In summary

En medio del debate nacional sobre raza y justicia aparece el último intento de revocar la prohibición de California de los programas de acción afirmativa.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Desde su punto de vista, ahora es el momento adecuado o el momento equivocado para abordar una propuesta de cambio en la constitución del estado que parece seguro que reavivará un acalorado debate sobre la raza y la justicia en California.

El tema en cuestión: una medida pendiente en la Legislatura que busca reinstaurar las políticas de acción afirmativa desechadas por los votantes de California hace dos décadas.

Para los partidarios, los acontecimientos de la semana pasada ‒calles de todo el país llenas de manifestantes pacíficos y luego el destrozo de ventanas, los robos en los estantes de las tiendas y unos pocos incidentes de violencia‒ muestran lo necesario que es avanzar agresivamente en la equidad racial por decreto.

Los recientes titulares “nos obligan a reconocer que no hemos trascendido el tema de la raza como país o como estado”, dijo Audrey Dow, vicepresidenta de la Campaña para la Oportunidad Universitaria, una organización sin fines de lucro de Los Ángeles que aboga por un acceso más amplio a la educación superior en California. “No hemos alcanzado el nirvana de ser daltónicos. El color importa”.

Entre los opositores se incluye un contingente políticamente organizado de californianos chinos-estadounidenses y Ward Connerly, un ex regente de la Universidad de California que hizo campaña para prohibir los programas estatales de acción afirmativa a mediados de la década de 1990. Argumentan que permitir que las escuelas y las agencias estatales tengan en cuenta la raza al tomar decisiones de admisión y contratación es su propio tipo de injusticia.

Ward Connerly. Photo via Creative Commons
Ward Connerly ha sido durante mucho tiempo un oponente de la acción afirmativa en California. Fotografía vía Creative Commons

“Dios sabe que tenemos suficientes cosas en esta nación sobre las que discuten los demócratas y los republicanos”, dijo. “Ciertamente debería haber algún valor que apreciamos y por el que no nos peleamos, como por ejemplo el que todos los ciudadanos sean tratados por igual”.

En 1996, sólo cuatro años después de la última vez que la Guardia Nacional fue desplegada en Los Ángeles para sofocar los disturbios en respuesta a la violencia policial, los votantes de California aprobaron la Proposición 209, una enmienda constitucional para prohibir la acción afirmativa en las instituciones estatales.

La medida prohíbe a los colegios y universidades estatales de California tener en cuenta la raza, el origen étnico, el género o el origen nacional de los aspirantes a estudiantes en el proceso de admisión. También impide que los organismos estatales utilicen esos criterios en sus decisiones de contratación o en la adjudicación de contratos de bienes y servicios.

La Legislatura no puede desactivar la Proposición 209 por sí sola. La asambleísta demócrata Shirley Weber de San Diego presentó la Enmienda Constitucional de la Asamblea 5, una medida que, si es aprobada por dos tercios de la Asamblea y el Senado, irá ante los votantes en la votación de noviembre.

“NO HEMOS ALCANZADO EL NIRVANA DE SER DALTÓNICOS. EL COLOR IMPORTA”.

Audrey Dow, vicepresidenta de la Campaña College Opportunity

Una revocación de la Proposición 209 no obligaría a las escuelas y agencias estatales a adoptar programas de acción afirmativa. Pero les permitiría crear programas de empleo o admisión que explícitamente tomen en cuenta la raza, el género o el origen nacional de un solicitante.

Para algunos moderados e incluso algunos conservadores de Sacramento, el hecho de que la medida presente la pregunta a los votantes en vez de dar una respuesta unilateralmente ha sido una distinción vital. En el comité de Empleo y Jubilación Pública a principios de este mes, el asambleísta republicano Randy Voepel, no conocido como moderado, votó para aprobarla.

La Proposición 209, señaló, fue aprobada por los votantes hace una “generación bíblica”.

“Esto tiene que ir ante el pueblo de California de esta generación”, dijo, señalando que aún no había decidido cómo votaría si la propuesta de enmienda constitucional se presenta ante toda la Asamblea.

Eso tendrá que suceder pronto. Los legisladores tienen hasta el 25 de junio para aprobar todas las medidas potenciales de votación en ambas cámaras. Revocar la prohibición de la acción afirmativa sería un gran impulso político, incluso si la orden de quedarse en casa extendida por el estado no hubiera acortado el calendario legislativo. También ha hecho que la palabrería en persona sea casi imposible para conseguir votos.

La asambleísta Shirley Weber patrocina la medida para restaurar la acción afirmativa en California. Fotografía de Anne Wernikoff para CalMatters

“No puedo mirarlos a la cara y susurrarle al oído: ‘Sabes que tienes que ayudarme'”, dijo Weber a Voice of San Diego.

