In summary

Un análisis de CalMatters muestra que el estado tiene un sistema roto para cobrar multas impagas por informes de campaña tardíos.

Read this article in English.   

La oficina del secretario de estado de California no ha recaudado $2 millones en multas adeudadas por políticos, cabilderos y donantes de campañas que, según la oficina, presentaron informes de divulgación tarde, según muestra un análisis de CalMatters. Se ha permitido que algunas de las multas más grandes languidezcan durante muchos años sin consecuencias para quienes se supone que deben pagar. 

Las deudas son contraídas por una serie de actores políticos, según una lista publicada en el sitio web del secretario de estado que detalla las multas pendientes al 1 de abril. Muestra las multas adeudadas por 26 legisladores estatales y 21 jueces de tribunales superiores, así como ex legisladores, candidatos perdedores, campañas de medidas electorales, clubes demócratas y republicanos y corporativos y comités de acción política respaldados por los trabajadores.

Algunas de las multas son muy pequeñas. Aproximadamente 300 de ellos tienen menos de $100, lo que refleja el papeleo presentado unos días tarde, una violación de rutina de la ley de financiamiento de campañas que es el equivalente político de una multa de estacionamiento. 

Pero 45 de las multas son más de $10,000, y algunas son por violaciones hace más de una década, lo que genera dudas sobre si California está haciendo cumplir efectivamente su ley de financiación de campañas que está destinado a promover la transparencia y prevenir la corrupción.

“La aplicación de la ley en California es horriblemente laxa en todos los niveles, ya sea por cumplimiento normativo o cumplimiento penal”, dijo Jon Coupal, presidente de la Asociación de Contribuyentes Howard Jarvis. “Las reglas deben ser claras, deben ser justas, deben ser aplicables y deben hacerse cumplir”.

La oficina del secretario de estado envía tres cartas a las personas que deben las multas, pero no toma medidas más allá de eso para cobrar el dinero, dijo el portavoz Joe Kocurek. En el pasado, dijo, los miembros del personal llamaban a las personas que estaban atrasadas en el pago de sus multas, pero eso consumía demasiado tiempo. 

“Es una gran cantidad de dinero, por lo que la pregunta es: ¿Qué podemos hacer legítimamente?”

shirley weber, secretaria de estado de california

El problema ha persistido mucho antes de que Shirley Weber, la actual secretaria de estado, asumiera el cargo en enero. Aún así, dijo que analizará el problema para ver si se deben realizar cambios. Aunque $2 millones es una pequeña porción del presupuesto anual de más de $200 mil millones de California, es aproximadamente lo mismo que el estado gasta para educar a unos 190 estudiantes durante un año.

“Es una gran cantidad de dinero, por lo que la pregunta es: ¿Qué podemos hacer legítimamente?” Weber dijo en una entrevista esta semana. “Han hecho cosas en el pasado, (pero) ¿de qué sirve un sistema de multas si no se puede hacer cumplir?” 

Sam Mahood, portavoz del senador estadounidense Alex Padilla, quien fue secretario de estado seis años antes de Weber, dijo que la oficina “tiene recursos y mecanismos de ejecución limitados para cobrar multas tardías”. Aun así, recaudó más de $3.6 millones en multas durante el mandato de Padilla, dijo. 

La aplicación laxa está muy lejos de la experiencia que enfrentan los californianos comunes si, por ejemplo, se olvidan de pagar una multa de tráfico. Esas multas aumentan cuando la gente no paga. Con el tiempo, las personas pueden ser acusadas de un delito menor por no pagar o que se les confisquen los reembolsos de impuestos mediante un proceso de cobro de deudas. 

“Una vez que se obtiene una multa en el sistema de justicia penal, se agrava y aumenta y fácilmente se apodera de su vida si tiene bajos ingresos”, dijo Natasha Minsker, una cabildera que ha presionado por una mayor indulgencia en las multas de tráfico.

“El hecho de que estas multas (a políticos y jueces) no se paguen sin ninguna consecuencia, es definitivamente una ilustración de privilegio”.

Un laberinto burocrático

Los legisladores redactan leyes y los jueces hacen cumplir las leyes, por lo que tienen un deber especialmente alto de obedecerlas. CalMatters analizó la lista publicada en el sitio web del secretario de estado y se puso en contacto con legisladores y jueces que, según la lista, debían más de $1,000 al 1 de abril. CalMatters también contactó campañas que deben más de $30,000 y políticos que deben relativamente pequeñas cantidades pero ocupan puestos destacados.

