Read this article in English.  

De vuelta a la vida normal, o algo así.

Con las vacunas COVID-19 ampliamente disponibles, las universidades de California dieron la bienvenida a los estudiantes para una combinación de clases presenciales y en línea este otoño. Después de meses de estudiar virtualmente desde los dormitorios de sus casas y otros lugares remotos, los estudiantes pudieron volver a hacer preguntas a los profesores cara a cara y socializar con sus compañeros en la vida real.

La transición no siempre fue fluida. 

Algunos estudiantes lucharon para encontrar una vivienda asequible. Otros descubrieron que en realidad preferían las clases en línea, especialmente cuando intentaban conciliar el trabajo con la escuela. Y las políticas sobre vacunas y otras medidas de seguridad contra el coronavirus a veces eran confusas y aplicado de manera desigual. Aún así, muchos dijeron que la oportunidad de conectarse con otros estudiantes en persona valió la pena, ya sea que eso significara presentar juntos una representación teatral o simplemente estudiar uno al lado del otro.

Reporteros con CalMatters College Journalism Network hablaron con estudiantes de todo el estado sobre su experiencia al regresar al campus este otoño: sus altos y sus bajos y lo simplemente extraño. (Los comentarios se han editado para mayor claridad y extensión).

Jeevan Acharya en la Universidad Chapman. Foto de Steven Vargas para CalMatters

Jeevan Acharya, Universidad Chapman

Especialización en producción cinematográfica y ciencias de la computación

Filmamos mi tesis el fin de semana del 17 de octubre y el fin de semana siguiente. Mi tesis trata sobre una mujer indígena estadounidense reservada y recién casada que se arriesgó a ser excomulgada de ella y de la familia de su esposo después de verla en un comercial provocativo mientras estaba de vacaciones en México.

La mayor parte de (la producción) fue adaptarse a medida que la situación cambiaba. Y todas las semanas, teníamos que actualizar nuestras pautas (COVID-19) para asegurarnos de que todos estuvieran a salvo. Si habían agujeros allí, la producción podría cerrarse. Entonces, cualquier cosa menor se toma muy en serio. 

Mi primer y segundo año, antes de que ocurriera COVID, tenía mucha experiencia en el set. Pero muchos de esos puestos no estaban en roles clave; eran como aprender y ser un suplente de esos puestos clave. Y su producción avanzada llega en un momento crucial en el que pasa de esos puestos más pequeños a esos roles más grandes, y tiene mucha más responsabilidad sobre sus hombros. 

La forma en que me preparé fue un montón de consejos con mis asesores, y simplemente confiar en el proceso, tener fe en mí mismo que al final cumpliría. Siento que eso es algo realmente difícil para las personas creativas, y especialmente para los estudiantes de arte: confiar en lo que están haciendo, creer realmente en sí mismos al 100% y tener fe en que todo saldrá de la manera que tú quieres si pones el trabajo.

Tener tiempo para realmente moldear la película en lo que quiero es un gran alivio del estrés. Durante el verano fue casi como esta sombra que se cierne sobre mi cabeza. Y ahora que está hecho, es como, veo días más brillantes.

– Entrevistado por Juhi Doshi

Cate Armstrong, de 21 años, durante su cuarto año en la Universidad Estatal Politécnica de California. Armstrong se especializa en sociología con especialización en psicología y desarrollo infantil. Foto de Julie Leopo para CalMatters

Cate Armstrong, Cal Poly San Luis Obispo

Licenciada en sociología y cantante principal de la banda Purple Hibiscus

Empezamos (la banda) a finales de junio. El primer espectáculo que tuvimos fue en mi casa. Lo planeamos, pero yo estaba como, estoy nervioso por esto porque estamos entrando en un nuevo reino de, “¿Es aceptable hacer esto? ¿Cuántas personas pueden estar ahí? ¿Es esto afuera? ¿Máscaras o sin máscaras? Lo que queremos es que todos estén seguros, felices y saludables. La ansiedad COVID no ha desaparecido necesariamente, (pero) creo que la ruta que hemos podido seguir ha sido segura. 

Mis momentos favoritos son cuando puedo dar un paso atrás y ser testigo de mis compañeros de banda en sus momentos de flujo. Miro hacia un lado y veo a Tim simplemente rompiendo un ‘riff’, y se puede decir que está tan conectado con lo que está haciendo. Ver esos momentos de absoluta felicidad es realmente especial.

(Estamos) simplemente aceptando la necesidad de esta música. Hemos estado aislados durante más de un año y medio, y es como si se cumpliera este deseo de estar cerca de otras personas y experimentar la música juntos. Solo las sonrisas genuinas de la gente en la multitud, viendo a la gente bajar y bailar, es solo una forma diferente de expresión a la que no hemos podido acceder en el último año y medio. Ver a las personas conectarse con una parte diferente de sí mismos que ha estado encerrada por un segundo es realmente hermoso. 

– Entrevistado por Stephanie Zappelli

Tatiana Douaihy en la Universidad Chapman. Foto de Steven Vargas para CalMatters

Tatiana Douaihy, Universidad Chapman

Junior con especialización en Comunicación Estratégica Corporativa e Inglés

Soy del Líbano y comencé a asistir a la escuela en los Estados Unidos hace dos años. 

Tuve que lidiar con muchas regulaciones de COVID, especialmente volando dentro y fuera del país. Mis vuelos de regreso a casa son a veces de 17 horas. Por lo general, uso la máscara doble porque no quiero contraer el virus mientras vuelo. Creo que me hicieron pruebas como unas 50 veces el año pasado. Además, siempre me pongo en cuarentena cuando vuelvo a casa durante al menos cinco días. Y luego me hago la prueba de nuevo. 

Como estudiante internacional, sentí que estaba pasando por el peor escenario por el que podría pasar cualquier estudiante internacional: estar tan lejos de casa y no poder ver a mis padres durante una pandemia global. Es como un apocalipsis. Recuerdo que cuando dije por primera vez, quería mudarme al extranjero, todos decían: “¿Qué pasa si algo pasa y no puedes volver a casa?”, Y solía reírme de ellos y yo pensaba: “¿Qué podría ocurrir?” 

Cuando suceden cosas importantes en el Líbano, lo veo en las noticias y molesta porque me dan ganas de volver a casa. Además, cuando Facebook y WhatsApp fallaron, no pude comunicarme con mi familia y eso me asustó porque el Líbano está en un lugar tan inestable que me preocupaba no poder comunicarme con ellos si pasaba algo. Así que ese fue un caso en el que me resultó difícil concentrarme en mis clases. 

Siempre me siento culpable de poder continuar en mi vida en el extranjero cuando mis amigos y familiares en casa tienen que lidiar con todas las crisis políticas y los problemas en el Líbano. Tengo el privilegio de tener la capacidad de hacer eso y lo reconozco todos los días. Pero también siento que le estoy dando la espalda a mi país, aunque no tengo otra opción.

– Entrevistado por Juhi Doshi

Nia Otchere-Sarfo de la Universidad del Sur de California. Foto de Steven Vargas para CalMatters

Nia Otchere-Sarfo, Universidad del Sur de California

Especialización en teatro musical junior

Al estar en casa, todo es muy conveniente y siento que las clases se toman a un ritmo un poco más lento. Creo que estar de vuelta en el campus es como si estuvieras obligado a volver a ese ritmo. Como estudiante de teatro musical, tenemos ensayos, y se espera que estemos aquí y allá y bam, bam, bam, fue realmente difícil. Porque tu cuerpo tiene que acostumbrarse a pasar de cero a 100. 

Me acostumbré a estar en mi soledad y luego volver a un espacio social, eso fue realmente difícil para mí. Incluso al reunirme con mis amigos, mantener una conversación, todas esas cosas, realmente tuve que enseñarme a mí mismo. Ahora que he estado en casa, pasando tiempo conmigo mismo, puedo decir que me conozco mucho mejor. Y sé el tipo de amigos que necesito y que aprecio. 

Había un tipo diferente de energía que estaba usando en las clases de Zoom. Todo está en la voz y en la cara cuando actúas. Así que a menudo tienes que sentir que realmente tienes que presionar vocalmente o realmente hacer algún tipo de expresión grande físicamente porque algo realmente sutil puede no ser captado. Tenía tantas ganas de volver al salón de clases. Pensé que iba a ser un poco complicado, pero me sentí muy aliviado. Yo estaba como, “Finalmente, puedo usar mi cuerpo de nuevo, realmente puedo estar en mi cuerpo y ser realmente tan expresivo como puedo ser”.

– Entrevistado por Steven Vargas

Ben Kasdorf en la Universidad Estatal de San Diego en San Diego el 8 de diciembre de 2021. Foto de Brittany Cruz-Fejeran para CalMatters

Ben Kasdorf, Universidad Estatal de San Diego

Especialista en marketing junior

Es extraño ser un estudiante universitario y vivir en una camioneta. Es como si estuviera acampando. Al principio estaba muy nervioso y me preocupaba la temperatura, dónde iba a aparcar, si era seguro, pero me he adaptado. A veces es duro. Los problemas con el automóvil significan que no tengo hogar si tengo que llevar mi camioneta al taller. Yo también tengo que ser muy discreto. Si estoy cerca de los estudiantes en el campus, subo al frente para no abrir las puertas laterales y dejar que todos sepan que está un poco arreglado. Todo lo que se necesita es que una persona vea: “Oh, esta camioneta tiene toda una vida, las posesiones de una persona”. 

Durante COVID, el negocio de mi papá estaba pasando apuros. Tiene propiedades en Wisconsin y sus ingresos son el alquiler de la gente, pero la gente dejó de pagar el alquiler porque despedían a mucha gente y mucha gente se aprovechó (de la moratoria de desalojo). Al principio, mi padre me estaba ayudando a pagar el alquiler aquí, pero no quería poner esa carga sobre él ni sobre nadie de mi familia.

Si la escuela no hubiera regresado en persona, no creo que hubiera regresado. ¿Por qué pagar matrículas fuera del estado para la educación en línea? No aprendo bien de las conferencias. Tengo que hablar con profesores auxiliares o profesores después de clase. Puedo ser un estudiante C o B yendo a grandes conferencias, pero no puedo ser un estudiante A a menos que me respondan personalmente mis preguntas adicionales.

No estaba enojado con (los mandatos) de la vacuna, porque tienes que vacunarte para todo para ir a la universidad de todos modos, pero la máscara envejece cuando estás en el gimnasio haciendo cardio. Voy al gimnasio todos los días porque, um, vivo en una camioneta, así que tengo que ducharme en el gimnasio. Será molesto usar una máscara durante ocho o nueve horas seguidas, pero mantiene a todos a salvo y, de alguna manera, no ha habido un brote (en el campus), por lo que deben estar haciendo algo bien. 

– Entrevistado por Emily Forschen

La estudiante de la Universidad Politécnica Estatal de California, Analí Salazar, de 22 años, se sienta afuera en un banco antes de su clase de soldadura el 2 de diciembre de 2021. Salazar es una estudiante transferida que estudia ingeniería mecánica. Foto de Julie Leopo para CalMatters

Analí Salazar, Cal Poly San Luis Obispo

Estudiante de transferencia junior, estudiando ingeniería mecánica

Soy una transferida del Santa Barbara City College. Pasar de una escuela donde teníamos un entorno en el que todas las personas eran de color, todas con antecedentes similares, a venir a un campus donde todos son blancos, definitivamente es una transición, por decir lo menos. Tengo un amigo en mi clase que conozco de City College y también habla español. Estaremos en nuestra clase de soldadura, hablando en español, y nos gritaremos unos a otros en español porque así somos, y todos nos miran como, “¿Qué están diciendo?” 

Ha sido gracioso en esa circunstancia, pero definitivamente es diferente en el aspecto de caminar por el campus y luego ver a un gran grupo de chicos de fraternidad caminando hacia mí. Soy una persona pequeña. Soy una niña morena de cinco pies. Así que ver a un grupo enorme de, como, hombres blancos de fraternidad de 6’3 ”, no es una gran sensación. Esa ha sido la mayor diferencia, estar en un entorno en el que no sé si estoy bien. Podrían ser las personas más agradables de todos los tiempos, pero tampoco, no tienes idea, debido a la cantidad de incidentes que han tenido tantos frats. 

– Entrevistado por Stephanie Zappelli 

Sudarshan Seshadri en el campus de la Universidad de California en Los Ángeles. Foto de Steven Vargas para CalMatters

Sudarshan Seshadri, Universidad de California Los Ángeles

Estudiante de segundo año de ingeniería eléctrica

No sé mucho sobre el campus y obviamente las cosas han cambiado mucho desde antes de COVID. Pero lo estoy disfrutando porque estoy conociendo a mucha gente aquí y es bueno tener interacción humana después de un año sin (tener) eso definitivamente.

Amo a los gatos. Y hubo un día, vi una publicación en el ‘subreddit’ de UCLA algo sobre Powell Cat (un gato amado en el campus) que no te deja acariciarlo. Y lo había acariciado el día anterior. Así que publiqué un video (de mí mismo acariciando al gato), y a la gente parece gustarle. E hice una broma diciendo: “Voy a hacer una de esas cosas todos los días”. Eso fue una broma, pero lo hice al día siguiente y dije: “Día uno”, todavía en ese momento era una broma, pero hubo muchos votos a favor, así que lo hice de nuevo. Y seguí haciéndolo hasta que creo que estamos en el día 43 ahora, lo cual es bastante loco.

He recibido muchos comentarios positivos. Recuerdo que había un tipo que hizo una publicación, como, “Sigue haciendo esto, es como una terapia diaria”, y yo digo, si lo pones así, es maravilloso. Hay tanta gente que dice “Oh, sí, ya sabes, no estoy en el campus. No he podido conocer a Powell Cat. Estoy viviendo indirectamente a través de ti “. Me encanta eso. Me alegro de que mucha gente esté recibiendo mucha positividad de mis publicaciones diarias.

– Entrevistado por Bernard Mendez

Airin Valdez es una estudiante universitaria de primera generación en la Universidad de Stanford. Foto de William Meng para CalMatters

Airin Valdez, Universidad de Stanford

Estudiante de primer año, sin definir especialización

Como estudiante de primera generación, no me sentía lo suficientemente preparado para el trabajo de nivel universitario, especialmente en una escuela como Stanford. 

Todo mi último año (de secundaria) fue el aprendizaje en línea. Fue muy difícil no solo aprender el material, sino tener que enseñarme a mí mismo el contenido, ya que personalmente soy más un aprendiz visual y táctil. Tener que equilibrar el trabajo escolar y las responsabilidades del hogar también hizo que mi experiencia en línea fuera un desafío. Soy el mayor de tres hermanos. Mi hermano era un estudiante de primer año en la escuela secundaria, así que tuve que ayudarlo mucho con la tarea y también a mi hermana menor, que está en la escuela secundaria. También tuve que ayudar en la casa.

Estoy muy feliz de hacer la transición a la vida en el campus ya que tengo la oportunidad de experimentar mi primer año de universidad en persona, pero después de un año de aprendizaje en línea, es muy difícil y muy diferente. A menudo me siento atrasado en comparación con mis compañeros que tienen más recursos o tuvieron la oportunidad de estar expuestos a contenido que es completamente nuevo para mí. 

Una forma en que la universidad ha ayudado con esta transición ha sido la implementación de programas para estudiantes de primera generación y de bajos ingresos, como yo. Pude llegar al campus temprano durante el verano y tomar una clase de matemáticas e inglés para desarrollar mis habilidades. Pero su apoyo es muy continuo, no solo durante el verano sino también ahora durante el año escolar, como poder hablar con un asesor académico que trabaja específicamente con estudiantes de primera generación y de bajos ingresos. 

– Entrevistado por Itzel Luna

Raichel Tjan, de 23 años, se especializa en negocios en la Universidad Estatal Politécnica de California. Foto de Julie Leopo para CalMatters

Raichel Tjan, Cal Poly San Luis Obispo

Estudiante de transferencia junior estudiando negocios

Las mujeres son el objetivo, y especialmente con lo que está sucediendo recientemente con los ataques a los asiáticos, tenía mucho miedo de que eso viniera a la escuela. Primero que nada, soy una chica. En segundo lugar, soy una chica asiática en una ciudad dominante no asiática, en la que nunca había vivido antes. Así que, en general, fue aterrador llegar a la escuela. Ha estado bien, pero definitivamente me he dado cuenta de que estoy mirando a mi alrededor y buscando gente de color.

Honestamente, no me siento seguro en general cada vez que camino sola en la oscuridad. Me gusta usar mis cápsulas de aire cuando camino, pero por la noche, me aseguro de que estén fuera. Me aseguro de tener las llaves y el gas pimienta, todo listo. Tengo mi teléfono listo para llamar a alguien. Pero afortunadamente esa noche, un chico que también estaba en (Semana de Bienvenida), se acercó a mí y me dijo: “Oye, no deberías estar caminando solo. Ya sabes, ambos no deberíamos caminar solos en general. Así que tal vez deberíamos caminar juntos “. Seguimos siendo amigos ahora. 

Es la seguridad sobre todo para mí, especialmente porque eso es lo que mi madre enfatiza tanto porque tuvo la experiencia de casi ser atacada cuando estaba en la universidad. Es algo muy importante para ella y no quiero que se preocupe por mí. 

