En resumen

Si bien las vacunas contra la viruela del mono están dirigidas a las ciudades más grandes del estado, donde el número de casos es más alto, otras comunidades están luchando por responder. En el Valle Central, los funcionarios de salud pública esperan recursos y tratan de brindar información a los residentes que buscan ayuda.

Read this article in English.

Justo antes de la medianoche de un martes reciente, Luna Lockhart, de 25 años, se subió al auto con su compañero de cuarto y condujo tres horas y media desde Fresno hasta San Francisco.

Su destino: el Hospital General Zuckerberg San Francisco, donde más de 400 personas ya esperaban en fila para vacunarse contra la viruela del mono. 

“No están dando vacunas contra la viruela del mono en Fresno”, dijo Lockhart a CalMatters en ese entonces. “Decidimos simplemente ser proactivos”. 

El brote de viruela del mono ha afectado de manera desproporcionada a los hombres homosexuales y bisexuales, así como a las personas transgénero, lo que alimenta la comparación con los primeros días de la epidemia del VIH/SIDA y pide además una respuesta de salud pública más fuerte. El estado priorizó los recursos escasos, incluida la vacuna contra la viruela del mono, para los condados con la mayor cantidad de casos: Los Ángeles, San Francisco, Alameda y San Diego. Pero los defensores queer en el Valle Central dicen que cuando se trata de asignar recursos para la viruela del mono, se sienten abandonados por los funcionarios estatales de salud pública.

San Francisco tiene más dosis per cápita que cualquier otro condado del estado. Tiene 27 por cada 1,000 residentes en comparación con 4 en Los Ángeles y 1 en los 19 condados de Central Valley.

“Desafortunadamente, muchos de los recursos se destinan a San Francisco y Los Ángeles… Debemos recordar que hay personas LGBTQ en todas partes del estado”, dijo el concejal de la ciudad de Tracy, Dan Tavares Arriola, el primer funcionario electo abiertamente LGBTQ de la ciudad. 

Arriola testificó la semana pasada durante una audiencia especial del comité del Senado estatal sobre la viruela del mono. Arriola dijo a CalMatters que ha hablado con numerosas personas queer en el Valle Central que, como Lockhart, han conducido horas para conseguir una vacuna.

“Es frustrante, porque el Valle Central siempre se queda atrás”, dijo Arriola. Él contrajo la viruela del mono a fines de julio y pasó días tratando de obtener tratamiento y una vacuna para su pareja.

Cuando Lockhart condujo hasta San Francisco para vacunarse, el condado de Fresno, con 1 millón de habitantes, solo tenía 20 vacunas para distribuir. Como una inyección de dos dosis, eso significaba que solo 10 personas podían vacunarse por completo. En ese momento, en todo el estado había menos de 650 casos de viruela del mono, pero desde entonces el brote se ha disparado a casi 2,000 casos — un aumento de casi el triple en las últimas dos semanas y media. El senador estatal Scott Wiener, demócrata de San Francisco y presidente del Comité Selecto del Senado sobre la viruela del mono, comparó obtener una cita para vacunarse con [la película] “Los juegos del hambre”, con filas que se extienden alrededor de la cuadra.

“Es frustrante, porque el Valle Central siempre se queda atrás”,

Concejal de la ciudad de Tracy, Dan Tavares Arriola

Para las personas que no tienen el tiempo, el transporte o el dinero para conducir a otro condado, no poder vacunarse localmente es “un gran problema”, dijo Walter Hewitt, residente de Fresno. 

Hewitt, de 23 años, ha estado tratando de vacunarse durante semanas. Es homosexual, lo que lo coloca en una categoría de mayor riesgo, pero también trabaja en un gimnasio y teme infectarse al tocar equipos contaminados. 

La viruela del mono no es una enfermedad de transmisión sexual y se puede transmitir al tocar objetos contaminados.

“Es algo que debe estar disponible para todos”, dijo Hewitt. “Todos deberían tener una opción como lo hicieron con la vacuna COVID para protegerse”.  

Dieciséis días después de que el condado de Fresno confirmara su primer caso de viruela del mono y 10 semanas después de que California informara su primer caso, Jennifer Cruz, directora ejecutiva del Centro de Recursos LGBTQ+ de la Comisión de Oportunidades Económicas de Fresno, dijo que no había recibido ninguna información del departamento de salud del condado sobre vacunas o dónde dirigir a las personas con preguntas. Britni Lloyd, directora ejecutiva del Centro MoPRIDE en el condado de Stanislaus, dijo que recibe llamadas sobre la viruela del mono todos los días. El departamento de salud del condado planea abrir una clínica de vacunas en el Centro MoPRIDE, pero aún no ha sucedido. Lloyd ha comenzado a hacer su propia lista de espera de personas para llamar una vez que lo haga. 

“Nuestra agencia de servicios de salud parece ansiosa por poner en marcha los servicios (de vacunas) en nuestro condado, pero hay muchos trámites burocráticos”, dijo Lloyd, lo que fue una queja común de los funcionarios locales durante la audiencia de supervisión del Senado sobre la viruela del mono.

En una conferencia de prensa a fines de julio, los funcionarios de salud de Fresno dijeron que estaban planeando reuniones comunitarias para brindar información sobre la viruela del mono a quienes la necesitan. Los funcionarios no respondieron a una solicitud de información de CalMatters sobre clínicas de vacunas.

A partir del 11 de agosto, Los condados de Fresno y Stanislaus tuvieron siete casos cada uno, según datos estatales.

