In summary

La encuesta de Asian Law Caucus y UC Berkeley muestra condiciones y experiencias alarmantes para los trabajadores durante la pandemia.

Read this article in English.     

Por Winifred Kao

Winifred Kao es abogada senior de litigios de impacto en Asian Americans Advancing Justice-Asian Law Caucus, winifredk@advancingjustice-alc.org.

Alejandra Domenzain, Especial para CalMatters

Alejandra Domenzain es coordinadora de programas en el Programa de Salud Ocupacional Laboral de UC Berkeley, alejandra.domenzain@berkeley.edu.

La vacuna protegerá a los trabajadores del coronavirus, pero una vacuna no los inmunizará contra las represalias del empleador, los bajos salarios y las condiciones de trabajo inseguras.

Para lograr un mundo más fuerte que nuestro antiguo “normal”, debemos comprender cómo la pandemia está afectando directamente a los trabajadores y qué debe hacer California para protegerlos a ellos y a sus familias.

Los californianos están recibiendo la vacuna contra COVID-19 a tasas récord. Muchos trabajadores de bajos salarios que se han presentado a trabajar todos los días, temerosos del COVID-19, finalmente pueden ver alivio en el horizonte. Mientras que algunos todavía tienen dificultades para acceder a las citas, el aumento de las vacunas y la disminución de las tasas de positividad significan que los trabajos esenciales ya no conllevarán los mismos riesgos graves para la salud. 

Pero la pandemia no ha terminado y su impacto se mantendrá durante los próximos años. Necesitamos comprender el costo del año pasado para los trabajadores y encontrar soluciones reales, a problemas que no desaparecerán con el virus, para hacer que todas las comunidades e industrias sean más saludables.  

Para averiguar cómo la pandemia ha afectado a los trabajadores de color de bajos salarios, nuestras organizaciones, Asian Law Caucus y UC Berkeley, encuestaron principalmente a trabajadores asiáticos y latinos en California sobre las condiciones y experiencias de su lugar de trabajo. Los resultados fueron alarmantes: 

  • A uno de cada cinco trabajadores se le pagaba menos del salario mínimo de California para arriesgar su vida haciendo comidas para llevar, brindando atención médica en el hogar y limpiando escuelas, casas y hospitales.
  • Casi un tercio de los trabajadores tuvo una interacción negativa con un compañero de trabajo o cliente que no estaba siguiendo las pautas de COVID-19. 
  • Un tercio de los trabajadores se sentían incómodos al decirle a su empleador si tenían síntomas de COVID-19.
  • Tres de cada cinco trabajadores no recibieron información de los empleadores sobre su derecho a usar la licencia por enfermedad pagada para COVID-19, pueden haber recibido información engañosa o incompleta, o no están seguros de si pueden usar la licencia por enfermedad pagada.

Una trabajadora de una cadena de comida rápida en Los Ángeles compartió que cuando varios compañeros de trabajo dieron positivo por COVID-19, su empleador se negó a decirle si había estado expuesta. Cuando se enteró de que había estado expuesta, no le pagarían por tomarse tiempo de descanso del trabajo. Ella siguió trabajando. 

Durante meses, usó una máscara en casa, incluso cuando dormía. Dormía en el suelo para proteger a su marido. Ella no abrazó a sus hijos. Nos dijo: “Nos afectó mucho … Mi hijo de 5 años me preguntaba: ‘¿Ya no me quieres?’”. Cuando habló sobre la situación, se redujeron sus horas de trabajo, se les dijo a sus compañeros de trabajo que no la ayudaran y finalmente fue despedida.

Los trabajadores con salarios bajos se vieron obligados a tomar decisiones imposibles en las profundidades de la pandemia. Todos los días tenían que preguntarse: ¿Se arriesgarían a llevar el virus a sus familias para asegurarse de que pudieran poner comida en la mesa?

Para salir fortalecidos de la pandemia, debemos crear condiciones de trabajo seguras y garantizar salarios y beneficios que coincidan con lo esenciales que son estos trabajadores. El llamado retorno a la normalidad será devastador para los trabajadores que arriesgan sus vidas para mantener a flote este país. 

Necesitamos ampliar las protecciones y los beneficios para que los trabajadores puedan quedarse en casa cuando estén enfermos. También necesitamos fortalecer los esfuerzos de aplicación para que los empleadores no puedan ignorar las reglas y maltratar a sus trabajadores. Depender de los empleadores como únicos mensajeros de información sobre los beneficios deja a los trabajadores vulnerables. Incrementar la educación multilingüe y culturalmente competente para los trabajadores es clave. 

Los cambios que recomendamos no son abstractos y su impacto en la vida tampoco lo será. Los legisladores estatales están dando pasos importantes para brindar más protección para los trabajadores de comida rápida, extender las protecciones a los trabajadores domésticos, reforzar los esfuerzos de ejecución en Cal/OSHA y expandir beneficios críticos como MédiCal y Permiso Familiar Pagado

Si damos un paso al frente como estado, los californianos enfrentarán menos dificultades en casa e irán a trabajos que los traten con dignidad y respeto. Los niños estarán más sanos y tendrán más oportunidades de prosperar. Las comunidades serán más fuertes. Y todos viviremos en un mundo más equitativo.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .