Actualizado el 4 de septiembre de 2020

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

El Estado Dorado se ha convertido en un laboratorio de grandes ideas azules, ya que los demócratas han tenido todo el poder político en California durante casi la última década. ¿Ponerle precio al carbono? Hecho. ¿Prohibir las armas de asalto? También hecho. El control de armas, el aumento del salario mínimo y dos años de universidad comunitaria gratuita también son realidades aquí.

Los candidatos demócratas a la presidencia, con raras excepciones, no suelen señalar a California como modelo, al menos no explícitamente. Pero muchas de las principales políticas que el exvicepresidente Joe Biden propone ya están en marcha aquí hasta cierto punto. A continuación, se presentan algunas formas clave en que Biden y su compañera de fórmula Kamala Harris quieren que los Estados Unidos se parezcan más a California, y un poco de lo que los experimentos de política del estado revelan hasta ahora. 

Las reporteras de CalMatters Felicia Mello y Judy Lin contribuyeron a este informe.

photo of American currency
Image via iStock

Aumentar el salario mínimo a $15 por hora

Lo que Biden y Harris proponen:

En 2016, duplicar el salario mínimo nacional fue un punto clave del debate entre Hillary Clinton y el senador Bernie Sanders. En los cuatro años desde entonces, la clase dirigente del partido se ha acercado a la opinión de Sanders. Durante las primarias, todos los principales candidatos demócratas pidieron un salario mínimo nacional de 15 dólares, incluido Biden. En su primer discurso como candidato para el 2020, el exvicepresidente dijo a una multitud en Pittsburg que el aumento salarial “ya le llegó su momento” y que “es hora de empezar a recompensar el trabajo por sobre la riqueza”.

Ese cambio refleja la influencia de la campaña “Lucha por $15” que los sindicatos han llevado a cabo en todo el país.

Lo que California está haciendo:

California fue el primer estado en aprobar un salario mínimo de $15 cuando los legisladores y el entonces gobernador Jerry Brown hicieron un trato con los sindicatos en 2016. Los sindicatos acordaron retirar de la votación una medida de salario mínimo si el estado aprobaba una ley de aumento de salarios. Brown ganó una disposición que permite al estado suspender los aumentos salariales durante las crisis económicas. La ley de California gradualmente escalona los aumentos salariales a lo largo de ocho años, con un mínimo de $15 requerido en todas las empresas en 2023. En julio, el gobernador Gavin Newsom dijo que, a pesar de la recesión económica inducida por la pandemia, no retrasaría la próxima subida, programada para el 1 de enero de 2021.

¿Cómo va todo aquí?

Los críticos dijeron que los aumentos forzados llevarían a los empleadores a despedir a personas y reemplazarlas por máquinas, como hizo un empresario de Los Ángeles cuando se enteró de que tendría que pagar más a sus lavaplatos. Pero la investigación empírica sugiere que, en su mayor parte, los aumentos de sueldo no provocan que la gente se quede sin trabajo. Un economista de la Universidad de Massachusetts, Amherst, estudió siete estados, incluyendo California, que han aumentado los salarios y encontraron un impacto mínimo en el empleo. Sin embargo, aún no hemos alcanzado el requisito de los $15. En 2020, el salario mínimo del estado es de $13 para los trabajadores de empresas de 26 empleados o más, y de $12 en empresas más pequeñas.

Un estudio más reciente de la Oficina Presupuestaria del Congreso, que no es partidista, estimó que un mínimo federal de $15 aumentaría los ingresos de 27 millones de trabajadores, pero a expensas de 1.3 millones de empleos.

A father taking care of his children at home
Imagen a través de iStock

Ofrecer a los trabajadores licencia familiar remunerada

Lo que Biden y Harris proponen:

A finales de julio, Biden anunció un nuevo plan anual de $75 mil millones para impulsar el cuidado de niños y de personas mayores. Parte del plan: 12 semanas de licencia familiar y médica pagadas. Biden dice que pagará por ello, al menos en parte, cerrando una reducción de impuestos para los inversores inmobiliarios que ganen más de $400,000 por año. 

Su propuesta es difícilmente un atípico dentro de su propio partido. Durante las primarias, todos los principales candidatos demócratas dijeron que querían que los estadounidenses pudieran tomarse por lo menos tres meses de licencia en el trabajo —con sueldo— para cuidar a un nuevo bebé o a un miembro de la familia gravemente enfermo. La excandidata y senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand presentó una legislación que crearía un programa nacional de licencia familiar que daría a los trabajadores dos tercios de su salario normal por hasta 12 semanas, y 34 senadores demócratas copatrocinaron el proyecto de ley. Incluso la administración Trump apoya una política que se caracteriza por ampliar la licencia familiar remunerada, aunque la legislación no proporciona realmente a las familias dinero adicional.

Lo que está haciendo California:

En 2004, California fue el primer estado de la nación en crear la licencia familiar remunerada, ofreciendo a los trabajadores seis semanas de pago parcial para cuidar a un recién nacido o a un familiar enfermo. Los trabajadores lo pagan a través de un impuesto del 1% de la nómina que va al fondo del Seguro de Discapacidad del Estado. El gobernador Gavin Newsom ha ampliado el programa, dando a los trabajadores 8 semanas de licencia familiar pagada a partir del 1 de julio

¿Cómo va todo aquí? 

Aunque las empresas temían el aumento de los costos y la rotación por dar a los trabajadores licencia familiar pagada, un estudio de Harvard de los primeros seis años del programa mostró que no fue así.  Pero mientras que casi todos los trabajadores pagan en el programa, sólo la mitad de las madres y un cuarto de los padres elegibles tomaron licencia familiar pagada en 2017, según informan los funcionarios estatales. Muchos trabajadores de bajos salarios no toman vacaciones pagadas porque no pueden permitirse el lujo de sobrevivir con ingresos parciales (el programa da a los trabajadores entre el 60% y el 70% de sus cheques de pago normales, dependiendo de sus ingresos). Otros trabajadores no lo toman porque pueden perder sus trabajos si lo hacen. En agosto, la Legislatura de California aprobó un proyecto de ley que haría ilegal para la mayoría de las empresas despedir a un empleado que toma vacaciones pagadas.

Contenedores de flor de marihuana en exhibición en Hi Fidelity en Berkeley, CA el 3 de julio de 2019.

La legalización de la marihuana

Lo que Biden y Harris proponen:

Durante las primarias, Biden usó el tema de la marihuana para poner un poco más de distancia ideológica entre él y los candidatos de su izquierda. En lugar de pedir un fin total a la prohibición de la marihuana, Biden apoya la legalización de la marihuana para uso médico en todo el país. También dijo que el uso recreativo debería ser despenalizado —lo que significa multas, en lugar de tiempo en la cárcel. Y para los estados como California que ya han legalizado completamente la hierba para adultos, Biden ha dicho que los federales deben respetar eso. 

Pero ahora que Harris está en la lista, esa brecha ideológica se ha acentuado. A pesar de su negativa a respaldar la legalidad del cannabis como fiscal, como senadora de California, Harris presentó un proyecto de ley que despenalizaría el uso de la marihuana y la gravaría con impuestos y regularía la industria donde los estados lo permitan. Como candidata presidencial, fue aún más definitiva al decir que está “absolutamente a favor de la legalización de la marihuana”. 

Los progresistas de California esperan que Harris tenga una influencia edificante en su compañero de fórmula. “Joe Biden va a tener que evolucionar en torno a la legalización y creo que la senadora Harris, como vicepresidenta, lo impulsará”, dijo la congresista de Oakland Barbara Lee en una entrevista a finales de agosto.

