In summary

Las leyes de apoyo para el pago de primas impulsadas por intereses especiales forzarán el cierre de tiendas, la pérdida de empleos y un aumento en el costo de vida para todos.

Read this article in English.    

Por Rachel Michelin

Rachel Michelin es la presidenta de la Asociación de Minoristas de California y presidenta de Californians for a Safe and Rapid Recovery, cra@calretailers.com.

Robert Rivinius, Especial para CalMatters

Robert Rivinius es el director ejecutivo de la Asociación de Empresas Familiares de California, Robert@myfba.org.

El último año ha sido difícil para todos los californianos. No hay duda de que 2020 pasará a los libros de historia como uno de los años más difíciles para nuestro estado, nación y el mundo.

Pero ahora, solo 14 meses después de que el gobernador Gavin Newsom declaró un estado de emergencia para hacer frente a la pandemia de COVID-19, California tiene la tasa de casos de coronavirus más baja de la nación y casi la mitad de todos los californianos han recibido al menos una dosis de vacuna.

Es una hazaña increíble que no sería posible sin la ciencia, la tecnología y la voluntad de las empresas de dar un paso al frente, suministrar equipo de protección personal, seguir las pautas del gobernador y mantener a nuestra comunidad segura.

Finalmente, hay una luz al final del túnel, que muestra que los sacrificios que todos hemos hecho están dando sus frutos.

Desafortunadamente, los gobiernos locales desde Coachella hasta Los Ángeles y San Francisco están impulsando mandatos que no reconocen el progreso que hemos logrado con las vacunas y reducen nuestras tasas diarias de casos. En cambio, apoyan las ordenanzas de pago de primas impulsadas por poderosos intereses especiales que forzarán el cierre de tiendas, la pérdida de empleos y un mayor costo de vida para todos. Es simplemente contraproducente y ralentizará nuestra recuperación económica.

El hecho es que los estudios muestran que estos mandatos gubernamentales agregarán alrededor de $400 al costo anual de alimentos y suministros domésticos para la familia típica de cuatro en California. Y si se aprobaran edictos de pago de primas en todo el estado, 66,000 californianos podrían perder sus trabajos.

No busque más allá de Los Ángeles y Long Beach para ver un ejemplo de las consecuencias de esta política dañina. Después de que los políticos locales aprobaron los mandatos de pago de primas, cinco tiendas de comestibles se vieron obligadas a cerrar y se perdieron miles de puestos de trabajo.

Esto tampoco debería haber sido una sorpresa. El informe de la ciudad de Los Ángeles del Analista Legislativo Jefe  advirtió que los cierres de tiendas y la pérdida de puestos de trabajo podrían ser una realidad, citando que la ordenanza “eliminará todo el margen de beneficio actual” para los tenderos y perjudicará especialmente a los tenderos independientes o familiares.

No olvidemos que los minoristas de alimentos agregaron casi 500,000 empleos en todo el país el año pasado, ayudando a cientos de miles de trabajadores al darles un cheque de pago durante tiempos tan inciertos. Y la Asociación de la Industria Alimentaria informa que solo los minoristas de alimentos aumentaron la nómina, el pago de incentivos y los beneficios en $17 mil millones el año pasado para mostrar agradecimiento a sus empleados por trabajar en persona durante la pandemia. Esto se suma a los $5 mil millones adicionales que gastaron en PPE, suministros de limpieza y saneamiento, incentivos laborales y de vacunas para mantener seguros a los empleados y consumidores. 

Hicieron su parte, y sin que el gobierno les imponga mandatos, para mantener a nuestra comunidad segura y mostrar gratitud a su fuerza laboral.

Con la mayoría de los condados de California en el nivel naranja y las hospitalizaciones por COVID-19 disminuyendo constantemente, Newsom ha establecido una fecha objetivo para el 15 de junio para reabrir completamenta nuestra economía, eliminar el sistema de niveles y volver a la vida normal que una vez conocimos antes de que llegara la pandemia el año pasado.

Mientras los californianos esperan ansiosos una reapertura segura en solo unas semanas, ahora no es el momento de poner en peligro nuestra recuperación económica y dejar sin trabajo a más familias.

Los gobiernos locales deben concentrarse en vacunar rápidamente a sus comunidades, especialmente a medida que comenzamos a ver que nuestras tasas de vacunación se estabilizan. En lugar de penalizar a las empresas por sobrevivir a la calamidad de 2020, los políticos locales deberían buscar asociarse con ellos para establecer sitios de vacunación adicionales en toda su comunidad.

Después de las luchas del año pasado, los californianos no pueden esperar más por una recuperación económica segura. 


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .