In summary

La junta aérea considerará reducir los gases de efecto invernadero de las empresas de transporte. La gran pregunta es: ¿Quién pagará los vehículos más limpios?

Read this article in English.

El noventa por ciento de las millas registradas por los conductores de Uber y Lyft en California deberán estar en vehículos eléctricos para el 2030 bajo un mandato estatal para ser consideradas el jueves.

El reglamento propuesto por la Junta de Recursos del Aire de California tiene como objetivo frenar los impactos climáticos de las emisiones de los viajes de transporte. Es un objetivo ambicioso: en 2018, los vehículos eléctricos representaron menos del 1% de las millas recorridas por los conductores de Uber y Lyft en California.

La gran pregunta para las flotas gig-economy es: ¿Quién pagará por coches más limpios?

Los representantes de Uber y Lyft le dijeron a la junta aérea que apoyan el mandato del 90%, pero están presionando para obtener fondos estatales y flexibilidad si encuentran retrasos en el cumplimiento de los objetivos.

“Estamos decepcionados de que los esfuerzos de los últimos años hayan culminado en palos metafóricos sin zanahorias”.

Declaración de Lyft

“Apoyamos esta regulación y apoyamos las ambiciones que establece”, dijo Adam Gromis, líder global en política de sustentabilidad en Uber. “Creemos que hay trabajo por hacer en términos de emparejar y unir el lado de la regulación con políticas de apoyo que puedan garantizar una transición justa para los conductores”.

Lyft escribió en una carta a la junta : “Mientras nos complace ver objetivos ambientales agresivos, estamos decepcionados de que los esfuerzos de los últimos años hayan culminado en palos metafóricos sin zanahorias”.

Grupos ambientalistas, defensores laborales y conductores están pidiendo a los reguladores de California que se aseguren de que las empresas, no los conductores, cubran los costos de electrificar sus flotas.

Los costos anuales para las empresas de transporte y los conductores, incluidos los cargadores de electricidad y para el hogar, podrían alcanzar aproximadamente 400 millones de dólares en 2030, según un informe del personal de la junta aérea. Pero el personal predice que los ahorros, incluidos los de gasolina y mantenimiento, los superarán con creces, lo que generará beneficios netos de 215 millones de dólares en 2030.

Aún así, un análisis de los códigos postales de la junta aérea estima que alrededor del 56% de los conductores que solicitan transporte podrían ser de comunidades de bajos ingresos o desfavorecidas que quizás no puedan pagar el cambio a un vehículo eléctrico.

“Las empresas deben pagar todos los gastos de todos los vehículos, todo el tiempo. Pero eso no está sucediendo”, dijo Nicole Moore, quien conduce un híbrido enchufable a tiempo parcial para Lyft en el área de Los Ángeles y está en el comité organizador de Rideshare Drivers United. “El costo de la flota está en los conductores, el costo del combustible está en los conductores, todo está en los conductores”.

Moore pidió que los incentivos estatales vayan directamente a los conductores. “Esto será básicamente una insignia verde de honor para Lyft y Uber, cuando son los conductores los que están pagando por esta conversión”, dijo Moore. “Y no está bien”.

Si la regulación es aprobada por la junta, en dos años, el 2% de las millas recorridas por los conductores de Uber y Lyft en toda la flota deben ser en vehículos eléctricos, aumentando hasta un 30% en 2026 y un 90% en 2030. El mandato del 90% requeriría electrificar menos de la mitad de los vehículos de los conductores de alto kilometraje.

Reduciría las emisiones de gases de efecto invernadero en 1,81 millones de toneladas métricas de 2023 a 2030, más casi 400 toneladas de gases y partículas que forman smog. Eso equivale a retirar casi 400.000 automóviles de las carreteras de California.

La flota está creciendo rápidamente, por lo que el impacto ambiental está aumentando. Los conductores de viajes compartidos registraron aproximadamente el 1.2% del total de millas recorridas por vehículos ligeros en las carreteras de California en 2018, frente al 0.05% en 2014. Uber y Lyft dominan el sector de transporte, que produce alrededor del 1% de los gases de efecto invernadero de los automóviles y camiones ligeros en California. En general, el transporte es el mayor contaminador de gases de efecto invernadero en California.

Las flotas tienen impactos climáticos descomunales, bombeando aproximadamente un 50% más de dióxido de carbono en 2018 que el vehículo personal promedio por cada milla recorrida con un pasajero, según un análisis de la junta aérea.

