In summary

SB 93 garantiza a alrededor de 700.000 amas de casa, cocineros, meseros y cantineros despedidos la oportunidad de regresar a sus trabajos.

Read this article in English.     

Antonio Rodríguez ha trabajado en el hotel Terranea Resort en Palos Verdes desde 2009. El proveedor está orgulloso y feliz de decir que fue uno de los primeros empleados contratados cuando abrió el hotel de lujo frente al mar.

Sin embargo, en enero de 2020, Rodríguez y cientos de empleados recibieron la noticia de que su jornada laboral se reduciría debido al COVID-19. A mediados de marzo, los descansaron y, a fines de abril, se les informó por carta que los habían despedido.

 “Nos dijeron que ya no íbamos a tener cobertura médica y que solo la iban a pagar hasta el mes de mayo”, dijo el trabajador. “En mayo, nos enviaron otra carta diciendo que ya no teníamos trabajo y que ya no teníamos seguro médico”.

Rodríguez estima que al menos 600 empleados se vieron afectados. Solo el equipo de mantenimiento continuó trabajando.

Antonio Rodríguez dice que fue uno de los primeros empleados de Terranea Resort. Foto cortesía de UNITE HERE Local 11.

Cientos de miles de trabajadores de California esperan beneficiarse de la aprobación de un proyecto de ley de recontratación hotelera firmado por el gobernador Gavin Newsom el mes pasado. Es un gran alivio, dicen los empleados, que sigan contribuyendo a la recuperación económica del estado.

SB 93 garantiza el derecho a regresar al trabajo para aproximadamente 700,000 trabajadores como amas de casa, cocineros, meseros y cantineros, especialmente porque el estado tiene como objetivo el 15 de junio para una reapertura completa

La pérdida de trabajo fue devastadora para Rodríguez, quien es el sostén de su familia de cinco miembros. Poco después, solicitó el desempleo, pero la cantidad era tan baja que tuvo que retirar una cantidad significativa de su cuenta de jubilación.

“Todo esto te preocupa y te da estrés porque no sabemos nada”, dijo Rodríguez. “Si las chicas te piden algo, no puedes negárselo porque no saben lo que está pasando”. 

Terranea Resort dijo en un comunicado que las reducciones de personal eran necesarias debido al impacto comercial negativo causado por la pandemia global.

“Estamos trabajando diligentemente para recuperar nuestro negocio”, dijo la compañía en un comunicado. “Terranea ya ha estado llamando a los empleados licenciados y despedidos desde la reapertura y continuará haciéndolo en la medida que lo permitan los niveles comerciales”. 

Nuevas protecciones laborales

Más de un año después de que comenzara la pandemia, 80% de los trabajadores hoteleros siguen desempleados, dijo Ada Briceño, copresidenta del sindicato UNITE HERE Local 11.

Los funcionarios sindicales dijeron que muchos empleadores, como Terranea Resort y Chateau Marmont, despidieron a trabajadores que habían hecho que sus hoteles fueran exitosos, sin extender su atención médica o sin comprometerse a llámalos de vuelta al trabajo durante la peor crisis de salud en la historia moderna.

Según la nueva ley de California, los empleadores de la industria hotelera primero deben ofrecer trabajos a sus empleados que fueron despedidos debido a la pandemia dentro de un período de cinco días. A partir de ese momento, los empleados tienen cinco días adicionales para aceptar o rechazar el empleo.

“Los empleadores ahora deben seguir la ley”, dijo Briceño. “Deben tener constancia de que esto va a suceder y los trabajadores pueden decírnoslo”.

Es la última victoria del sindicato. Desde el año pasado, UNITE HERE Local 11 ayudó a impulsar medidas similares de derecho al retorno en Los Ángeles, Long Beach y otras partes del sur de California.

También se han aprobado protecciones similares en otras partes del país, como Filadelfia, Baltimore, Oakland y Boston.

Daños económicos y de salud

Para Minelda Hernández, quien trabajó como cocinera durante ocho años en Terranea Resort, la pérdida de la cobertura médica fue difícil.

Hernández, que sufre de diabetes, dijo que a principios de 2020 la despidieron de su trabajo y poco después le quitaron el seguro médico.

“Primero nos dijeron que nos iban a dar seguro médico por tres meses, pero luego dijeron que no más (lo pagarían)”, dijo la empleada. “Ahora estoy recolectando botellas para tener dinero para comprar mi medicina”.

Hernández dijo que trató de solicitar Medi-Cal y asistencia de cupones de alimentos, pero no calificó porque su salario, antes de la pandemia, estaba por encima del nivel medio de pobreza. Ahora solo su esposo es el proveedor en el hogar que ella comparte con su hijo de 18 años.

“Realmente necesito mi trabajo, mi seguro médico. Siempre llegaba a tiempo al trabajo”, aseguró Hernández. “Me parece injusto que ahora la empresa esté llamando a personas que tienen menos senoridad que yo. Cuando llamo para preguntar si puedo volver al trabajo, me dicen que todavía no hay trabajo disponible para mí ”.

Rodríguez también se vio afectado por la pérdida de su seguro médico. Dijo que se infectó con COVID-19 a principios de enero y estuvo hospitalizado durante tres semanas. En esos días, una de sus hijas también tuvo que ser hospitalizada por COVID e insuficiencia renal.

“Ahora solo estoy esperando ver cuánto serán los honorarios del hospital”, dijo Rodríguez. “Y no importa cuántas veces solicite otros trabajos, no he podido encontrar uno. Esta es la razón por la que estoy muy feliz de que se aprobara la ley”.

El complejo dijo que el ritmo de recontratación dependerá de la demanda.

“Si bien hemos perdido permanentemente algunos puestos, y algunos roles pueden tardar más en regresar que otros, esperamos sinceramente que los niveles comerciales mejoren hasta el punto de poder ofrecer a los empleados despedidos adicionales la oportunidad de regresar a nuestra familia nuevamente”.

Hernández espera que pronto regrese a su trabajo. 

“Venimos de nuestros países para un futuro mejor”, dijo. “No somos una carga pública. Nos gusta trabajar y queremos volver a nuestros trabajos”. 

Los trabajadores de esta industria que necesiten más información sobre la ley y sus derechos pueden enviar un mensaje de texto al 877-877 con la palabra “Job”.

Este artículo es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .

Jacqueline Garcia

Jacqueline Garcia is a reporter covering poverty and inequality issues for our California Divide collaboration. She is based at La Opinion newspaper in Los Angeles, where she has covered issues ranging...