– Entrevistado por Stephanie Zappelli

Sarah Hong en la Universidad Estatal de San Diego en San Diego el 7 de diciembre de 2021. Foto de Brittany Cruz-Fejeran para CalMatters

Sarah Hong, Universidad Estatal de San Diego

Estudiante de primer año de economía

Muchos de los estudiantes internacionales, la mayoría de ellos, dicen que han vivido en Estados Unidos durante cuatro años y no tienen amigos. Pensé, tal vez seré como el resto de ellos, pero parece que no. He hecho muchos buenos amigos y estoy muy agradecida. ¿Gratitud? No. Agradecida.

Cuando estaba en la escuela secundaria, tuve una depresión muy severa. Fue por el estrés de estudiar. Fue el momento más oscuro de mi vida y no quería volver a experimentarlo en la escuela secundaria. Así que pensé en ir a Estados Unidos para experimentar otro tipo de estilo de vida. No tenía una vida muy feliz en China, así que quería ir a un entorno completamente nuevo.

La pandemia es muy diferente en China. Si hay incluso dos casos en la ciudad, cierran toda la ciudad. 

Prohibirán a la gente salir y tomar el transporte público a otras ciudades, y cuando esté fuera, debe usar una máscara. Aquí, es como si no hubiera una pandemia. ¡A nadie le importa! Recibo el compendio de COVID-19 con todos los casos del campus y a nadie le importa. Nadie usa una máscara en absoluto. Estoy un poco enojada por eso, pero es su libertad. Es como si debieran protegerse. Quizás solo estoy acostumbrado a usar una máscara.

Creo que la escuela en línea no tiene sentido. Quería ir a Estados Unidos para hablar inglés como un hablante nativo. ¡Oh, es solo un sueño! Quiero aprender algo realmente útil para mí, no solo mantener mi GPA en un puntaje alto, sino también usar mi arduo trabajo. La escuela en línea me hace sentir que no estoy aprendiendo lo que necesito aprender. 

– Entrevistado por Emily Forschen

Ashley Hayes Stone en Andrews Park en Vacaville el 4 de diciembre de 2021. Stone es una estudiante de fotoperiodismo con especialización en estudios de sexualidad en la Universidad Estatal de San Francisco, que trabaja en Sacramento y vive en Vacaville. Foto de Samantha Laurey para CalMatters

Ashley Hayes-Stone, Universidad Estatal de San Francisco

Especialidad en periodismo junior

Cuando solicité originalmente para el estado de San Francisco al comienzo de la pandemia, quería vivir en la ciudad. Quería ese estilo de vida, pero es muy caro y no sabía cómo lo iba a hacer. Cuando golpeó la pandemia, casi fue un alivio de alguna manera, porque (encontrar un lugar para vivir) era una cosa menos por la que tenía que preocuparme. 

Como vivo en Vacaville y trabajo en Sacramento, pensé: “Esto es perfecto”. Puedo ir a la escuela en línea, obtener mi título y terminar. Fue estresante al principio, pero una vez que me acostumbré, me resultó útil poder volver atrás y revisar las conferencias más de una vez, y tomar notas realmente buenas, y de hecho he estado obteniendo muy buenas calificaciones. 

Sin embargo, están haciendo las clases que necesito en persona para el próximo semestre. Es muy difícil ir a Sacramento, luego ir a la ciudad y luego volver a casa. Sé que todo el mundo quiere volver a la normalidad, pero me resulta muy difícil volver a esa vida, especialmente en un momento de mucha incertidumbre.

Pedir a los estudiantes que asistan a clases en el campus que ya se han acostumbrado a aprender en línea es injusto. Se les debe dar la oportunidad de al menos terminarlo en línea. Siento que las escuelas están anteponiendo sus necesidades a los estudiantes, aunque somos nosotros los que pagamos por todo. 

Entiendo que tenemos que volver a la normalidad, pero para personas como yo que han estado haciendo esto por un tiempo, solo queremos seguir adelante.

– Entrevistado por Oden Taylor

Doshi, Forschen, Luna, Mendez, Taylor, Vargas y Zappelli son becarios de la Red de Periodismo Universitario de CalMatterso, una colaboración entre CalMatters y estudiantes de periodismo de todo California. Esta historia y otra cobertura de educación superior son apoyadas por College Futures Foundation. 

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org