In summary

La pandemia demostró el valor de los programas que ayudan a las personas mayores a permanecer en sus hogares y fuera de los centros de atención a largo plazo. La Legislatura debería ampliarlos.

Read this article in English.  

Por Cheryl Wilson, Especial para CalMatters

Cheryl Wilson, presidenta y directora ejecutiva de St. Paul’s Senior Services de San Diego, se desempeña como vicepresidenta de la junta directiva de CalPACE, la asociación de proveedores de PACE de California, marketing@stpaulspace.org.

Ocho de cada diez muertes por COVID-19 en todo el país se han producido entre adultos de 65 años o más. Concentradas entre los residentes de los centros de atención a largo plazo, estas pérdidas están impulsando a nuestra nación a reconsiderar cómo cuidamos a las personas mayores con necesidades crónicas de atención.

Las personas mayores quieren opciones de atención y servicios que las mantengan en sus hogares y los legisladores se están dando cuenta de ese hecho. El Programa de Atención Integral (PACE por sus siglas en inglés), una creación de California, logra esto al combinar la atención médica y domiciliaria, el transporte y otros servicios.

La Asamblea estatal está lista para votar sobre la legislación que dicta si más personas mayores pueden acceder a PACE. Debemos aprovechar el momento para garantizar que más personas mayores reciban la atención que necesitan para envejecer con dignidad e independencia en sus comunidades.

PACE atiende a adultos de 55 años o más que viven con enfermedades crónicas y discapacidades con un alto riesgo de ser colocados en hogares de ancianos. En promedio, los participantes de PACE tienen 76 años y viven con 20 condiciones médicas. Un tercio tiene la enfermedad de Alzheimer. Se encuentran entre los millones de californianos de bajos ingresos elegibles para recibir atención médica a través de Medi-Cal y, dada su edad y discapacidades, el 75 por ciento también está cubierto por Medicare.

El Plan de Rescate Estadounidense incluye más de $11 mil millones para mejorar y expandir los servicios domésticos y comunitarios como PACE. Si se aprueba, el Plan de Empleo Estadounidense del presidente Biden incluiría una expansión de $400 mil millones de atención basada en la comunidad. Los líderes estatales deben ayudar a impulsar este cambio que se necesita con urgencia.

La pandemia reveló que participar en PACE es más seguro para las personas mayores que los hogares de ancianos. El virus es letal para los adultos mayores con problemas de salud subyacentes. Sin embargo, casi el 16 por ciento de los californianos inscritos en PACE dieron positivo por COVID-19, un 80 por ciento menos que aquellos en hogares de ancianos.

Las bajas tasas de infección por COVID-19 de PACE son el resultado de innovaciones en el cuidado. California le dio a PACE flexibilidad temporal durante la pandemia, simplificando la inscripción y autorizando la tecnología de telesalud para facilitar la comunicación entre las personas mayores y los médicos. Además, se volvió a capacitar al personal y se lo trasladó de los centros PACE a los hogares de las personas mayores para recibir atención, lo que les ayudó a superar el aislamiento y el distanciamiento social. Estos cambios hicieron que la atención fuera más accesible para las personas mayores que no pueden viajar fácilmente a los centros PACE para recibir servicios de rutina.

Por ejemplo, St. Paul’s PACE en San Diego creó clínicas itinerantes para que las enfermeras y los médicos generales pudieran visitar a las personas mayores en sus hogares para brindarles tratamientos, administración de medicamentos y la vacuna contra COVID-19. También proporcionaron comidas, atención domiciliaria y entrega de medicamentos.

Al aprobar la semana pasada el Proyecto de Ley 523 de la Asamblea, escrito por el asambleísta Adrin Nazarian, un demócrata de North Hollywood, los legisladores ayudaron a garantizar que estas innovaciones en el cuidado perduren.

PACE es un recurso infrautilizado que podría ahorrarle al estado miles de millones en costos de atención si liberamos su potencial. En California, PACE es un 40 por ciento menos costoso que la atención en hogares de ancianos, lo que ahorra a los contribuyentes 131 millones de dólares este año. Desafortunadamente, la mayoría de las personas que podrían beneficiarse de PACE no saben que existe.

Ahora los legisladores deben aprobar el Proyecto de Ley 540 de la Asamblea, aprobado por la asambleísta Cottie Petrie-Norris, una demócrata de Laguna Beach. Este proyecto de ley requeriría que el estado incluya información sobre PACE en los formularios de inscripción de Medi-Cal y los programas de extensión para las personas que pueden ser elegibles.

Al aprobar AB 523 y AB 540, los legisladores ayudarán al estado a brindar el tipo de atención que los californianos desean. Casi el 90% quiere los servicios necesarios para vivir en casa en sus comunidades a medida que envejecen, según una nueva encuesta de la Fundación SCAN . California puede cumplir con estas expectativas al mismo tiempo que mejora la equidad en el envejecimiento al expandir el acceso a PACE, ya que todas las personas mayores atendidas por PACE son de bajos ingresos y más del 80 por ciento son de comunidades de color.

La población de adultos mayores de California está creciendo y diversificándose más rápido que cualquier otro grupo de edad. Para el 2030, 1 de cada 4 californianos tendrá 60 años o más. Las acciones ahora garantizarán que California cumpla con los desafíos de atención que vienen con este cambio demográfico. Ampliar el acceso a PACE es parte de la solución.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .