In summary

Un impuesto sobre la riqueza extrema es una prioridad porque las necesidades descuidadas de California tienen consecuencias extremas para las familias trabajadoras.

Read this article in English.        

Por Jeff Freitas, Especial para CalMatters

Jeff Freitas es presidente de California Federation of Teachers, JeffFreitas@cft.org.

Asequibilidad de la vivienda, desigualdad racial, volver a encaminar a California después de la pandemia de COVID-19: estas son las prioridades de los votantes de California, según la encuesta más reciente del respetado y no partidista Instituto de Políticas Pública de California.  

Sin embargo, una oportunidad crucial para actuar, o incluso debatir, sobre estas prioridades pasará por alto si el impuesto sobre la riqueza extrema de California (ACA 8 y Proyecto de Ley 310 de la Asamblea) no obtiene una audiencia en el Comité de Ingresos e Impuestos de la Asamblea.

Un impuesto sobre la riqueza extrema es una prioridad porque las necesidades descuidadas de California tienen consecuencias extremas para las familias trabajadoras, los niños vulnerables y el futuro de California. Los trabajadores latinos y negros, representados de manera desproporcionada en el trabajo de primera línea y de bajos salarios durante la pandemia, enfrentaron riesgos extremos en el trabajo y perdieron la vida en números desgarradores. 

Las familias y los niños de California todavía enfrentan una inseguridad financiera extrema: uno de cada siete adultos pasó hambre en la última semana; una suspensión temporal del alquiler durante la pandemia es una deuda creciente que tendrá que pagarse, $3.600 millones según algunas estimaciones.

Mientras que los trabajadores californianos vieron aumentar sus deudas y preocupaciones, los multimillonarios de California vieron cómo sus fortunas se expandían en más de $599 mil millones desde el comienzo de la pandemia de COVID-19.

Después de que COVID-19 tuvo un efecto devastador y desigual en los californianos, los educadores y los profesionales clasificados saben que tenemos que reconstruir mejor. Por eso tiene sentido establecer un impuesto sobre la riqueza extrema.

Un impuesto de un centavo por dólar sobre la riqueza de más de $50 millones y de 1,5 centavos por dólar sobre la riqueza de más de $1 mil millones permitiría a California abordar los mayores desafíos en nuestro estado y emerger más saludable, más equitativo y colocar a nuestros hijos en una posición mucho más fuerte para tener éxito. Este impuesto no solo recaudará más de $22 mil millones al año, sino que, según los estudios científicos sobre la migración de personas muy ricas, lo haría sin que los extremadamente ricos abandonen el estado en masa.

Enseñando en nuestras aulas y en línea, sirviendo almuerzos escolares a los estudiantes y manteniéndolos seguros en los terrenos de la escuela, los educadores y profesionales clasificados de California ven de cerca el costo de la desigualdad extrema. 

Los niños que duermen en automóviles no pueden venir a la escuela preparados para aprender. Las escuelas financiadas en el puesto 39 en la nación envían incluso a los estudiantes más jóvenes el mensaje de que no merecen una educación de clase mundial. Los estudiantes rebajan sus sueños cuando saben que no pueden permitirse el lujo de ir a la universidad sin romper el banco de la familia o asumir deudas que nunca podrán pagar.

Los miembros de la Asamblea del comité de Ingresos e Impuestos tienen algunas semanas para programar el debate sobre una medida que permitiría a los votantes decidir gravar la riqueza extrema. Elegir no hacerlo bloqueará efectivamente el proyecto de ley y nos vinculará a un status quo prepandémico de extrema desigualdad.  

California tiene ahora 172 multimillonarios, 18 más desde el inicio de la pandemia, y su riqueza extrema continúa acumulándose mes tras mes. Ahora nuestros líderes electos en Sacramento tienen una opción: sentarse mientras los extremadamente ricos continúan cosechando ganancias de la pandemia o invertir en californianos trabajadores. 

¿Seguirá adelante la Legislatura estatal después del COVID-19 pidiendo menos de 2 centavos a los multimillonarios? ¿O nuestro gobierno estatal hará lo correcto con nuestras familias que continúan luchando mientras los extremadamente ricos se hacen más ricos? Debatamos un impuesto sobre el patrimonio abiertamente, aprobemos AB 310 y ACA 8, y dejemos que los votantes decidan qué tipo de California podemos ser.

_____

Jeff Freitas también ha escrito sobre las exenciones escolares de California que ponen en riesgo la seguridad de los estudiantes, maestros y familias.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .