In summary

La participación de las mujeres en la fuerza laboral no ha sido tan baja desde 1988.

Read this article in English.   

Los terrenos de la escuela se están llenando nuevamente en el recreo a medida que más estudiantes abandonan el aprendizaje virtual y regresan a las aulas tradicionales. Pero para las muchas madres que tuvieron que reducir el trabajo durante la pandemia cuando sus hijos se quedaron en casa, volver a la escuela no ha significado volver a la normalidad.

Desde negocios marginados y pérdida de ingresos hasta turnos de noche y atención médica demorada, las mamás han pagado un precio más alto durante la pandemia.

Brandy Brager es uno de ellos. La directora ejecutiva de una empresa de construcción de cinco personas, solía ser el tipo de persona que planeaba todo un año por delante. Ahora es día a día. “La forma en que pienso sobre mi carrera cambió”, dijo Brager, cuyos hijos de 10 y 12 años regresaron a la escuela en San José a fines de marzo casi a tiempo completo. “Tuve que recortar mi salario. Mi negocio tuvo que quedar un poco en segundo plano”.

Brandy Brager, propietaria de una pequeña empresa en San José, lava la ropa en su casa el jueves 1 de abril de 2021. Foto de Dai Sugano, Bay Area News Group

Entre las madres trabajadoras que vivían con una pareja, 45.3% brindaban toda la atención a los niños en el hogar, en comparación con 33% antes de la pandemia, según un estudio de USC que analizó las respuestas de la encuesta el otoño pasado de 3,100 parejas en los EE. UU. Solo 8,7% de los padres eran los principales cuidadores antes y durante la pandemia, encontró el estudio.

“Lo que vimos durante esta crisis fue que las mujeres asumían más en casa a pesar de que todavía estaban trabajando”, dijo la coautora del estudio, Gema Zamarro, profesora de la Universidad de Arkansas y economista principal del Centro Dornsife de Investigación Económica y Social de la USC.

Miles de padres todavía esperan que las escuelas de California vuelvan a abrir de manera segura. A pesar del plan del gobernador Gavin Newsom de proporcionar $6.6 mil millones en fondos para ayudar a las escuelas con la tarea, la mayoría planea reabrir solo en parte durante los meses hasta el verano. Para muchas madres, tener algunos días de clases en la escuela sin atención antes o después de la clase no es suficiente para recuperar la normalidad.

Rachel Christenson, una madre trabajadora de dos hijos que dirige una pequeña empresa de capacitación en ventas en San Mateo, pasó muchas noches tratando de trabajar desde su teléfono mientras los niños dormían a su lado.

“Simplemente me quedó por defecto”, recordó Christenson, y agregó que su esposo, “sin ofenderlo”, hizo todo lo posible para ayudar y cocinar para la familia, pero que su “enfoque de hoja de cálculo enorme” estaba destinado al fracaso. “La realidad es que no era posible tener ningún tipo de plan. Era solo una gestión de crisis hasta que uno se estrellaba en la cama”, dijo Christenson, quien recortó su salario después de que su empresa no obtuviera ganancias el año pasado.

El hijo y la hija de Christenson han regresado de forma intermitente a la escuela primaria Nueva School, una escuela privada en Hillsborough, desde noviembre. Pero sin la mayoría de las actividades o el cuidado infantil antes o después de la escuela, tiene una ventana de 6 horas para trabajar sin interrupciones, cuatro días a la semana. “Lo que es más de lo que he tenido en un año, pero si tengo una reunión, debo decir que no puedo hacerlo porque necesito recoger a mis hijos”, dijo Christenson. “Los niños han vuelto a la escuela, pero definitivamente todavía hay una sanción para los padres”.

“Lo que vimos durante esta crisis fue que las mujeres asumían más en casa a pesar de que todavía estaban trabajando”.

Gema Zamarro, AUTOR DEL ESTUDIO Y economista senior del Centro Dornsife de Investigación Económica y Social de la USC

La pandemia está ampliando la brecha salarial de género ya existente en California. Los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de decir que trabajar desde casa tuvo un impacto positivo en su carrera, según una encuesta a más de 1.000 padres estadounidenses realizada el verano pasado por la empresa de software de gestión Qualtrics. Entre los padres que trabajan, uno de cada tres había obtenido un ascenso en comparación con menos de una de cada 10 madres trabajadoras.

