EN RESUMEN

El panel de ciudadanos independientes no solo está siendo criticado por los distritos legislativos y del Congreso que está dibujando. Ya está en la corte por supuestas reuniones y estudios realizados de forma secreta. Ahora, enfrenta cuestionamientos sobre sus gastos y su presupuesto.

Read this article in English

La comisión de redistribución de distritos independiente de California está recibiendo mucha atención por los mapas legislativos y del Congreso que está dibujando para superar la fecha límite del 27 de diciembre. 

Pero no es solo el producto a veces confuso lo que está bajo el microscopio. También es el proceso complicado de la comisión, con acusaciones de secretismo, quejas sobre la opinión pública y ahora preguntas sobre si los contribuyentes están obteniendo el valor de su dinero.   

El estado está financiando la comisión con $20,3 millones, aproximadamente el doble de lo que recibió la comisión independiente anterior.    

Steven Maviglio, un consultor demócrata con sede en Sacramento que ha sido uno de los críticos más abiertos de la comisión y que desde el principio se opuso a su creación, dijo que ha estado plagado de “sobrecostos tras sobrecostes“.

“Todo el mundo entiende que la redistribución de distritos es un proceso feo, sin importar quién lo haga, pero lo que estoy viendo aquí es la elaboración de salchichas de parte de aficionados”, dijo a CalMatters. 

Jane Andersen, presidenta de la comisión esta semana, dijo que el panel ha demostrado un compromiso con un proceso abierto con un amplio alcance público, uno que tuvo lugar en “circunstancias extraordinarias”, incluida la pandemia y un retraso sin precedentes en los datos del censo de 2020.

Una de las razones del mayor presupuesto de la comisión actual es que comenzó cuatro meses antes que la anterior y su trabajo se ha extendido por la demora del Censo. Tener que realizar actividades de divulgación pública virtualmente durante el verano debido al COVID-19 también elevó los costos: audio y video, traducción, subtítulos e interpretación, dijo Fredy Ceja, director de comunicaciones de la comisión.  

“La gente de California confió el proceso de redistribución de distritos a un grupo de sus pares sin un plan de cómo hacerlo”, dijo Andersen, un republicano de Berkeley que es ingeniero civil, en un comunicado emitido el martes por la noche. “La Comisión creó y ejecutó un sólido proceso de participación de la comunidad, que puede no ser perfecto, pero fue dirigido con integridad y transparencia con la esperanza de que resulte en mapas más justos para la gente de California”.

Aumento de los costos de la redistribución de distritos

Cuando los votantes aprobaron la medida en la boleta de 2008 que creó la comisión y quitó la redistribución de distritos una vez por década de la Legislatura, la iniciativa declaró que el costo se fijaría en el monto de la redistribución de distritos anterior, más la inflación. Después del censo de 2000, eso fue alrededor de $3 millones.

En realidad, la primera comisión independiente que dibujó distritos después del censo de 2010 gastó $10.4 millones en dinero estatal, más $3.3 millones donados por una fundación privada para la divulgación pública.

De la asignación estatal de $20 millones para la comisión actual, había recibido $ 8.4 millones al 1 de julio, según los documentos presupuestarios proporcionados a CalMatters. La comisión no pudo dar un total de gastos actualizado.  

“Todo el mundo entiende que la redistribución de distritos es un proceso feo, sin importar quién lo haga, pero lo que estoy viendo aquí es la elaboración de salchichas de parte de aficionados”.

Steven Maviglio, consultor político demócrata

El dinero se destina a pagar al personal, alquilar lugares, producir audio y video y proporcionar traducciones. También existen costos para la divulgación pública: impresión de materiales de marketing, compra de anuncios en línea y otros costos para educar al público sobre la redistribución de distritos y buscar su participación.

El presupuesto también incluye $1,2 millones para su consejero legal. Según el contrato con Strumwasser y Woocher LLC, el abogado principal y los socios reciben $575 la hora y los asociados $375 la hora. 

Y la comisión ha presupuestado $1.6 millones para sus consultores de mapeo: HaystaqDNA y Q2 Data & Research, LLC. La comisión anterior pagó $592,000 al segundo trimestre por el dibujo lineal.  

La Legislatura asignó dinero por separado a la base de datos estatal para crear una herramienta de mapeo. Y la oficina del auditor del estado recibió una asignación separada de $5.2 millones para seleccionar y formar la comisión.

Los comisionados, ellos mismos, reciben un estipendio: $378 por día cuando asisten a reuniones o realizan trabajos de comisiones. Aunque algunos comisionados se han ausentado notablemente de las reuniones, no hay requisitos de asistencia. La comisión votó para permitir que los comisionados que querían reunirse en persona lo hicieran, y se les reembolsa el viaje. Los demás participan a través de Zoom.

El estratega político republicano Matt Rexroad dijo que, si bien comprende que los miembros de la comisión ciudadana podrían estar haciendo malabares con varios trabajos, necesitan escuchar la opinión del público para tomar decisiones. 

“Si valoras la opinión del público, te presentas para escucharla”, dijo por correo electrónico. 

La comisión se ha estado reuniendo seis días a la semana la mayoría de las semanas desde mediados de noviembre y planea continuar con ese programa hasta adoptar mapas finales a finales de este mes.

