de nuestro suministro de alimentos y se han asegurado de que todos podamos comer en las mesas de la cocina. Es por eso que pedimos al estado de California que reserve al menos 10% de vacunas para los empleados agrícolas. 

Los peligros del virus han tenido un impacto desproporcionado en las comunidades de trabajadores agrícolas. Un estudio reciente realizado por investigadores de la Universidad de California en San Francisco, destacó que la pandemia ha causado un aumento de casi 60% en muertes entre los empleados latinos de alimentos y agricultura. Este es el factor de riesgo más alto para cualquier industria o grupo demográfico del estado, incluidos los trabajadores de la salud. 

A pesar de los desafíos relacionados con la pandemia, los trabajadores agrícolas han estado ahí para todos nosotros. No pueden trabajar desde casa ni cosechar cultivos a través de Zoom. Saben que existen riesgos, han visto el impacto del COVID-19 en sus compañeros y todavía van a trabajar. La escasez de alimentos que la gente temía no se ha materializado debido a la valentía silenciosa de miles de héroes que definen lo que significa ser un trabajador esencial todos los días. Ahora es nuestro turno de luchar por ellos. 

Mientras los trabajadores agrícolas se preparan para su segunda cosecha de la era pandémica, reconociendo todos los riesgos asociados, es hora de que el estado haga todo lo posible para proteger y garantizar su seguridad. Esto significa garantizar un suministro estable y fácilmente accesible de vacunas para esta fuerza laboral esencial.

Ahora es nuestra oportunidad de dar un paso adelante y mostrarles a los empleados agrícolas que también los valoramos. Con las vacunas en la mano y el estado dando prioridad a otras fuerzas laborales esenciales, le debemos a los trabajadores agrícolas brindarles esta protección. Sostenemos que una asignación mínima de 10% es lo mínimo que podemos hacer. 

Únete a nosotros en la lucha por #EquidadParaTrabajadoresAgrícolas. 


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.