Lentamente, el Valle Central ha recibido más vacunas a medida que el gobierno federal distribuye suministros a cada estado. La asignación de vacunas del condado de Fresno aumentó a 430, mientras que la de Stanislaus aumentó a 282. El condado de Kern, que también tenía siete casos hasta el 11 de agosto pero recibió más de 800 dosis iniciales, administró unas 200 en un sitio de vacunación reciente.

Aún así, la implementación de la vacuna ha sido lenta y los recursos han sido escasos en comparación con las áreas urbanas. El Departamento de Salud Pública de California ha priorizado la distribución de la vacuna extremadamente escasa principalmente en función de la cantidad de casos en cada condado, que según algunos pasa por alto la cantidad de personas que viajan por todo el estado.

Zelynn Tirona prepara vacunas contra la viruela del simio para su administración en el Hospital General Zuckerberg San Francisco el 12 de agosto de 2022. Foto de Martin do Nascimento, CalMatters

En resumen: el compañero de cuarto de Lockhart tiene un novio en San Francisco y viaja de un lado a otro con frecuencia.

El concejal de la ciudad de Tracy, Arriola, dijo que la mayoría de las personas en su ciudad trabajan en el Área de la Bahía, donde prevalece la infección, pero el condado de San Joaquín inicialmente recibió solo 10 vacunas.

“Eso es 86,000 personas solo en la ciudad de Tracy que están en el Área de la Bahía trabajando para ganarse la vida y que tienen exactamente el mismo contacto todos los días”, dijo Arriola. Desde entonces, el estado ha asignado 712 dosis al condado de San Joaquín a medida que el gobierno federal distribuye más suministros.

Los condados de Los Ángeles y San Francisco han sido los epicentros del brote en California, con 670 y 516 casos registrados respectivamente. Esos condados recibieron decenas de miles de vacunas, estableciendo clínicas de vacunación masiva en cuestión de días, y también han ejercido un poder político desmesurado.

“Todos deberían tener una opción como lo hicieron con la vacuna COVID para protegerse”.

WALTER HEWITT, residente de Fresno

El senador Wiener se encuentra entre los 10 legisladores que presentaron una solicitud de presupuesto de emergencia de $38 millones al estado. Todos menos uno de esos legisladores representan distritos en el Área de la Bahía o los alrededores de Los Ángeles y San Diego, que tiene el cuarto número más alto de casos. Lo mismo ocurre con un carta enviado por los legisladores a la Agencia de Servicios Humanos y de Salud de EE.UU. solicitando ayuda. 

En Los Ángeles, el presidente de la asamblea Anthony Rendon de Lakewood realizó una conferencia de prensa con grupos LGBTQ pidiendo más apoyo federal y una respuesta más fuerte al brote de viruela del mono. San Francisco fue el primer gobierno local en declarar un estado de emergencia en respuesta a la viruela del mono. 

Y aunque los esfuerzos de los activistas urbanos ciertamente han ayudado a dirigir recursos a sus comunidades y han estimulado conversaciones sobre el estigma contra la comunidad LGBTQ, las personas queer en otros lugares del estado dicen que necesitan más ayuda.

El día antes de que el estado emitiera órdenes de quedarse en casa para reprimir la pandemia de COVID-19 en marzo de 2020, Cruz dijo que muchas de las personas a las que atiende su centro LGBTQ ni siquiera habían oído hablar del virus y no entendían por qué el centro estaba clausurado. 

“En Fresno, estás lidiando con una gran pobreza, lo que significa que la gente no necesariamente tiene acceso a las noticias como el resto de nosotros”, dijo Cruz. “No están viendo las noticias en la televisión. Es posible que tengan teléfonos inteligentes con datos deficientes. Las personas con teléfonos gratuitos con planes de datos deficientes no gastan muchos de sus datos en sitios de noticias”.

En cambio, depende de los defensores de la comunidad hacer el trabajo preliminar para llegar a las comunidades marginadas, dijo, lo cual es un problema cuando los centros LGBTQ son pocos y distantes entre sí. 

“Parece que estamos varias décadas atrasados en otras partes del estado”, dijo Arriola. “Y eso es lo frustrante de la asignación de recursos relacionados con (la viruela del mono), es que todavía nos estamos quedando atrás”. 

La epidemióloga estatal, la Dra. Erica Pan, dijo durante la audiencia en el Senado que a medida que aumenta el suministro de vacunas, el departamento de salud del estado volverá a evaluar cómo las distribuirá. La Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. recientemente les dijo a los estados que divida cada inyección de la vacuna contra la viruela del mono JYNNEOS en cinco dosis en un esfuerzo por estirar los suministros inadecuados. 

Los expertos dicen que las vacunas no son la solución definitiva cuando se trata de detener el brote. Los trabajadores de la salud podrían contener la viruela del mono identificando a todos los que han estado cerca de una persona infectada y realizando pruebas de precaución y vacunación, un proceso conocido como rastreo de contactos, pero los departamentos de salud frecuentemente no tienen suficiente personal para hacerlo.

“Todavía estamos en un punto en el que (el rastreo de contactos) seguirá siendo efectivo para la viruela del mono”, dijo el Dr. Jason Andrews, especialista en enfermedades infecciosas y profesor asociado de Stanford Health. “Pero requiere sistemas y recursos que no tenemos implementados en este momento”.

Este artículo fue publicado originalmente por CalMatters.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Kristen Hwang reports on health care and policy for CalMatters. She is passionate about humanizing data-driven stories and examining the intersection of public health and social justice. Prior to joining...