In summary

Los legisladores de California deben otorgar inmunidad a los restaurantes y empresas para evitar la responsabilidad civil por reclamos relacionados con COVID.

Read this article in English.  

Por Andrew Gruel, Especial para CalMatters

Andrew Gruel es el CEO y chef ejecutivo de Slapfish, una franquicia de restaurantes de mariscos con sede en Huntington Beach, y juez y presentador en el Food Network, andrew@slapfishrestaurant.com.

Los propietarios y empleados de restaurantes de California celebraron el fin de los cierres estrictos y comenzaron el proceso de reapertura. Si bien California sigue siendo el único estado de la nación que continúa prohibiendo las comidas en interiores, la mayoría de nosotros hemos vuelto a cocinar, servir y, especialmente, limpiar para nuestros valiosos clientes.

Sin embargo, lamentablemente, nuestros problemas no han terminado.

Los dueños de restaurantes están mirando posibles demandas relacionadas con COVID durante años. Una sola demanda podría significar, nuevamente, puertas cerradas y empleados despedidos, esta vez de forma permanente. En pocas palabras, no estamos protegidos. 

Como nos recuerdan constantemente los políticos de Sacramento, California es la quinta economía más grande del mundo. Sin embargo, esos mismos políticos parecen olvidar que la economía está impulsada por millones de pequeñas empresas responsables de decenas de millones de puestos de trabajo. Nuestros líderes en Sacramento han dejado empresas abiertas a litigios relacionados con COVID que prometen pagos masivos para los abogados, pero arriesgando la supervivencia de las empresas y los trabajos que respaldan.

Desafortunadamente, los restaurantes lo tienen peor que la mayoría. Los márgenes de beneficio ya pequeños y cada vez más reducidos, junto con los efectos negativos descomunales de los bloqueos, nos tienen colgando de un hilo. Como chef y propietario de un restaurante, ya he sido testigo de reducciones masivas y permanentes de personal en toda la industria a medida que la comida para llevar y la recogida en la acera se convierten en la nueva norma. Y a medida que los hábitos de los consumidores dejan de comer fuera de casa, casi todos los restaurantes luchan por sobrevivir. 

Ahora agregue demandas a la mezcla. Entre las distintas oleadas de encierros y la lucha por pagar a los empleados, y entre el comedor interior y el exterior y el tamaño de la mesa, los abogados están dando vueltas como tiburones en el agua. Los abogados de los demandantes están buscando patrocinadores que hayan tenido COVID-19. Los restaurantes, especialmente aquellos que son lugares pequeños y de propiedad familiar, son objetivos fáciles.

Las grandes cadenas pueden pagar abogados. Los lugares de mamá y papá no pueden. Imagínese invertir los ahorros de toda su vida en un restaurante familiar y luego verse obligado a pagar grandes acuerdos por adelantado solo porque no puede permitirse ir a los tribunales. No pueden pagar representación legal o testigos expertos para testificar que alguna medida en particular fue perfecta para prevenir la transmisión del coronavirus. Muchos simplemente se rendirán y se declararán en quiebra.

La investigación realizada por el bufete de abogados Littler Mendelson descubrió que se habían presentado casi 2,000 demandas por responsabilidad civil relacionadas con COVID desde el comienzo de la pandemia. Estos números han ido aumentando constantemente a medida que avanzaba la pandemia. Donde un abogado tiene éxito, muchos más lo siguen.

En este punto, si está pensando que los acusados son inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad en los Estados Unidos, su perspicacia legal es impresionante. Desafortunadamente, en California, las empresas ahora deben demostrar que no le dieron COVID-19 a alguein en estos casos, no importa cuán sin mérito pueda ser el caso de un demandante. Proporcionar esta prueba puede ser casi imposible. Incluso los expertos en salud pública reconocen que nada puede realmente mitigar la propagación del virus con la eficacia de 100%.

Así que nos quedamos con dos resultados. O los restaurantes optan por abrir sus puertas, operando de acuerdo con las pautas de salud y seguridad actuales y corren el riesgo de que los demanden y quiebren. O nos autoimponemos bloqueos y esperamos tener suficiente red de seguridad para sobrevivir a la pandemia.

Gracias a Dios que ahora tenemos la oportunidad de abrirnos más completamente. Pero los problemas legales que se nos presentan son un insulto para todos los chefs, dueños de restaurantes, meseros, meseras y otro personal que trabajan con ahínco y que sirven a los clientes con heroísmo y se ganan la vida.

Los legisladores estatales tienen la autoridad legal para otorgar inmunidad a restaurantes y negocios. Deben actuar en base a esa autoridad y anticiparse a la responsabilidad civil por reclamos relacionados con COVID. Las comunidades de todo el país se han unido para comprar y comer productos locales. Necesitamos que los legisladores se unan para hacer el trabajo para las pequeñas empresas.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.