Se aprobaron mapas preliminares 10 de noviembre, pero algunos de ellos ya están siendo cuestionados. Envolvió las nuevas versiones de los mapas de la Asamblea estatal, pero no hasta las 12:40 am del martes. 

Para equilibrar los diversos criterios que tiene que sopesar la comisión, algunos de los distritos terminaron con formas extrañas. Había “cuellos” largos dentro de los distritos, por ejemplo, en San Pedro para separar los puertos, según lo solicitado por la opinión de la comunidad. 

Los comisionados, que comenzaron a revisar los distritos del Congreso el martes, afirmaron que no hay una buena manera de evaluar la opinión de una comunidad de interés sobre otra.

Pero la senadora Lorena Gonzales, una demócrata de San Diego, calificó el dibujo de líneas como “un desastre”. 

“¿Por qué? La falta de previsión para empezar con mapas anteriores también elaborados por una comisión independiente”, tuiteó el martes. También dijo que los legisladores deberían poder postularse para ser comisionados. 

Learn more about legislators mentioned in this story

D

Lorena Gonzalez

Former State Assembly, District 80 (San Diego)

Está tan harta que dice que debería revisarse la iniciativa que otorgó el poder de redistribución de distritos a la comisión: “Debería haber una mejor manera de evitar la manipulación política, al tiempo que se da una verdadera voz a la comunidad y sus representantes”. 

Jonathan Mehta Stein, director ejecutivo de California Common Cause, un grupo de reforma del gobierno que presionó por una redistribución independiente de distritos, dijo que el desorden es mejor que la alternativa. 

“La democracia hecha en público va a ser complicada. Estas son 14 personas que tienen en mente los mejores intereses de California, que intentan atraer a una gran cantidad de distritos en una transmisión en vivo pública”, dijo a CalMatters por correo electrónico. “No pueden llevar las cosas a la trastienda durante un par de semanas para trabajar en ellas, cometer algunos errores y luego traer un producto más pulido. Estamos viendo todo, y eso incluye lo bueno y lo malo”. 

Eficiencia y transparencia

La comisionada Sara Sadhwani defendió el nuevo mapa de la Asamblea, que dijo que estaba “basado en el compromiso y el consenso”. Pero en un tweet del martes, reconoció que “no todos estarán felices”. 

Para algunos, es más que descontento con los mapas en sí.

El 30 de noviembre, cinco votantes republicanos presentaron una petición de emergencia ante la Corte Suprema de California para ordenar a la comisión que divulgue su análisis sobre votaciones racialmente polarizadas en el pasado, que utiliza para trazar distritos para cumplir con la Ley de Derechos Electorales. 

La petición, presentada por Harmeet Dhillon, miembro del Comité Nacional Republicano, también dice que cualquier conversación privada entre comisionados y grupos de interés debe hacerse pública. Finalmente, la denuncia insta a que se despida al asesor legal de la comisión porque también ha trabajado para líderes legislativos y las campañas del expresidente Barack Obama.

En su respuesta, presentada ante la corte el martes, la comisión negó categóricamente las acusaciones y no dio indicios de que cumplirá con ninguna de las demandas de la petición. Los abogados de la comisión dijeron que había publicado mapas que mostraban los resultados del análisis de las votaciones raciales y dijeron que los comisionados no habían tenido reuniones secretas o ilegales.  

La petición carece de mérito y, en el peor de los casos, “representa un intento políticamente motivado de obstruir los esfuerzos de la Comisión negándole el consejo de su abogado elegido en estos últimos días cruciales del proceso de redistribución de distritos”, agregó la respuesta presentada por el abogado de la comisión. 

“La democracia en público va a ser un desastre … Estamos viendo de todo, y eso incluye lo bueno y lo malo”.

Jonathan Mehta Stein, director ejecutivo de California Common Cause

La comisión ya espera ser llevada a la corte nuevamente, incluso después de que presente sus mapas finales al Secretario de Estado. Su presupuesto incluye $4.3 millones para litigios luego de la redistribución de distritos.

La comisión anterior gastó alrededor de $2 millones en costos legales después de la redistribución de distritos de 2011. Los planes del Congreso y del Senado estatal fueron impugnados en un tribunal estatal y federal, y la composición de la comisión, en sí, fue impugnada en un tribunal estatal, según una investigación de la Facultad de Derecho de Loyola . Ninguno de los desafíos tuvo éxito. 

Aparte de la petición de los votantes republicanos, los expertos en redistribución de distritos y los observadores cercanos se han quejado del proceso de comentarios públicos, incluida la falta de claridad en el momento específico, archivos que no se publicaron lo suficientemente temprano para que el público los revise y comente, o formatos de archivo que eran difíciles de leer. 

Sin embargo, otros votantes han elogiado a los comisionados por su labor en un cronograma reducido.

“Este no es un trabajo fácil y requiere mucho tiempo”, dijo una persona que llamó desde Bakersfield . “Gracias por lo que has hecho”. 

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Sameea covers the state Capitol and California politics for CalMatters and is also a production assistant. She joined CalMatters in June 2021 from the Los Angeles Times, where she was a News Desk editor....