En resumen

Los reguladores aprobaron planes de prevención de incendios “seriamente deficientes”, incluido el presentado por PG&E, que provocó el incendio forestal más mortífero de California, de acuerdo al auditor estatal.

Read this article in English.   

Mientras una sequía sin precedentes alimenta otra temporada de incendios forestales potencialmente peligrosa, el auditor estatal informó hoy que los funcionarios estatales no están responsabilizando a las empresas de servicios públicos de California por la prevención de incendios causados por sus equipos.

El informe presentado a la Legislatura de California encontró que la nueva Oficina de Seguridad de la Infraestructura Energética aprobó los planes de prevención de incendios forestales de las empresas de servicios públicos incluso cuando eran “seriamente deficientes”. Se incluyeron planes de Pacific Gas & Electric, la empresa de servicios públicos más grande de California, a la que se responsabilizó de provocar el incendio forestal más mortífero del estado, el Camp Fire, que mató a 85 personas en 2018.

Si bien las compañías eléctricas están trabajando para hacer que sus equipos sean más resistentes al fuego, ni la oficina de energía ni la Comisión de Servicios Públicos han hecho lo suficiente para garantizar que las compañías prioricen las actualizaciones donde más se necesitan, en áreas de alto riesgo de incendio, según el informe de 91 páginas.

Desde 2015, las líneas eléctricas han causado seis de los 20 incendios forestales más destructivos de California, según el informe. Las líneas sin aislamiento y los transformadores más antiguos y otros equipos son peligrosos durante los vientos fuertes, cuando los árboles que caen o los escombros que vuelan pueden golpearlos y provocar llamas.

La PUC “no usa su autoridad para penalizar a las empresas de servicios públicos cuando sus auditorías descubren violaciones”.

Informe de la Oficina del Auditor del Estado

La oficina de energía, que formaba parte de la PUC hasta que se trasladó el verano pasado a la Agencia de Recursos Naturales, tiene la amplia responsabilidad de monitorear el riesgo de incendios causados por los servicios públicos y emitir certificados de seguridad a las compañías eléctricas. El informe citó instancias en las que la oficina aprobó planes que sabía que eran inadecuados o vagos.

“Dados los incendios forestales de pesadilla que se han convertido en parte de la vida normal en los últimos años, los contribuyentes de California harían bien en preguntar si están pagando por vigilantes de servicios públicos o si son perros falderos en la CPUC”, dijo Ken Cook, presidente del Environmental Working Group, una organización de defensa de la investigación ambiental que rastrea los problemas de los incendios forestales.

Los representantes de PG&E no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

La Oficina del Auditor del Estado criticó a la PUC por no realizar auditorías exhaustivas del trabajo que las empresas dijeron que realizaban. La PUC “no usa su autoridad para penalizar a las empresas de servicios públicos cuando sus auditorías descubren violaciones”, dice el informe. Entre su gama de funciones, la comisión regula los servicios públicos de propiedad privada y se supone que debe garantizar el funcionamiento seguro de la red eléctrica del estado.

Los funcionarios de la PUC dijeron que estaban de acuerdo con la mayoría de las recomendaciones del informe. La comisión “establecerá un plan y plazos para implementar las recomendaciones identificadas en el informe del Auditor del Estado de California”, según un comunicado de la portavoz Terrie Prosper.

En una carta que acompaña al informe, el auditor estatal interino Michael S. Tilden expresó su preocupación por el número cada vez mayor de los llamados cortes de energía por seguridad pública, cuando las empresas cortan la energía en momentos de alto riesgo de incendio. Tilden señaló que entre 2013 y 2021, las empresas de servicios públicos más grandes del estado cortaron el suministro eléctrico a más de 3,6 millones de clientes durante 67 cortes de energía. Solo en 2020 hubo unos 600 cortes de energía no planificados, según el informe.

PG&E limpian la maleza alrededor de un poste de energía mientras el incendio de Colorado ardía cerca de Big Sur el 22 de enero de 2022. REUTERS/Peter DaSilva

Las autoridades no están haciendo lo suficiente para garantizar que las empresas prioricen las actualizaciones de equipos en áreas de alto riesgo, según el informe. En 2020, las empresas de servicios públicos informaron que habían reemplazado o mejorado equipos en 1540 millas de líneas.

Pero a partir del verano pasado, había 40,000 millas de líneas eléctricas al descubierto en áreas de alto riesgo de incendio, encontró el informe.

“Incluso si todas las mejoras que completaron en 2020 consistieran en reemplazar las líneas eléctricas descubiertas en áreas de alto riesgo de incendio con líneas cubiertas o subterráneas, solo habrían abordado el 4 por ciento de dichas líneas”, escribió Tilden.

La ley estatal requiere que las empresas de servicios públicos comiencen a identificar las secciones de la línea que se ven afectadas regularmente por los cortes de energía. El informe sugirió que la Legislatura podría fortalecer esta ley al exigir que las empresas de servicios públicos identifiquen lo que es necesario para evitar futuros cortes de energía.

En los últimos años, los grupos de consumidores y contribuyentes han criticado regularmente los esfuerzos de las empresas de servicios públicos propiedad de inversores más grandes del estado. — PG&E, San Diego Gas and Electric y Southern California Edison — para actualizar sus equipos, y se quejó de que el regulador de servicios públicos del estado no es un monitor riguroso de la industria.

En las respuestas escritas incluidas en el informe, las agencias en algunos casos cuestionaron las afirmaciones fácticas y en otros señalaron que muchos de los cambios sugeridos requieren acción legislativa.

La auditoría no tiene otra autoridad que la de informar a la Legislatura. El proceso incluye una actualización de estado, que comienza en 60 días, para registrar las respuestas y anotar cualquier acción tomada con respecto a las recomendaciones del auditor.

Este artículo fue originalmente publicado en CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Julie Cart joined CalMatters as a projects and environment reporter in 2016 after a long career at the Los Angeles Times, where she held many positions: sportswriter, national correspondent and environment...