Lo que California está haciendo:

California es uno de los 11 estados que han sancionado el cannabis. Los votantes del Estado Dorado legalizaron la marihuana medicinal en 1996 y aprobaron el uso recreativo en 2016. La ley permite a los adultos mayores de 21 años poseer hasta una onza de marihuana, y cultivar hasta seis plantas para uso personal. Los cultivadores comerciales y los dispensarios deben obtener una licencia del estado y pagar impuestos. Las ciudades pueden prohibir la venta de cannabis, y fumar en público sigue siendo ilegal. La ley también redujo las penas para casi todos los delitos relacionados con la marihuana, permitiendo que las personas con condenas pasadas soliciten al tribunal que se les vuelva a dictar sentencia o que se les absuelva.

¿Cómo va todo aquí?

La marihuana se ha convertido en una importante fuerza de presión en el Senado, donde el gobernador Gavin Newsom es un defensor de la legalización. Aun así, la creación de un mercado legal ha resultado ser difícil. El mercado negro sigue siendo enorme —aproximadamente tres cuartas partes de la hierba de California todavía se vende ilegalmente, según una auditoría publicada por la Asociación de Negocios de Cannabis Unidos, un grupo comercial.  La mayoría de las ciudades del estado han prohibido los dispensarios, iniciando una batalla legal sobre cuánto control local proporciona la ley estatal. Los ingresos fiscales de las ventas legales están por debajo de las expectativas, y los productores están presionando en contra de la medida del estado de aumentar las tasas de impuestos. La marihuana sigue siendo una empresa de dinero en efectivo porque la ley federal impide que los negocios de cannabis usen los bancos. El impacto de la legalización en la justicia penal también es incipiente: En el primer año después de la legalización, sólo el 10% de las personas con derecho a ello tomaron medidas para que se redujeran o eliminaran sus delitos anteriores relacionados con el cannabis. Algunos fiscales están trabajando con una organización sin fines de lucro para identificar e informar a las personas que podrían hacer que sus antecedentes fueran eliminados.

criminal justice
Imagen a través de iStock

Fin del pago de fianzas en efectivo

Lo que Biden y Harris proponen:

Biden ha propuesto eliminar las fianzas que se pagan en efectivo, que su campaña llama “la prisión de los deudores de hoy en día”. En lugar de pagar para salir de la cárcel antes del juicio, los acusados de delitos deben ser evaluados de una manera que sea “justa” y no discriminatoria, dijo. No ha proporcionado detalles adicionales sobre cómo sería un sistema tan ideal.

Tanto Biden como Harris, en el lenguaje político, han “evolucionado” en este tema. Tras haber sido uno de los principales autores de la legislación penal federal de 1994 que ayudó a consolidar la “mano dura contra el delito” como un tema del Partido Demócrata, Biden presentó su plataforma de justicia a principios de su actual campaña presidencial, en parte para abordar las preocupaciones de los defensores de la justicia penal dentro de su partido. Asimismo, Harris, que se negó a impugnar la libertad bajo fianza con pago en efectivo como fiscal en California, ha sido coautora de una legislación que lo haría en el Senado.

Lo que California está haciendo:

En 2018, California promulgó una ley para eliminar la fianza en efectivo en California. La nueva ley otorga a los jueces la facultad de determinar si alguien que es arrestado debe permanecer tras las rejas en función del riesgo que se considera que representa para sí mismo o para los demás. Pero ese proyecto de ley aún no ha entrado en vigor.

¿Cómo va todo aquí?

No va. Todavía no. Inmediatamente después de que el proyecto de ley fuera firmado como ley, la industria de fianzas de California pidió un referéndum, lo que significa que se pedirá a los votantes que mantengan o no la fianza en efectivo. Si tienes la boleta frente a usted, esa es la Proposición 25.  

La lección para una administración Biden-Harris: Si realmente quieren eliminar la fianza con pago en efectivo en todo el país, prepárese para cualquier tipo de rechazo. 