A principios de este año, el presidente de la Asamblea Anthony Rendon se negó a apoyar la iniciativa. Aunque dijo que apoya la eventual revocación de la Proposición 209, “si vamos a poner algo en la boleta, que sea aprobado en noviembre, desde un punto de vista político, casi parece demasiado tarde”, dijo a CalMatters. Y eso fue en enero, antes de la pandemia.

Pero con la propuesta de Weber lista para ser presentada hoy ante el Comité de Asignaciones de la Asamblea, presidido por la asambleísta de San Diego Lorena González, una co-autora, Connerly piensa con tristeza que las probabilidades están a favor de la medida.

“No me sorprendería que se aprobara en el comité, la Asamblea, el Senado”, dijo.

En 1998, el año en que la prohibición de la acción afirmativa de la Proposición 209 entró en vigor, los índices de admisión de estudiantes afroamericanos y latinos en todo el sistema de la Universidad de California bajaron 10 puntos porcentuales para los estudiantes afroamericanos y 7 puntos porcentuales para los estudiantes latinos en comparación con el año anterior, según los datos de admisión. Los números fueron mucho mayores en las universidades más competitivas del sistema: UC Berkeley y UCLA. Un estudio comisionado por la Oficina del Presidente del sistema UC estimó que el programa de acción afirmativa de todo el sistema que estaba en vigor antes de 1998 aumentó el número de estudiantes latinos, afroamericanos y nativos americanos en todo el sistema en un 12%.

“Las universidades nunca se recuperaron de la Proposición 209 en términos de acceso para los estudiantes de color”, explicó Gary Orfield, co-director del Proyecto de Derechos Civiles en la Facultad de Educación de la universidad UCLA. “Y no ha habido mucho progreso en todo el estado en la diversificación de las facultades”.

Los latinos, por ejemplo, constituyen el 6% de los profesores y catedráticos en todo el sistema de la UC.

Los partidarios de la acción afirmativa argumentan que las políticas de admisión “ciegas a la raza” que seleccionan a los solicitantes basándose en métricas supuestamente objetivas como los resultados del SAT o las cartas de recomendación sólo refuerzan las desigualdades existentes. Tales sistemas conceden codiciados puestos de matrícula o trabajos a aquellos que pueden permitirse cursos de preparación de exámenes expansivos o que viven en círculos sociales limitados, según el argumento. Tratar de salvar esos abismos raciales indirectamente mediante el uso de criterios no raciales como el lugar donde vive el solicitante o los ingresos familiares equivale a una “ignorancia deliberada” del problema subyacente, dijo Vincent Pan, director ejecutivo de Chinese for Affirmative Action, una organización sin fines de lucro con sede en el barrio chino de San Francisco.

Vincent Pan

Por ejemplo, dijo, “si se quiere apoyar a las empresas de propiedad asiática que se han visto afectadas por el racismo relacionado con COVID, deberíamos tener un programa que apoye a las empresas de propiedad asiática que se han visto afectadas por el racismo relacionado con COVID”.

Esta no es la primera vez que se legisla en contra de la Proposición 209. En 2013, el exsenador Ed Hernández presentó una derogación similar, que se aplica sólo a las escuelas públicas. Eso fue aprobado por el Senado estatal en una votación partidista, pero posteriormente se enfrentó a una feroz oposición de una coalición liderada por organizaciones chino-estadounidense de justicia social. Su argumento: Las políticas de acción afirmativa en la educación superior discriminarían a los solicitantes asiático-americanos

Después de llamadas masivas, cartas y una campaña de cabildeo de los oponentes, los asambleístas demócratas se negaron a someter la medida a votación.

“Nunca apoyaríamos una política que creemos que afectaría negativamente a nuestros hijos”, escribieron en ese momento los asambleístas Ted Lieu, Carol Liu y Leland Yee ‒todos demócratas. El consejo editorial conservador del Wall Street Journal se refirió a la campaña como “La Primavera Asiática de California“.

“CUANDO UN GRUPO PARTICULAR DE ESTUDIANTES ES CONSIDERADO COMO SOBRE REPRESENTADOS, PUEDEN PERDER, PUEDEN SER PERJUDICADOS POR ESTE TIPO DE PRÁCTICAS DE ADMISIÓN.”

Wenyuan Wu, director administrativo de la Coalición Asiático-estadounidense para la Educación

Los opositores de la ACA 5 de Weber cuentan con otra ola de rechazo público.

Wenyuan Wu, director administrativo de la Coalición Asiático-estadounidense para la Educación, una organización nacional sin fines de lucro dijo que hasta ahora se ha dado mucha más cobertura al tema en la prensa china de California que en la de habla inglesa.