“Estábamos en esta situación debilitante antes de COVID. Y ahora es peor”, dijo Betsy Butler, directora ejecutiva del California Women’s Law Center. “Podría tener un impacto masivo en la recuperación del país”.

Las mujeres en puestos gerenciales de alto nivel, las madres de niños pequeños, las madres trabajadoras y las madres de color, especialmente las madres negras, tienen muchas más probabilidades que sus homólogos masculinos de haberse sentido quemadas y presionadas para trabajar más desde que comenzó la pandemia que sus homólogos masculinos, según una investigación de la firma consultora de gestión McKinsey & Co.

“Las mujeres comienzan a preguntarse si quieren avanzar en su carrera si esto es lo que se necesita”, dijo Emerald Archer, directora del Centro para el Adelanto de la Mujer de la Universidad Mount Saint Mary en Los Ángeles.

Si bien muchas, como Brager y Christenson, tenían suficiente flexibilidad y recursos para seguir empleadas a pesar de la escuela virtual, las madres de bajos ingresos enfrentaron desafíos aún mayores durante el cierre. Muchas se vieron obligadas a dejar sus trabajos por completo.

Brandy Brager, propietaria de una pequeña empresa en San José, trabaja en la oficina de su casa el jueves 1 de abril de 2021. Foto de Dai Sugano, Bay Area News Group

Por primera vez en la historia de las recesiones en los Estados Unidos, las mujeres perdieron el trabajo y abandonaron la fuerza laboral en tasas más altas que los hombres. Más de 2,3 millones de mujeres dejaron de buscar trabajo en el último año, según National Women’s Law Center, y la participación de las mujeres en la fuerza laboral no ha sido tan baja desde 1988.

La semana pasada, California promulgó una licencia por enfermedad con goce de sueldo suplementaria de hasta dos semanas, que será retroactiva. Pero para muchas mamás, recuperar los ingresos perdidos y volver a encarrilar sus carreras son la prioridad, e incluso las reaperturas parciales de la escuela ayudan.

Jenna Bilinski, una enfermera registrada con un niño de cuatro años en su casa en San Francisco, tuvo que contratar a una niñera a tiempo completo, una operación costosa. “Si la escuela está abierta, ella asistirá”, dijo Bilinski sobre su jardín de infantes local en la escuela primaria Flynn.

Pero la escuela no es el refugio seguro de todas las madres. Las familias de color están optando por la escuela virtual en lugar de en persona a tasas más altas que los padres blancos, dijo Zamarro de USC, cuyo estudio encontró que las mujeres negras y latinas han sufrido las mayores caídas en la participación en la fuerza laboral. Para algunos, las preocupaciones sobre el virus, que ha afectado de manera desproporcionada a las familias negras y latinas, son suficientes para mantener a los niños en casa. Para otros, la desconfianza hacia la escuela de sus hijos es lo que está impulsando la decisión, dijo Zamarro.

Mientras tanto, las mujeres negras y latinas también tienen más probabilidades de ser propietarias de centros de cuidado infantil, miles de los cuales han cerrado sus negocios como resultado de la pandemia. Más de 8.500 centros de cuidado infantil han cerrado durante la pandemia, que representa a decenas de miles de niños, presionando aún más a los padres que tienen que trabajar.

“Ya sea que las escuelas estén abiertas o no, necesitamos políticas equitativas para ayudar a las familias más allá de esta crisis”, dijo la abogada senior de Legal Aid At Work, Sharon Terman, quien estaba cuidando a un niño enfermo mientras trabajaba desde casa. “Nuestras políticas en el lugar de trabajo simplemente no satisfacen las necesidades de la mayoría de las familias y, en particular, de las familias y personas de color. La pandemia agregó más a los hombros de las mujeres “.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Laurence Du Sault covers inequality and the income gap for The Mercury News as part of CalMatters' California Divide collaboration. She has reported on child welfare and police misconduct at the Investigative...