EN RESUMEN
Una nueva Legislatura de California con un número récord de mujeres y muchas caras nuevas asumió el cargo. El gobernador Gavin Newsom les da de inmediato los parámetros para una controvertida sanción a las ganancias de la industria petrolera.

Read this article in English.

Los reguladores de California limitarían el margen de ganancias de las refinerías de petróleo y podrían multar a las empresas que excedan ese límite según una propuesta anunciada el lunes por el gobernador Gavin Newsom, la última escalada en su batalla con la industria petrolera durante un verano de precios récord de la gasolina.

Newsom dio a conocer la medida, que aún no incluye detalles clave como la cantidad de ganancias que se permitiría a las refinerías de petróleo o el tamaño de las posibles multas, el mismo día en que los legisladores recién elegidos llegaron a Sacramento para prestar juramento y declarar un sesión especial para considerar el plan que el gobernador ha denominado una “sanción por aumento de precios”.

En breves comentarios a los periodistas en el Capitolio estatal, Newsom dijo que las multas actuarían como un elemento disuasorio para futuros aumentos de precios. Dijo que tomaría el próximo mes o más para completar los espacios en blanco del proyecto de ley, en consulta con los legisladores, quienes se reunirán nuevamente el 4 de enero para comenzar la nueva sesión en serio.

“Creo en la libre empresa, simplemente no creo en la codicia”, dijo Newsom. “Estos muchachos han estado jugando con el sistema durante décadas. Se han estado aprovechando de ti durante décadas. Y tiene que terminar”.

Si bien los legisladores dudaron el lunes en adoptar la propuesta a medio hacer, incluso la senadora estatal Nancy Skinner, la demócrata de Berkeley que presentó el proyecto de ley, le dijo a CalMatters que era el plan del gobernador y que “lo puso sobre el escritorio para asegurarse de que el proceso de investigación pueda comenzar”: las compañías petroleras lo condenaron rápidamente como un enfoque equivocado que aumentaría los precios en la bomba al aumentar sus costos.

“Una tarifa impuesta a la industria como una mercancía que va al gobierno, se verá y actuará como un impuesto”, dijo Kevin Slagle, portavoz de la Western States Petroleum Association, que representa a la industria petrolera. “Sabemos que los impuestos sobre las ganancias extraordinarias se han probado a nivel nacional y no funcionan. Lo que tenemos que hacer es centrarnos en una mejor política pública”.

La propuesta de Newsom, que también ordena a los reguladores que recopilen las sanciones financieras en un fondo que se reembolsaría a los residentes de California, representa un ligero cambio de estrategia.

En octubre, luego de que los precios de la gasolina se dispararan a más de $6 por galón en California y ampliaran la brecha habitual con el promedio nacional, el gobernador prometió convocar una sesión legislativa especial para gravar lo que consideraba ganancias excesivas en la industria petrolera. Su anuncio se produjo pocas semanas antes de las elecciones del 8 de noviembre.

Pero el lenguaje preliminar del proyecto de ley no incluye ninguna mención de un impuesto. En cambio, las multas que se les podrían cobrar a las refinerías de petróleo por exceder el tope del margen de ganancias se consideran sanciones administrativas. Eso permite que la Legislatura apruebe la medida con una mayoría simple, en lugar de los dos tercios de votos requeridos para los impuestos.

Newsom negó haber hecho un cálculo político para facilitar el camino a seguir.

“Eso no es parte de mi conciencia. Se trata de lo que está bien y lo que está mal”, dijo a los periodistas, desestimando aún más las preguntas sobre el mecanismo para distribuir las sanciones a los californianos. “Espero que nunca tengamos que ir allí, porque espero que las compañías petroleras cambien su forma de actuar”.

Severin Borenstein, economista de energía de UC Berkeley, estuvo de acuerdo en que las sanciones financieras podrían tener un efecto disuasorio más fuerte que un impuesto porque las compañías petroleras podrían estar más motivadas para mantener los precios bajos para no parecer delincuentes. Pero tenía dudas de que limitar las ganancias de las refinerías llevaría constantemente a precios más bajos en la bomba. 

“Eso no requiere que los dueños de las gasolineras reduzcan su precio”, dijo Borenstein, expresidente del Comité Asesor del Mercado del Petróleo de la Comisión de Energía de California. Si hay un suministro limitado de gasolina, dijo, “¿por qué no cobrarían un precio más alto?”La propuesta de Newsom presenta un tema inicial de gran importancia para la nueva Legislatura, que es la más diversa en la historia de California y aproximadamente un tercio de los cuales son nuevos en Sacramento.

La nueva asambleísta estatal Gail Pellerin, demócrata del condado de Santa Cruz, celebra después de prestar juramento durante la sesión inaugural de la Legislatura de California en Sacramento el 5 de diciembre de 2022. Foto de José Luis Villegas, AP Photo Pool

Cuando comenzaron las ceremonias de juramento el lunes, activistas de Greenpeace colgaron pancartas brevemente desde el balcón de la rotonda del Capitolio pidiendo a los legisladores que antepongan a “las personas a las ganancias” y “hagan que [la industria del] petróleo pague”.

Aunque más de las tres cuartas partes de ambas cámaras legislativas ahora están compuestas por demócratas, la sanción por aumento de precios parece ser un gran esfuerzo para el gobernador, especialmente porque la industria petrolera y los opositores republicanos trabajan para convertirlo en un impuesto con otro nombre.

“La palabra ‘t’ [inicial de impuestos en inglés, tax] da miedo, incluso entre los demócratas”, dijo el asambleísta Alex Lee, un demócrata de Milpitas que presentó sin éxito un proyecto de ley de impuestos sobre las ganancias inesperadas a principios de este año. Expresó su frustración porque Newsom no había involucrado más a los legisladores en los dos meses desde que anunció la sesión especial.

La asambleísta Jacqui Irwin, demócrata de Thousand Oaks, dijo que después de leer lo que los economistas han escrito sobre los impuestos a las ganancias inesperadas, se mostró escéptica de que el gobernador pueda idear un plan que ella pueda respaldar.

“Ciertamente sería problemático si a corto plazo conduce a precios más altos para los consumidores”, dijo.

Varios legisladores le dijeron a CalMatters que estaban esperando para revisar los detalles de la propuesta del gobernador, pero que en general apoyaban los esfuerzos para abordar la gran diferencia en el precio de la gasolina entre California y otros estados.

“Creo que fue prudente por parte del gobernador abrir una sesión extraordinaria en ese momento y comenzar una conversación”, dijo la nueva senadora estatal Angelique Ashby, quien venció a una colega demócrata por un escaño en el área de Sacramento después de unos $2 millones en gastos externos por compañías petroleras y de servicios públicos a cuyo apoyo ha renunciado desde entonces. “Escuchaste mi voto de ‘sí’ hoy”.

La reportera de CalMatters Grace Gedye contribuyó a esta historia.

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Alexei covers Gov. Gavin Newsom, the Legislature and California government from Sacramento. He joined CalMatters in January 2022 after previously reporting on the Capitol for The Sacramento Bee and the...

Sameea covers the state Capitol and California politics for CalMatters and is also a production assistant. She joined CalMatters in June 2021 from the Los Angeles Times, where she was a News Desk editor....