Los activistas, dijo, han estado organizando en WeChat, la aplicación de mensajería china y medios sociales.

Yukong Zhao, presidente de la coalición, es un candidato republicano al Congreso en Florida.

La razón por la que los californianos chino-estadounidenses se encuentran entre los oponentes más vocales es obvia, dijo Wu.

Bajo cualquier sistema de acción afirmativa, “cuando se considera que un grupo particular de estudiantes está sobrerrepresentado”, dijo, “pueden perder, pueden ser perjudicados por este tipo de prácticas de admisión”.

“Es cierto que hay desigualdades y problemas estructurales que tienen su origen en causas más profundas, como la desigualdad de la educación pública en los grados K-12 y las profundas disparidades socioeconómicas”, expresó Wu. “Pero no creo que la ACA 5 sea el problema. Y en este caso, creo que la medicina podría ser peor que la enfermedad”.

Una encuesta nacional de asiático-estadounidenses en 2016 encontró que la mayoría de los encuestados apoyaban los programas de acción afirmativa “diseñados para aumentar el número de estudiantes afroamericanos y de minorías en los campus universitarios”, en comparación con el 32% que no lo hacía. De los seis grupos de origen nacional encuestados ‒indios, chinos, filipinos, japoneses, coreanos y vietnamitas‒ sólo la mayoría de los chino-estadounidenses se opuso a la política.

“ES UN CÍNICO INTENTO DE LOS CONSERVADORES A MENUDO BLANCOS DE EXPLOTAR ESAS PREOCUPACIONES Y DIRIGIRLAS CONTRA LAS POLÍTICAS DE CONCIENCIA RACIAL Y DE GÉNERO”.

Vincent Pan, director ejecutivo de Chinese for Affirmative Action

“Sabemos que hay una intensa movilización en algunas partes de la comunidad china, pero nos esforzamos por ayudar a explicar que, en realidad, la comunidad asiático-estadounidense es bastante diversa”, señaló Pan de Chinos por la Acción Afirmativa. Pan también es copresidente de Oportunidad para Todos, un grupo de defensa que presiona para revocar la Proposición 209.

Dijo que gran parte de la oposición al proyecto de ley de Hernández en 2013 provenía de inmigrantes relativamente nuevos, muchos de los cuales, dijo, estaban mal informados sobre lo que el proyecto de ley haría en realidad en un “cínico intento de los conservadores, a menudo blancos, de explotar esas preocupaciones y dirigirlas contra las políticas de conciencia racial y de género”.

Durante décadas, la Corte Suprema de los Estados Unidos ha defendido la constitucionalidad de los programas de acción afirmativa, pero sobre bases cada vez más estrechas. Las cuotas específicas de raza o género fueron declaradas inconstitucionales en 1978. Pero el tribunal sostuvo que las escuelas pueden considerar la raza como uno de los muchos factores al evaluar a un solicitante.

“Se debe una admirable deferencia a una universidad en la definición de aquellas características intangibles, como la diversidad del cuerpo estudiantil, que son centrales para su identidad y misión educativa”, escribió el juez Anthony Kennedy en un caso de acción afirmativa de alto perfil en 2016.

Pero Kennedy ya no está en el más alto tribunal de la nación, y el tribunal se ha inclinado decididamente hacia la derecha. El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, el centro ideológico del tribunal y su frecuente voto cambiante, ha tenido en el pasado una visión poco favorable de la política racialmente explícita.

En un caso presentado en 2005 contra el plan de desegregación del Distrito Escolar de Seattle, que tenía en cuenta la raza de un estudiante para determinar a qué escuela secundaria debía asistir, Roberts escribió que “la forma de detener la discriminación por motivos de raza es dejar de discriminar por motivos de raza”.

Es probable que el tribunal retome pronto la cuestión de la acción afirmativa en la educación superior.

Students for Fair Admissions, una organización sin fines de lucro dirigida por el litigante y activista conservador Edward Blum, demandó a Harvard argumentando que su política de admisión con conciencia racial representa “una discriminación intencional contra los asiático-estadounidenses”. Ese caso está a la espera de una decisión de un tribunal federal de apelación, pero ambas partes han prometido llevar la lucha a la Corte Suprema.

Lo que sea que decida la Corte Suprema, Pan dijo que la derogación de la prohibición de la acción afirmativa en California aún vale la pena.

“Lo correcto es siempre lo correcto”, expresó. “La mejor manera de enfrentar el racismo y el sexismo es enfrentar el racismo y el sexismo”.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: [email protected], (916) 234-3081.

Avatar

Ben Christopher

Ben covers California politics and elections. Prior to that, he was a contributing writer for CalMatters reporting on the state's economy and budget. Based out of the San Francisco Bay Area, he has written...