In summary

La legislatura tiene la oportunidad de cambiar los estándares que usan las aseguradoras al decidir qué medicamentos pueden recibir los pacientes.

Read this article in English.    

Por Barbara Giesser, Especial para CalMatters

La Dra. Barbara Giesser es neuróloga en Santa Mónica, bgiesser@pacificneuro.org.

Como neurólogo, atiendo a pacientes con enfermedades crónicas. Mientras estas enfermedades no son curables, se pueden tratar con estrategias adecuadas, incluidos medicamentos que pueden brindar a los pacientes la mejor oportunidad de tener una vida plena y productiva. La clave es seleccionar la mejor medicación para cada paciente individual.

A veces, sin embargo, las compañías de seguros les quitan a los médicos la capacidad de tomar esa decisión crítica porque quieren que los pacientes prueben otros medicamentos primero. Es posible que estos medicamentos no sean tan efectivos como el que ha recetado el médico y algunos tienen efectos secundarios más potencialmente peligrosos.

Esta práctica se llama “terapia escalonada” o “falla primero”, porque los pacientes están obligados a probar y fallar con otros medicamentos antes de que se les permita obtener el medicamento que el médico recetó originalmente. Tales decisiones se toman sobre la base de lo que es mejor para la salud financiera de la compañía de seguros, no lo que es mejor para la salud del paciente.

Existen múltiples problemas con los protocolos de terapia escalonada. Primero, y lo más obvio, la decisión sobre qué medicación puede recibir un paciente no la toma el médico del paciente, sino alguien que trabaja para una compañía de seguros. Esa persona rara vez es un experto en la enfermedad del paciente y puede que ni siquiera sea médico. Si alguien además de mí va a determinar qué medicamento recibe mi paciente, al menos él o ella debe ser un médico en el mismo campo de la medicina.

La terapia para enfermedades neurológicas, como muchas otras enfermedades, es complicada y matizada y requiere conocimientos especializados. Los tratamientos no son necesariamente intercambiables. Lo que funciona para un paciente con epilepsia o esclerosis múltiple puede no funcionar para otra persona con la misma enfermedad. Evaluar el mejor tratamiento implica conocer a los pacientes, su historial médico, el historial médico de su familia, sus necesidades emocionales, así como todos los efectos y efectos secundarios de los medicamentos en consideración.

En segundo lugar, la terapia escalonada provoca retrasos en el tratamiento que, en el caso de mis pacientes, pueden provocar un déficit neurológico irreversible. Estos retrasos afectan a pacientes con una gran variedad de enfermedades, que van desde artritis, enfermedad de Crohn, cáncer, diabetes, enfermedades mentales y muchas otras afecciones crónicas.

Afortunadamente, los legisladores de California están en camino de frenar algunos de los problemas con el proceso de terapia escalonada. El Proyecto de Ley 347 de la Asamblea permite exenciones de la terapia escalonada en ciertas situaciones y obliga a revisar las decisiones de manera oportuna. De especial importancia, asegura que un compañero clínico y los médicos de la misma especialidad que el médico que prescribe tomen decisiones relacionadas con los medicamentos en nombre de los planes de salud.

A principios de este mes, la Asamblea aprobó el proyecto de ley. Se debería instar a los senadores de California a hacer lo mismo.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org .