En resumen

Alrededor de 11,500 trabajadores de centros de atención a largo plazo ahora están enfermos con COVID. “Ha sido como un compañero de trabajo t pras otro, tras otro, todos enfermándose”, dijo un asistente de enfermería.

Read this article in English.   

Cuatro días después de que Celine comenzara a trabajar como asistente de enfermería en la unidad COVID-19 en un asilo de ancianos de Placerville, dio positivo por el virus. Estaba fatigada, débil y tenía tos seca, pero siguió trabajando. Dijo que ha trabajado 13 días en las últimas dos semanas, atendiendo con frecuencia a más de una docena de pacientes a la vez o trabajando en doble turno cuando se le solicita.

“Tendría que sentarme por lo menos 10 minutos porque me canso y todavía estoy cansada honestamente”, dijo Celine, quien pidió no ser identificado porque teme perder su trabajo.

La grave escasez de trabajadores, agravada por el aumento de ómicron, ha obligado a algunos de los centros de atención a largo plazo de California a depender del personal con COVID-positivo para la atención de los pacientes. Según datos estatales , 11 500 trabajadores de centros de atención a largo plazo están actualmente contagiados con COVID, estos altos números a pesar que el 93 % está completamente vacunado. Aunque hoy solo el 8% de la plantilla está infectado, es 48 veces más que a principios de diciembre, cuando apareció ómicron .

El Departamento de Salud Pública de California, a principios de este mes, emitió silenciosamente pautas de emergencia controvertidas que permitían que los empleados de atención médica severa sin síntomas continuaran trabajando. Y en las instalaciones con la escasez de personal más grave, el personal sintomático puede trabajar con pacientes con COVID.

Desde la aparición de omicron, Celine dijo que ha trabajado más horas extras y ha atendido a más pacientes de lo habitual en Pines at Placerville Healthcare Center.

“Realmente no había mucho personal al principio para trabajar en la unidad COVID, por eso sigo trabajando”, dijo. “Es muy difícil conseguir personal en el edificio porque mucha gente tiene miedo. Si (los trabajadores) no se sintieron lo suficientemente bien, no obligaban a nadie a trabajar”.

Tantos trabajadores están enfermos que la compañía instaló un orinal portátil en el estacionamiento para que lo usen lejos de los residentes del hogar de ancianos, dijo. El agua bombeada para lavarse las manos se congela por la noche y algunos colegas se van a casa o a un McDonalds cercano para usar el baño, dijo.

The Pines at Placerville no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

Desde la aparición de omicron, una asistente de enfermería en Pines en Placerville Healthcare Center dijo que ha trabajado muchas horas incluso después de estar enferma con COVID porque muchos colegas tienen demasiado miedo o están demasiado enfermos para trabajar. Foto de Miguel Gutiérrez Jr., CalMatters

En otra instalación en Mountain View, un asistente de enfermería certificado dijo que le pidieron que regresara al trabajo cinco días después de contraer COVID-19. Las pautas de salud estatales y federales han aprobado cuarentenas de cinco días o menos en instalaciones con escasez crítica de personal, pero sus persistentes dolores corporales la convencieron de decir que no.

Ahora, tres semanas después, está de regreso en el trabajo, rodeado de colegas que le dicen que tienen COVID-19 positivo, dijo.

Los trabajadores de la salud que dan positivo por COVID-19 deben usar máscaras N95, pero la infección aún afecta al personal y a los residentes del Centro de rehabilitación y subagudos Grant Cuesta en Mountain View.

“Ha sido, un compañero de trabajo tras otro, tras otro, todos enfermándose”, dijo la asistente de enfermería certificada, quien pidió no ser identificado para proteger su trabajo.

“Para mí, creo que esta ola de Covid fue una sorpresa por el simple hecho que arrasó con personas vacunadas y reforzadas”.

Christina Lockyer-White, asistente de enfermería en Bakersfield

Nueve residentes también tienen el virus y la instalación ha establecido una sala de aislamiento.

“No importa cuánto te protejas, todavía estamos comiendo en el mismo comedor. Ya sabes, seguimos compartiendo el mismo baño. Entonces, ¿cuál es el punto? ella dijo. “Es casi como si no les importara que nos enfermemos”.

Grant Cuesta no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

Los 1200 centros de atención residencial y enfermería especializada de California, hogar de más de 400 000 personas, han sido el epicentro de los brotes de COVID-19 desde el comienzo de la pandemia. Sus residentes y trabajadores representaron casi el 70 % de los brotes entre todos los entornos de atención médica en el estado el año pasado.

Si bien los requisitos de vacunación y pruebas han ayudado a reducir esos números, el aumento de ómicron ahora está obstaculizando la capacidad de las instalaciones para evitar que la infección se propague entre sus residentes, a menudo ancianos y vulnerables.

“Para mí, creo que esta ola fue una sorpresa por el simple hecho que arrasó con personas vacunadas y reforzadas”, dijo Christina Lockyer-White, asistente de enfermería certificada en Kingston Healthcare Center en Bakersfield.

Los miembros del personal deben usar equipo de protección completo, incluidos protectores faciales, batas, guantes y máscaras N95 en toda la instalación, pero varios dieron positivo de todos los modos, dijo Lockyer-White.

“No pensamos que estaríamos en esta posición, y aquí estamos”, dijo Lockyer-White. “Es como revivir una pesadilla”.

‘Hay Vacantes’: Hay una escasez de trabajadores en acilos

La escasez de lugares de trabajo ha plagado los hogares de ancianos, los centros de cuidado de la memoria y de vida asistida durante años, impulsada por una población que envejece, salarios estancados y programas de capacitación cada vez más reducidos.

“He sido enfermera en cuidados a largo plazo durante más de 25 años, y nunca ha habido un momento en el que no hayamos tenido un cartel de ‘se necesita ayuda’ de alguna forma”, dijo Claire Enright, especialista en fuerza laboral de California Asociación de Instalaciones de Salud, que representa a las instalaciones de enfermería especializada.

“Hace cinco o seis años, había más de 600 programas de capacitación para (auxiliares de enfermería certificados) en el estado. Hemos bajado a alrededor de 300”, dijo Enright.

Los centros de enfermería especializada brindan atención médica las 24 horas del día a los residentes enfermos que requieren supervisión o rehabilitación constante. Otros centros de atención a largo plazo, como los de vida asistida, cuidados de memoria y algunos hogares de ancianos, son para residentes que necesitan ayuda con algunas actividades diarias.

La mayoría de los centros de atención a largo plazo luchan por contratar suficiente personal, como asistentes de enfermería certificados y enfermeras registradas, pero la pandemia ha llevado estos problemas crónicos a un punto crítico. Los hogares de ancianos y las instalaciones de vida asistida a nivel nacional han perdido aproximadamente 259,000 trabajadores desde 2019, más que cualquier otro sector de atención médica, según la Asociación Estadounidense de Atención Médica/Centro Nacional de Vida Asistida .

“He sido enfermero en cuidados a largo plazo durante más de 25 años, y nunca ha habido un momento en el que no hayamos tenido una señal de ‘se busca ayuda’ de alguna forma”.

Claire Enright, la Asociación de Instalaciones de Salud de California

Los funcionarios estatales no rastrean los datos sobre las pérdidas de mano de obra en el cuidado de la salud a largo plazo, dijo Enright, pero los hogares de ancianos están operando a una capacidad más baja de lo habitual, en parte porque no hay suficiente personal para abrir más camas. Antes de la pandemia, la mayoría de los hogares de ancianos operaban al 88 % de su capacidad. Ahora eso ha bajado a 70 a 75%.

Enright dijo que la asociación ha oído hablar de algunos centros de atención a largo plazo que dependen de empleados positivos para COVID-19 durante este aumento, pero dijo que no hay forma de saber cuántos de los 11,500 trabajadores enfermos están cuidando pacientes.

Las familias se preocupan más por la escasez de personal que por los trabajadores enfermos

Ómicron también ha sido una pesadilla para las familias de los residentes.

Hace dos semanas, Mary, la madre de Miriam Raftery, de 91 años, contrajo COVID-19 en su centro de atención de memoria de La Mesa. Está sola en una sala de aislamiento y Raftery dijo que no pueden visitarla.

“Eso da miedo. Nos dicen que tiene tos seca, pero que no saben con certeza. A los 91 años, está muy frágil. Es aterrador”, dijo Raftery.

Sin embargo, lo que asusta aún más a Raftery es que Mary se quede sola y aislada. Durante el aumento repentino del invierno pasado, la mayoría de los centros de atención a largo plazo implementaron estrictas medidas de cierre.

“Cuando estaba en ese primer lugar, simplemente lloraba. Me dejarían tener visitas de ventana. Realmente no podía oírme muy bien, pero solo lloraba y me suplicaba que la llevara a casa. Ella no entendió lo que estaba pasando”, dijo Raftery.

Ahora, con Mary en la sala de aislamiento, a Raftery le preocupa que vuelva a deprimirse o se caiga si no se la atiende.

Mary, la madre de Miriam Raftery, de 91 años, vive en un centro de cuidado de la memoria a largo plazo cerca de San Diego. Contrajo COVID-19 hace dos semanas durante el aumento de ómicron. Cortesía de Miriam Raftery

Raftery dijo que Mary tiene demencia y tiene un alto riesgo de caída: olvidan que no puede caminar sin ayuda. Sin la supervisión constante de su madre en la sala de aislamiento, Raftery estaba tan preocupada por ella, que contrató a un cuidador privado para que se sentara con ella durante ocho horas al día.

“Sentí que no tenía otra opción”, dijo Raftery. “Me cuesta $5500 hacer esto por ella, pero dado su historial de caídas graves y de terminar en el hospital varias veces por caerse de la cama en estos otros lugares, ya sabes, cuando la dejaban sola durante el día”.

Raftery dijo que Mary ya ha experimentado las consecuencias de las instalaciones con poco personal. Ha estado en cuatro casas en el área de San Diego desde febrero, mudándose cada vez que Raftery descubría posibles signos de abandono. Cuando Raftery preguntó a los lugares por qué nadie estaba monitoreando a su madre, indicó que le dijeron que no había suficiente personal.

“En las instalaciones en las que ha estado, todas estaban perdiendo gente porque ciertas personas no querían vacunarse o simplemente estaban hartas”, dijo Raftery.

Las familias y los defensores dicen que la escasez de personal causada por la ola de omicron es un Catch-22: los trabajadores enfermos corren el riesgo de propagar la enfermedad a los ancianos que son vulnerables, pero la falta de personal conduce a la negligencia y la atención inadecuada.

 Entiendo por qué (el departamento de salud del estado) ha abierto las puertas a los trabajadores asintomáticos, pero todavía es altamente transmisible , ya sea que seamos asintomáticos o no, ya sea que estemos vacunados o no, ¿verdad? Así que es una propuesta aterradora”, dijo Maitely Weismann, cofundadora de Essential Caregivers Coalition.

Maitely Weismann visita a su madre Celia, de 79 años, en su hogar de ancianos de Los Ángeles. Celia esquivó por poco un brote de COVID-19 en las instalaciones el año pasado. Cortesía de Maitely Weismann

Celia, la madre de Weismann, de 79 años, vive en un centro de vida asistida en el área de Los Ángeles. Hubo un brote en su centro el año pasado que su madre evitó por poco durante una estadía en el hospital no relacionado. Ahora le preocupa que Celia se contagie de COVID esta vez.

Aunque su madre está vacunada y reforzada, Weismann dijo que escucha sobre personas con condiciones y discapacidades similares que mueren a causa de COVID-19.El departamento de salud del estado ha sido criticado por la supervisión insuficiente de los hogares de ancianos donde las familias alegan que los residentes fallecieron de COVID-19 después de que el personal enfermo se vio obligado a trabajar.

“Personalmente, si alguien es positivo y entra, estoy de acuerdo con eso porque prefiero que mi mamá tenga la atención que necesita a que la descuiden”.

Angela Trivonovich, hija de un residente de un hogar de ancianos

Pero para algunos, tener personal confiable y positivo para COVID disponible para cuidar a sus familiares es mejor que no tener nada.

“Personalmente, si alguien da positivo y entra, estoy de acuerdo con eso porque prefiero que mi mamá reciba la atención que necesita en lugar de que la descuiden”, dijo Angela Trivonovich, residente de San Diego. “He visto los resultados de la negligencia y la falta de atención en un asilo de ancianos. Preferiría que no sufriera un sarpullido severo por el pañal. Prefiero que no le duela la cama”.

En el hogar de ancianos donde vive su madre Rae, de 84 años, se notificó a las familias de los pacientes que 22 trabajadores dieron positivo en dos semanas, dijo Trivonovich.

“Si las personas se sienten bien y son positivas, no sé si eso se extenderá más de lo que ya lo hace. Y creo que los residentes necesitan toda la atención que pueden recibir”, dijo. “Están desesperados”.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

more on nursing homes

Sin salida: cómo los pobres quedan varados en hogares de ancianos de California

En resumen En un problema paralelo al ‘abandono’ de pacientes, muchos residentes pobres de hogares de ancianos se encuentran atrapados dentro de las instalaciones y no pueden regresar a casa. Read this article in English.    Bradley Fisher, un mecánico jubilado de 62 años, vivió en un asilo de ancianos del Área de la Bahía durante 14…

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Kristen Hwang reports on health care and policy for CalMatters. She is passionate about humanizing data-driven stories and examining the intersection of public health and social justice. Prior to joining...