El proceso reveló un sistema bizantino de responsabilidad. Hasta que CalMatters los contactó, muchos funcionarios de la lista dijeron que nunca habían sido notificados sobre una multa pendiente. Otros dijeron que estaban al tanto, pero que estaban negociando para que se reduzca o se elimine. Algunos estaban confundidos de que la secretaria de estado presentaba violaciones al financiamiento de campañas porque ya habían resuelto un problema con la Comisión de Prácticas Políticas Justas (FPPC por sus siglas en inglés). Si bien la FPPC es responsable de hacer cumplir disposiciones más amplias de la ley de financiamiento de campañas, ambas agencias pueden imponer multas por informes de divulgación tardía. La Comisión de Desempeño Judicial también puede disciplinar a los jueces por violar la ley de financiamiento de campañas.

“El hecho de que estas multas (a políticos y jueces) no se paguen sin ninguna consecuencia, es definitivamente una ilustración de privilegio”.

NATASHA MINSKER, cabildera

La multa pendiente más grande para un funcionario público es de casi $38,000 adeudada por la jueza del Tribunal Superior del Condado de Alameda, Jennifer Madden, derivada de su campaña de 2016. No respondió a varios mensajes en busca de comentarios. En 2019, ella pagó una multa de $4,000 a la FPPC por no presentar las divulgaciones de campaña requeridas en 2016. 

CalMatters encontró varios casos en los que los funcionarios dijeron que están trabajando para resolver las multas, ya sea pagándolas o pidiendo su exención:

  • La asambleísta Eloise Reyes, demócrata de San Bernardino, debe casi $15,000 de su campaña de 2016. Dijo en un comunicado que sus abogados están trabajando para resolver el problema “y una vez que eso ocurra, las multas pendientes se pagarán lo antes posible”.
  • La senadora estatal Shannon Grove, republicana de Bakersfield, debe un total de $3,940 de las campañas de 2012, 2014 y 2018. Las multas “deberían haberse pagado en su totalidad cuando nos notificaron por primera vez”, dijo Grove en un correo electrónico. “Lamento que el pago no se haya realizado a tiempo, como me prometieron. Mi tesorero me ha asegurado que las multas se pagarán en su totalidad a (mediados de abril) ”.
  • La jueza de la Corte Superior del condado de Stanislaus, Annette Rees, debe $2,410 de su campaña de 2020. Dijo que el secretario de estado le notificó de la multa el mes pasado, un año después de que resolvió el mismo problema con la FPPC, lo que resultó en una carta de advertencia. “Presenté una apelación de las multas (del secretaria de estado)”, escribió Rees en un correo electrónico. “Actualmente estoy esperando una decisión sobre mi apelación”.
  • El senador Steven Bradford debe $1,490 y el asambleísta Chris Holden debe $1,160, ambos de sus campañas de 2020. Los demócratas de Los Ángeles han solicitado la exención de los honorarios, según su abogado Stephen Kaufman. “Una vez que reciban una determinación de la secretaria de estado, los comités pagarán las tarifas restantes que no se hayan eximido o reducido”, dijo Kaufman por correo electrónico.
  • La jueza del Tribunal Superior del condado de Marin, Sheila Shah Lichtblau, debe $1,090 de su campaña de 2016. Su tesorero, David Lichtblau, dijo que presentó las divulgaciones requeridas a tiempo en la oficina de elecciones del condado, pero que el secretario de estado no aceptó los formularios a través del sistema de archivo electrónico del condado. Dijo que los volvió a enviar directamente al estado, y que él y el registrador del condado solicitaron que el estado renunciara a las sanciones. El secretario de estado “admitió recientemente que la exención nunca fue procesada”, escribió David Lichtblau en un correo electrónico, agregando que ha vuelto a presentar la solicitud y espera que la multa sea eximida en las próximas dos semanas. 
  • El presidente de la asamblea, Anthony Rendon, debe $90, de sus campañas de 2016 y 2020. Él cree que las multas deben ser eximidas, dijo su portavoz de campaña Bill Wong: “A veces hay un error en la facturación. Mientras esté en disputa, no lo vamos a pagar”.

En otros casos, los funcionarios dijeron que no sabían que la lista del secretario de estado muestra que deben multas pendientes hasta que CalMatters planteó preguntas:

  • El asambleísta Carlos Villapudua, un demócrata de Stockton, debe más de $10,000 de su carrera de 2018. Un portavoz de campaña dijo que Villapudua no fue notificado de la multa. El año pasado, Villapudua pagó una multa de $483 a la FPPC por presentar tarde las divulgaciones de la campaña de 2018. Él “nunca recibió nada del secretario de estado que dijera: ‘Debes $10,000’”, dijo Lee Neves. 
  • La jueza del Tribunal Superior del condado de Santa Clara, JoAnne McCracken, debe $4,097 de una campaña de 2010. Ella dijo que debe ser un error porque nunca recibió una notificación de una multa. “Que yo sepa, no tengo una multa pendiente ni dejé de cumplir con los requisitos de presentación de informes durante mi campaña de 2010 para juez. De hecho, su correo electrónico es la primera vez que escucho sobre esto”, escribió McCracken a CalMatters. 
  • El juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Efraín Matthew Aceves, debe $1,450 de su campaña de 2016. También dijo que no tenía conocimiento de la multa hasta que CalMatters se puso en contacto con él. “Quiero seguir la ley al pie de la letra de la ley”, dijo Aceves en una entrevista telefónica. “Lo que me extraña es que no hubo ninguna notificación, y ahora han pasado cinco años”.
  • El senador Richard Roth, un demócrata de Riverside, debía $1,120 de su campaña de 2016. No estaba al tanto de la multa hasta que CalMatters lo interrogó, dijo el abogado James C. Harrison, pero pagó de inmediato después de enterarse de la misma. Días después, la campaña de Roth escuchó de la oficina del secretario de estado “que la multa fue calculada por error y que devolverían el cheque del senador Roth”, dijo Harrison en un correo electrónico.
  • El candidato a gobernador republicano John Cox, quien dice que desafiará al gobernador Gavin Newsom si hay una elección revocatoria, debe $650. “Los residentes de California enfrentan un laberinto de regulaciones onerosas que cubren casi todos los aspectos de sus vidas”, dijo en un comunicado. “Este es un ejemplo perfecto.”
  • El superintendente de escuelas estatales Tony Thurmond debe $550 de una campaña de 2014 para la Asamblea. Su portavoz, David Beltrán, lo calificó como un error administrativo y dijo que “se pagará de inmediato”. 

Weber no abordó ninguna multa específica, pero dijo que su oficina podría tener dificultades para cobrar algunas deudas si los comités de campaña se disuelven después de una elección.

“Algunas de estas personas en esta lista no existen desde hace mucho tiempo. Y como resultado … ¿a quién contactas? ” ella dijo. 

Aplicación confusa

La FPPC tiene su propio registro de multas pendientes, que asciende a $414,112 para los casos de 2014 a 2020, según el portavoz Jay Wierenga. Incluye multas por diversas violaciones de la ley de ética política de California, no solo por presentar informes de divulgación tarde. Pero su procedimiento puede tener más repercusiones que el del secretario de estado: remite las deudas pendientes a la Junta de Impuestos de Franquicias, que puede embargar reembolsos de impuestos y ganancias de la lotería estatal.

Bob Stern, quien ayudó a redactar la ley de financiamiento de campañas de California en la década de 1970, dijo que fue diseñada intencionalmente con múltiples canales de aplicación, aunque eso conlleva algunas ineficiencias. 

“Nos preocupaba que si lo ponía todo en una sola agencia, podría haber un problema”, dijo Stern. “Fue una decisión consciente que tomamos para que diferentes agencias hicieran cumplir la ley porque queríamos asegurarnos de que hubiera alguien ahí fuera que hiciera cumplir la ley”.

Pero esa responsabilidad dividida y una aparente falta de coordinación también ha generado cierta confusión. 

Un comité de campaña de 2014 que esperaba revocar una ley que permitía a los estudiantes transgénero usar el baño de su elección (pero nunca calificó para la boleta electoral) debe más de $42,000 en multas, según el secretario de estado. El tesorero John Fugatt dijo que el comité había pagó su multa a la FPPC: “Tengo entendido que los honorarios del secretario de estado se eximen una vez que se llega a un acuerdo con la FPPC. No estoy seguro de por qué todavía se muestran como vencidos “.

De manera similar, la lista del secretario de estado muestra que el candidato fracasado a la Asamblea, Robert Bernosky, un republicano de Hollister, debe más de $34,000 de una campaña en 2012. Pero su abogado Harmeet Dhillon dijo que Bernosky pagó una multa de $2,500 a la FPPC y nunca se le notificó que su nombre figuraba en una lista de multas pendientes: “Si el secretario de Estado difama a la gente con tonterías como esta, eso solo subraya la incompetencia de la oficina”.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: [email protected]

Laurel Rosenhall

Laurel covers California politics for CalMatters, with a focus on power and personalities in the state Capitol. She's been included in the Washington Post’s list of outstanding state politics reporters...