In summary

Aunque California tiene una moratoria de desalojo, que evita que millones de personas pierdan sus hogares, esta protección termina en junio.

Read this article in English.        

Por Miriam Yupanqui, Especial para CalMatters

Miriam Yupanqui es la directora ejecutiva de Nuestra Casa de East Palo Alto, myupanqui@nuestracasa.org.

Vivo y trabajo en Silicon Valley, uno de los lugares más caros para vivir del país. Según Zillow, el precio medio de una vivienda es $1,3 millones. 

Pero enterrado profundamente en esta gran franja de tierra, conocida por su dinamismo e innovación, está East Palo Alto, una comunidad latina de clase trabajadora donde aún vive mi familia extendida. 

Durante una pandemia en la que las corporaciones tecnológicas gigantes vieron ganancias récord, la gente de mi comunidad vio un pánico récord. Las altas tasas de transmisión de COVID-19 entre la comunidad latina se debieron a factores como condiciones de salud preexistentes, tipo de empleo y viviendas superpobladas. 

Como alguien que creció en un hogar multigeneracional de clase trabajadora, la escena que se desarrolla en East Palo Alto y otros vecindarios latinos de Silicon Valley es una que entiendo. Las familias de estos hogares se enfrentaron a la decisión más desafiante el año pasado: quedarse en casa para evitar la exposición al virus o perder el cheque de pago que ayuda a pagar el alquiler casi inasequible. 

En este momento, California cuenta con una legislación protectora que prohíbe el desalojo y la ejecución hipotecaria por falta de pago de la renta o la hipoteca durante el período de COVID-19. También elimina la deuda de los inquilinos que no pudieron pagar el alquiler durante la pandemia. Finalmente, compensa a los pequeños propietarios y operadores de viviendas sin fines de lucro que necesitan asistencia para garantizar la estabilidad de la vivienda para sus inquilinos. 

Aunque California cuenta con estas protecciones, que evitan que millones de californianos pierdan sus hogares al proteger a los inquilinos de los desalojos debido a la renta perdida, esta protección finaliza en junio. La esperanza está en el horizonte con las tasas de vacunación aumentando, pero el impacto financiero de COVID-19 continúa. 

Este problema se repite en todo el estado, ya que los californianos han perdido más trabajos durante COVID-19 que durante la Gran Recesión, y el desempleo es mayor entre los californianos de color. 

La urgencia de extender las protecciones contra el desalojo no podría llegar en un momento más crucial, especialmente porque muchas de las personas en las que sirvo en Nuestra Casa, una organización local sin fines de lucro que sirve a la comunidad latina en Silicon Valley, ha perdido trabajos y no tienen ingresos. La deuda de alquiler está creciendo a un ritmo asombroso.

Desafortunadamente, esta crisis requiere intervenciones sistémicas a más largo plazo. Como mínimo, California debe extender la moratoria hasta pasado el mes de junio para las personas que aún se ven afectadas por la pandemia. Mucha gente no podrá volver a trabajar para entonces.

A nivel local, miles de personas en el condado de San Mateo reciben apoyo de sólidos programas de asistencia para el alquiler. Pero la escala de este problema está más allá del alcance de esos programas, y estos recursos se agotan rápidamente. El proceso de solicitud también es complicado, especialmente para los residentes con tiempo limitado y dominio del inglés. 

Un paso en la dirección correcta es la aprobación por la Legislatura de California del Proyecto de ley del Senado 91. SB 91 autoriza el uso de $2.6 mil millones en fondos federales para pagar el alquiler adeudado por los inquilinos calificados con dificultades financieras COVID-19. Algunos de estos fondos también se destinarán a organizaciones con raíces profundas en comunidades, como Nuestra Casa, para ayudar a los inquilinos a completar solicitudes complicadas de asistencia para el alquiler.

Al extender la moratoria, podemos asegurarnos de que el dinero de la asistencia para el alquiler logre su propósito previsto, evitando la falta de vivienda y haciendo que el dinero llegue a los bolsillos de los propietarios que lo necesitan. 

Como siguiente paso para abordar lo que ya era una grave crisis de vivienda antes de COVID-19, ¿por qué no aplicar el mismo enfoque para mantener a las personas alojadas durante la pandemia? California puede ser un líder en un modelo que prioriza el pago de la renta, la prevención de desalojos y la reducción de la falta de vivienda, en lugar de priorizar los desalojos rápidos donde los propietarios no obtienen el dinero de la renta adeudado. 

Si no continuamos con estas intervenciones, las familias vulnerables que viven en Silicon Valley serán expulsadas para siempre. Se verán obligados a elegir entre comida o vivienda. Los desalojos también aumentarán la propagación del COVID-19 y otras afecciones de salud, lo que nos dañará aún más a todos. 

California puede hacer lo correcto. Puede optar por apartar la mirada y dejar que este problema se agrave en nuestras comunidades. O puede elegir a personas como mi familia y mis vecinos: inquilinos, propietarios, pequeños propietarios y trabajadores esenciales. 

Porque en el Estado Dorado, la quinta economía más grande del mundo, todos merecen un lugar al que llamar hogar.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.