Cars stuck in traffic in San Francisco, California
Foto de polybutmono vía iStock

La promesa de llegar a un 100% libre de emisiones de gases de efecto invernadero 

Lo que Biden y Harris proponen:

Biden nunca se comprometió con la propuesta del “Nuevo Trato Verde” que los Socialistas Demócratas y los activistas climáticos han reclamado durante toda la temporada de campaña. Durante las primarias, el Sunrise Movement liderado por jóvenes calificó su plan climático con una F menos. Pero después de asegurar la nominación, Biden publicó un plan climático más detallado que el Washington Post aclamó como “el plan más ambicioso publicado por un candidato a la presidencia de un gran partido“.

El objetivo central del plan de 2 billones de dólares: Hacer que la red eléctrica de los EE. UU. sea 100% libre de emisiones de carbono para 2035 y que las emisiones netas de gases de efecto invernadero se reduzcan a cero para 2050. Aunque Biden coqueteó con la idea de poner un precio a las emisiones de carbono ya sea por medio de impuestos o un mercado de crédito al principio de la campaña, desde entonces se ha alejado de esa idea. Su nuevo plan se basa, en cambio, en reglamentos, subsidios y mandatos de energía limpia para alcanzar su objetivo.

Lo que está haciendo California:

Este es el estado que regula el kilometraje de los automóviles y sus emisiones del tubo de escape, ordena el uso de camiones eléctricos, toma medidas enérgicas contra los camiones cisterna en reposo, subvenciona la energía solar en los tejados y limita las emisiones en todo el estado, manteniendo al mismo tiempo un mercado en el que la industria hace ofertas por el derecho a contaminar. 

Todo ello al servicio de un par de grandes objetivos ecológicos.

Uno es el estándar de energía renovable del estado, que requiere que California libere su red de emisiones de carbono para 2045. Establecido en 2002, el estándar tiene incorporada una serie de objetivos intermedios que se intensifican cada década.

Pero la generación de electricidad representa sólo el 16% de la factura de gases de efecto invernadero de California. ¿Y el resto? 

California tiene un objetivo para eso también. En 2018, el entonces gobernador Jerry Brown firmó una orden ejecutiva para “lograr la neutralidad del carbono lo antes posible, y no más tarde de 2045”. Nadie tiene muy claro cómo el estado cumplirá con ese objetivo, pero el programa de tope y cambio de California es el mecanismo más obvio. El sistema, lanzado en 2013, obliga a la industria de este estado a reducir las emisiones o a pagar por los permisos para arrojar gases de efecto invernadero a la atmósfera. Las subastas en las que las empresas compran y venden esos permisos han rendido miles de millones de dólares en el pasado, que el gobierno del estado invierte en programas diseñados para frenar el cambio climático, como incentivos para paneles solares y descuentos en vehículos limpios. El programa de tope y canje abarca a las empresas responsables de alrededor del 85 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del estado —incluyendo refinerías de petróleo, procesadores de alimentos, fábricas de papel, fabricantes de cemento y proveedores de electricidad. Eso lo convierte en el sistema de precios del carbono de mayor alcance en los Estados Unidos.

¿Cómo va todo aquí?

El estándar de energía renovable del estado se ve bastante bien en estos días. En 2019, las normas exigían a las empresas de electricidad de este estado comprar el 33% de su electricidad de fuentes renovables designadas. De acuerdo con la Comisión de Energía de California, alcanzaron el 34%. Eso es un progreso significativo. En la última década, las emisiones de gases de efecto invernadero del sector eléctrico han disminuido en un 40%. Esa transición fue facilitada por la fuerte disminución del precio de la producción solar y el colapso de la industria nacional del carbón.

Pero mientras que el estándar de energía renovable del estado ha sido el predilecto en su clase de políticas de lucha contra el cambio climático, la reducción de las emisiones fuera de su sector eléctrico ha demostrado ser un desafío mayor.

Aunque el programa de límites e intercambio del estado ha sido su método de firma para reducir las emisiones en toda la economía, ha sido difícil determinar exactamente cuánto crédito merece el complejo sistema. El colapso económico mundial y la consiguiente desaceleración de la producción de todo tipo de productos con alto contenido de carbono ha contribuido a un exceso de permisos de contaminación, cortando una fuente clave de financiación de iniciativas verdes y llevando a algunos líderes estatales a replantearse la primacía del programa.

Y aunque California tiene un sólido historial en la reducción de emisiones, la nueva normalidad de incendios forestales crónicos y catastróficos y las olas de calor sin precedentes amenazan con deshacer ese progreso. Algunos analistas ambientales y económicos también advierten que los frutos fáciles ya se han recogido y que los recortes adicionales tendrán un costo económico mucho mayor. A falta de políticas más concretas o avances tecnológicos, dicen, el deseo de lograr emisiones netas cero para 2045 es sólo eso, un deseo.

Gilroy shooting assault rifle WASR 10
El rifle semiautomático de fabricación rumana usado en el tiroteo de Gilroy no se puede vender legalmente en California 

Prohibir las “armas de asalto” y los cargadores de alta capacidad 

Lo que Biden y Harris proponen:

Pocos temas unen a los votantes demócratas como la política de armas. Y así, mientras Biden se ha posicionado en el centro de su partido en el cuidado de la salud y la política climática, cuando se trata de regulaciones de armas, sus propuestas son tan asertivas como cualquiera de sus antiguos rivales en las primarias. 

Encabezando la lista está su plan de prohibir tanto las “armas de asalto” como los cargadores que tienen más de un cierto número de rondas —aunque no ha especificado cuál debe ser ese límite. 

Los legisladores han luchado durante mucho tiempo para definir las “armas de asalto”. Biden pide una legislación que “impida a los fabricantes eludir la ley haciendo cambios menores que no limiten la letalidad del arma”.

Lo que está haciendo California:

California prohibió las armas de asalto en 1989 y se ha basado en esa prohibición desde entonces. Pero no hay una definición técnica para el término. Para los defensores de la restricción de armas, las armas de asalto caen en esa nebulosa de “lo sabes cuándo lo ves” categoría de vicios. La prohibición de California, sin embargo, reúne su propia definición de armas prohibidas basada en un conjunto de características: un “rifle semiautomático de fuego central” con un cargador desmontable y al menos una de las pocas características sospechosas. 

En 2016, los votantes de California también aprobaron la prohibición de los cargadores que tienen 10 balas o más.

¿Cómo va todo aquí?

Prohibir una amplia categoría de armas de fuego en los Estados Unidos es más fácil de decir que de hacer.

La definición de arma de asalto ilegal de California ha desencadenado una industria casera de complementos de armas de fuego y ajustes de diseño que no respetan el texto de la ley, mientras que violan con entusiasmo su espíritu. Es un juego interminable de trucos legales y reglamentario, ya que Sacramento prohíbe una solución particular, sólo para que aparezca una nueva.

La prohibición de los cargadores de alta capacidad del estado ha sido aún más difícil de defender. Primero un tribunal de distrito y luego el Tribunal de Apelación del Noveno Circuito dictaminaron que la prohibición del estado es inconstitucional.

photo of sitting man hand gun in home
Imagen a través de iStock

Retirar temporalmente las armas de personas amenazantes

Lo que Biden y Harris proponen:

Tanto Biden como Harris dicen que apoyan que se le permita a un individuo solicitar a un tribunal que se le retiren temporalmente las armas de fuego a aquellos que representen una amenaza para ellos mismos o para otros. Estas leyes, vigentes en al menos 17 estados, se conocen con algunos nombres: “bandera roja”, “protección de riesgo extremo” y “órdenes de restricción por violencia con armas”. Biden afirma que quiere que el gobierno federal incentive a los estados para que aprueben leyes de bandera roja dando subvenciones para implementarlas. 

