En resumen

Una mirada a una región contaminada que tiene como prioridad tener aire limpio según la ley de justicia ambiental de California.

Read this article in English.   

En Wilmington, Carson y West Long Beach, la gente vive con fuentes importantes de contaminación casi en sus patios traseros: los dos puertos más activos del país, cinco refinerías de petróleo, nueve bases ferroviarias, cuatro autopistas principales, varias instalaciones químicas y el tercer yacimiento petrolífero más grande de los Estados Unidos continental. 

Ubicadas en el suroeste del condado de Los Ángeles, estas comunidades estuvieron entre las primeras designadas para el programa de justicia ambiental histórico de California, cuyo objetivo es limpiar la contaminación del aire en los puntos críticos del estado. Allí viven unas 300.000 personas , en su mayoría de personas pertenecientes a minorías.

Primero las buenas noticias: el aire es mucho más limpio que hace años. Por ejemplo, la mayoría de los días del año pasado, la calidad del buen aire en Wilmington fue excepcional o moderada. Pero la comunidad aún respira aire sucio: en 23 días el año pasado, las partículas finas violaron el estándar de salud de la nación; algunos días estuvieron tan contaminados que las concentraciones de partículas finas fueron más del doble del estándar, según Datos de los puertos de Los Ángeles y Long Beach. En esos días, el aire fue insalubre para que todos los residentes lo respiraran.

Los residentes también están expuestos a químicos industriales en el aire. Las industrias de Wilmington y Carson informaron que emitieron casi 1.7 millones de libras de contaminantes tóxicos en el aire en 2020, incluidos amoniaco , cianuro de hidrogeno y benceno , que es una causa conocida de leucemia.

Las personas en estas comunidades portuarias contaminadas sufren ataques de asma con más frecuencia que sus vecinos en ciudades más limpias, riesgo de cáncer , predominantemente por los gases de escape diésel arrojados por camiones, barcos y trenes, es un 98 % más alto en Wilmington que en el resto de la cuenca de Los Ángeles.

Echemos un vistazo más de cerca a los números detrás del aire contaminado en las comunidades portuarias del condado de Los Ángeles.

La calidad del aire ha mejorado durante décadas.

La calidad del aire en la región ha mejorado sustancialmente en las últimas décadas debido a las normas locales y estatales que han limpiado los vehículos y las industrias.

Desde 2005, las concentraciones medias de PM2.5 (partículas finas que pueden dañar los pulmones y provocar ataques cardíacos) se han reducido sustancialmente. Ya no violan rutinariamente las normas federales de salud. El carbono elemental, un sustituto de los gases de escape diésel, también se ha reducido a la mitad.Los contaminantes tóxicos en el aire también se han reducido. Como resultado, en West Long Beach, los posibles cánceres relacionados con los contaminantes carcinógenos del aire, como el escape de diésel y el benceno, son un 84 % menos que hace dos décadas, según los datos del Distrito de Administración de la Calidad del Aire de la Costa Sur.

Ahora, las malas noticias: un aumento reciente en la contaminación

Si bien la contaminación del aire ha tenido una tendencia a la baja en la región, el otoño pasado comenzó a elevarse. Los óxidos de nitrógeno, que son un ingrediente clave del smog, y las partículas finas comenzaron a aumentar en el otoño de 2020.

¿La causa? Congestión en el complejo portuario más grande del país: los puertos de Los Ángeles y Long Beach. El aumento de las importaciones de carga y las interrupciones de la cadena de suministro por la pandemia han llevado a que más embarcaciones ancladas funcionen con motores auxiliares contaminantes. El comercio de contenedores aumentó un 18 % en los dos puertos en 2021 en comparación con 2019, según datos de los puertos de Los Ángeles y Long Beach . Más carga también significa más actividad de camiones y trenes, otra fuente de contaminación.

En muchas ocasiones a partir de noviembre, más de 100 barcos a la vez estaban "anclados o merodeando" cerca de las costa frente a Long Beach, esperando ingresar a los puertos, según Marine Exchange of Southern California. Pero un nuevo sistema de espera ahora requiere que los barcos esperen 150 millas de la costa de California o 50 millas al norte o al sur de los puertos. Como resultado, las emisiones en las comunidades se han reducido sustancialmente.

Alto riesgo de efectos sobre la salud

Las personas en estas comunidades, particularmente en West Long Beach, sufren con mayor frecuencia ataques de asma que los envían a las salas de emergencia. Los gases de escape diesel, las partículas finas y el smog pueden desencadenar ataques de asma.

También respiran altos niveles de contaminantes, predominantemente gases de escape diésel, relacionados con el cáncer. Por ejemplo, en Wilmington, 664 personas están en riesgo de contraer cáncer por cada millón de personas expuestas. (Los riesgos que superan los 100 en un millón se consideran inaceptables). El riesgo de cáncer de Wilmington por la contaminación del aire se ubica en el 2% más alto de toda la cuenca, que incluye la mayor parte de los condados de Los Ángeles, Orange, San Bernardino y Riverside.

La exposición crónica a partículas de diesel también puede causar o empeorar enfermedades cardíacas y pulmonares, incluido el asma.

Una fotografía de cerca de la contaminación toxica de las industrias

La economía de la región está impulsada por las industrias del petróleo y el transporte marítimo. Las refinerías de petróleo son la fuente industrial más grande de  gases causantes de smog y contaminantes cancerígenos. Los contaminantes del aire incluyen amoniaco , cianuro de hidrogeno y benceno , que es un componente del petróleo crudo y una causa conocida de leucemia.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Erica Yee profile

Erica is a data reporter at CalMatters helping develop data-driven graphics and tools. As a California native, she is excited to contribute to important coverage of state issues through engaging projects....

Hannah was a 2021 health intern at CalMatters. Previously she was a fellow for the CalMatters College Journalism Network, where she reported on the effects of COVID-19 on higher education in the state....