Esto se debe a que las flotas de transporte viajan mucho entre viajes o mientras esperan una tarifa. Estas llamadas “millas muertas” sin un pasajero representan aproximadamente el 40% del total de millas recorridas por vehículos de transporte.

Teniendo en cuenta el transporte público, la Union of Concerned Scientists fija el impacto aún más alto, estimando que los viajes de transporte ride-hailing producen un 69% más de contaminación que calienta el planeta que las formas de transporte que reemplazan.

Una ley de 2018 redactada por la senadora estatal Nancy Skinner, una demócrata de Berkeley, encargó a la junta aérea establecer estándares para frenar las emisiones de gases de efecto invernadero de las empresas ride-hailing. La Comisión de Servicios Públicos de California se encargará de hacerlos cumplir.

La regla también exige reducir a cero las emisiones de dióxido de carbono de las empresas por millas recorridas con pasajeros para 2030, parcialmente mediante el uso de créditos obtenidos al integrar el transporte público en sus aplicaciones y mejorar la transitabilidad y el acceso a la bicicleta.

“La idea de que es importante establecer estándares débiles en los primeros años para proteger a los conductores es en realidad exactamente al revés”.

David Weiskopf, NextGen California

Dave Weiskopf, asesor principal de políticas de NextGen California, un grupo de defensa progresista fundado por Tom Steyer, dijo que los estándares no son lo suficientemente agresivos en los primeros años.

Comenzar demasiado lento, dijo, permitirá a las empresas apoyarse en les subsidios estatales y federales, así como en los conductores de mayores ingresos que ya iban a comprar vehículos eléctricos, en lugar de proporcionar incentivos para ayudar a los conductores de menores ingresos a pagarlos.

“Entonces las empresas pueden aprovechar las inversiones que están haciendo sus empleados, lo siento, los contratistas están haciendo”, dijo Weiskopf. “La idea de que es importante establecer estándares débiles en los primeros años para proteger a los conductores es en realidad exactamente al revés”.

Una propuesta anterior, lanzada el verano pasado, habría electrificado el 60% de las millas recorridas por vehículos.

Pero Lyft ya se comprometió a electrificar toda su flota para 2030 , y Uber tiene el mismo objetivo para los vehículos en ciudades de EE. UU., Canadá y Europa, con electrificación total para 2040. Uber también dijo que comprometería $800 millones para ayudar a los conductores en la transición.

Joshua Cunningham, el jefe de la rama de automóviles limpios avanzados de la junta aérea, dijo que depende de las empresas determinar cómo cumplir los objetivos.

“No dictamos cómo las empresas gastan su dinero para cumplir. No dictamos si dan dinero a los conductores. Eso depende de ellos”, dijo Cunningham. Aún así, dijo, “Esperamos que las empresas proporcionen incentivos financieros a los conductores”.

Debido a las exenciones de Uber y Lyft de las reglas laborales, “no hay garantía de que (las empresas de ride-hailing) paguen a los conductores por los costos adicionales de la electrificación”, dijo el informe del personal.

Un Chevrolet Bolt EV 2021 puede comenzar alrededor de $36,500, y los costos de instalación y mantenimiento de un cargador para la casa puede ascender a más de $1,400 a partir de 2023, dice la junta aérea. Los inquilinos o las personas sin garajes podrían tener que depender de la carga pública, que puede ser más cara, dijo Cunningham.

La financiación del gobierno no debería reemplazar las inversiones de las propias empresas, dijo la Union of Concerned Scientists. “Costaría menos de 4 centavos por milla de ride-hailing para cubrir los costos iniciales de los conductores”.

Uber y Lyft juntos gastaron más de 108 milliones de dólares en una campaña masiva para ganar el apoyo de los votantes para la Proposición 22, que eximió a las empresas que emplean conductores a través de aplicaciones de una ley que les exige clasificar a sus trabajadores como empleados y ofrecer beneficios a los empleados.

En cuanto a un mandato climático, “estoy seguro de que lo que las empresas van a hacer es simplemente desplazar los costos de esto a sus trabajadores”, predijo Veena Dubal , profesora de la Universidad de California, Hastings College of the Law, que se especializa en derecho laboral.

“Creo que es importante que haya multas elevadas y la aplicación de estas multas, si las empresas no apoyan a los conductores en la transición. Y por apoyo, creo que deben pagar lo que les costará a los conductores comprar (vehículos eléctricos) a cambio de los autos existentes que tienen”.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Rachel Becker is a reporter with a background in scientific research. After studying the links between the brain and the immune system, Rachel left the lab bench with her master's degree to become a journalist...