Lo que California está haciendo:

California aprobó una ley que permite las órdenes de restricción de armas después de la masacre de Isla Vista en 2014, en la que un hombre armado de 22 años mató a seis personas e hirió a otras 14 cerca de UC Santa Barbara. Permite a los familiares directos y a los agentes de policía solicitar a los tribunales la retirada de las armas de una persona peligrosa. Los padres de una víctima de Isla Vista abogaron por la ley después de que la investigación demostrara que los padres del asesino estaban preocupados por su estado mental antes de que se desatara la matanza —e incluso habían pedido a la policía que lo comprobara— pero no podían quitarle las armas. El gobernador Gavin Newsom firmó un proyecto de ley que amplía la ley para que, a partir de septiembre de 2020, los compañeros de trabajo, los profesores y los empleadores también puedan pedir a los tribunales que retiren las armas de alguien.

¿Cómo va todo aquí?

Las investigaciones académicas sugieren que permitir a los padres y a la policía solicitar órdenes de restricción de armas está ayudando a prevenir algunos casos de violencia con armas. Un estudio de UC Davis revisó 159 casos y encontró 21 casos en los que las órdenes judiciales se utilizaron para prevenir tiroteos masivos. Pero las investigaciones periodísticas han encontrado que los padres y la policía rara vez utilizan la ley, en gran parte porque muy pocas personas saben acerca de ella —incluyendo a los que se encargan de hacer cumplir la ley. Los organismos de aplicación de la ley de San Diego utilizan las órdenes de restricción de la violencia con armas de fuego más que muchas otras ciudades y han recibido fondos estatales para capacitar a otros organismos en su utilización. Un proyecto de ley que habría desarrollado más entrenamiento para la aplicación de la ley se estancó en la Legislatura en 2019.

Imagen a través de iStock

Lograr que la universidad sea gratuita

Lo que Biden y Harris proponen:

Biden nunca se sumó a las propuestas más expansivas de sus aspirantes demócratas —educación superior gratuita para todos o la eliminación de todas las deudas de los estudiantes. Pero desde el principio de su campaña, se basa en un tema favorito de sus días como vicepresidente: dos años de universidad comunitaria con matrícula gratuita

El exvicepresidente dijo que su plan no sólo abarcará a los adolescentes recién graduados de la escuela secundaria, sino también a los estudiantes mayores que esperan adquirir nuevas habilidades. El programa también se aplicaría a las escuelas de formación técnica.

Lo que está haciendo California:

El estado ofrece dos años de universidad comunitaria gratuita para estudiantes de tiempo completo. La principal beca estatal de California, la Cal Grant, también puede pagar la matrícula completa en escuelas de dos y cuatro años —hasta casi $13,000 por un año en el sistema de Universidades de California— para los estudiantes necesitados que califiquen. Las becas estatales más pequeñas ayudan con los gastos de subsistencia de algunos estudiantes. La UC garantiza que los estudiantes con necesidades financieras cuyas familias ganan menos de $80,000 anuales no tendrán que pagar matrícula y cuotas.

¿Cómo va todo por aquí?

Aunque California proporciona más ayuda financiera por estudiante de bajos ingresos que cualquier otro estado, las lagunas en los programas y el costo exorbitante de vida en este estado hacen que la universidad sea inasequible para muchos. A pesar de los titulares que dicen que California ha hecho la universidad comunitaria gratuita para todos, en realidad excluye a dos tercios de los estudiantes de la universidad comunitaria —los que asisten a tiempo parcial. 

Y aunque los estudiantes de bajos ingresos que se graduaron de la escuela secundaria en el año anterior y cumplen con los requisitos académicos tienen derecho a becas estatales, esa garantía no se aplica a los que no pasaron directamente de la escuela secundaria a la universidad, y cientos de miles se quedan fuera cada año. 

Mientras tanto, los estudiantes gastan un promedio de unos $2,000 por mes en gastos no relacionados con la matrícula, como vivienda, comida y libros de texto, gastos que la ayuda estatal no cubre en gran medida. 

Imagen a través de iStock

Convertir a los contratistas independientes en empleados

Lo que Biden y Harris proponen:

Durante las primarias presidenciales, muchos demócratas apuntaron a las empresas con contratistas independientes como Uber y Lyft, argumentando que explotan a los trabajadores con bajos salarios clasificándolos como autónomos en lugar de empleados. Convertir su estatus en empleado haría a los trabajadores elegibles para más protección laboral y pago de horas extras. El tema tiene gran importancia para los sindicatos porque también hace que más trabajadores sean elegibles para unirse a ellos.

Bernie Sanders fue el primer candidato en pedir una legislación nacional que prohibiera a las empresas “gig” clasificar a los trabajadores como autónomos. Unos meses después, Elizabeth Warren anunció el apoyo a la legislación de California que limita las industrias que pueden emplear trabajadores temporales y se comprometió a promulgar una ley federal similar.

Desde entonces, tanto Biden como Harris han dicho que respaldan esa ley estatal y se oponen a una propuesta que permitiría una exención para los conductores de aplicaciones. Aunque Biden no ha dicho si apoya una política similar a nivel federal, el sitio web de su campaña destaca que su administración daría prioridad a la regulación y el enjuiciamiento de “los empleadores que intencionalmente clasifican erróneamente a sus empleados como contratistas independientes”.

Lo que está haciendo California:

El gobernador Gavin Newsom firmó una legislación en 2019 que requiere que muchas empresas reclasifiquen a los contratistas independientes como empleados. Se prevé que la ley afectará a un millón de trabajadores, incluidos conserjes, manicuristas y trabajadores de espectáculos. También otorga al estado y a las grandes ciudades nuevas facultades para sancionar a las empresas que no cumplan con la ley. Durante todo el debate sobre el proyecto de ley, los sindicatos presionaron mucho para que se aprobara, mientras que las empresas lucharon por eximir a sus industrias de los nuevos requisitos. Algunas industrias obtuvieron exenciones, pero muchas no. En su declaración firmada, Newsom expresó su esperanza de encontrar un compromiso.

¿Cómo va todo aquí?

La nueva ley fue impugnada por todos lados incluso antes de que entrara en vigor el 1 de enero. 

Las empresas de camiones ganaron un aplazamiento de la ley mientras su recusación judicial sigue adelante, pero los periodistas independientes no. En los meses siguientes, la Legislatura ha logrado más exenciones para los músicos e intérpretes. Los trabajadores “gig” presentaron una demanda colectiva para obtener un pago retroactivo, horas extras y beneficios. 

Las empresas como Uber y Lyft siguen argumentando que la ley estatal no se aplica a ellos. El estado no está de acuerdo y ha demandado. Las empresas de transporte amenazaron brevemente con cerrar sus operaciones en California, pero se retractaron después de obtener un aplazamiento de los tribunales. 

La ley también se ha convertido en un tema electoral de actualidad. Un legislador aparentemente ya perdió su escaño por ello y los republicanos están presionando a sus oponentes demócratas por su voto a favor del proyecto de ley. Uber, Lyft y Doordash han invertido más de $110 millones en la campaña de la Proposición 22 con la esperanza de convencer a los votantes de que sus empleados deben mantener la flexibilidad como trabajadores independientes.

En resumen: está desordenado.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Avatar

Laurel Rosenhall

Laurel covers California politics for CalMatters, with a focus on power and personalities in the statehouse. Her stories explain political dynamics in the Capitol and examine how money, advocacy and relationships...

Avatar

Ben Christopher

Ben covers California politics and elections. Prior to that, he was a contributing writer for CalMatters reporting on the state's economy and budget. Based out of the San Francisco Bay Area, he has written...