In summary

El condado de Merced prometió 42 localizadores para entrevistar a las personas infectadas por COVID-19. Pero en realidad no está haciendo el rastreo de contactos. “Todos nos enfermamos, y el condado no hizo nada para ayudarnos”.

Hello! We’re publishing more of our work in Spanish to better serve our diverse state. Make sure to click here to read the article in English.

Hace un mes, todos los infectados con el coronavirus en el condado de Merced recibieron una llamada de los funcionarios del condado, haciendo preguntas sobre con quién habían estado en contacto. Es un proceso de rastreo que los expertos indican que es clave para detener la propagación de la enfermedad altamente infecciosa.

Ahora, ante el aumento de los contagios que se han quintuplicado, los funcionarios del condado de Merced han abandonado esta tarea. No han intentado llevar a cabo el rastreo de contactos durante varias semanas. 

Los expertos en salud dicen que la decisión del condado amenaza la salud pública porque investigar y notificar los contactos de las personas infectadas es vital. 

El Condado de Merced está incumpliendo un acuerdo que firmó con el estado en mayo, afirmando que realizaría las investigaciones como condición para reabrir sus negocios. Sin embargo, los funcionarios de la administración de Newsom se negaron a comentar lo que, si acaso, planean hacer para obligar a cumplir el requisito o si otros condados de California han eliminado las investigaciones.

Los supervisores del condado ‒incluyendo el presidente de la junta que firmó el acuerdo con el estado‒ señalaron que no sabían hasta que CalMatters los contactó que su departamento de salud había dejado de rastrear contactos hace semanas.

 “El rastreo de contactos es una de las mejores herramientas de un arsenal para controlar la propagación del COVID-19”.

Perry Halkitis, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Rutgers

CalMatters se puso en contacto con 27 condados de California con un aumento de infecciones y hospitalizaciones o un gran número de casos para preguntarles sobre el nivel de rastreo de contactos. Merced fue el único que confirmó en junio que ya no lo hacía en absoluto, aunque seis no respondieron. Los otros 21 dijeron que estaban rastreando a la mayoría de las personas o al menos a algunas.

Kristyn Sullivan, epidemióloga supervisora del Condado de Merced, dijo que el condado ahora se limita a hacer investigaciones de casos, es decir, contactar a las personas infectadas para decirles que entren en cuarentena, pero no preguntarles sobre sus contactos cercanos o los lugares en los que han estado recientemente. Señaló que entrevistar al público sobre sus contactos se ha vuelto ineficaz porque hay demasiados casos.

Los expertos en enfermedades infecciosas, sin embargo, no están de acuerdo, diciendo que es mejor seguir la pista de los contactos que no tener ninguno. Sin él, las personas expuestas al virus no tienen forma de saberlo, así que siguen propagando la enfermedad.

Perry Halkitis, decano de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Rutgers e investigador principal del programa de rastreo de contratos de Nueva Jersey, dijo que el rastreo de contactos es “una de las mejores herramientas de un arsenal para controlar la propagación del COVID-19”.

En el condado de Merced, una zona rural al norte de Fresno con unos 278,000 residentes, 2,260 personas han dado positivo por el virus hasta hoy y 15 han muerto. La mitad de las infecciones se dan en niños o en edades comprendidas entre los 18 y los 35 años. Y los números van en aumento

Con más de dos de cada tres de sus casos infectando a residentes latinos, principalmente a aquellos que desempeñan trabajos esenciales y de bajos ingresos en la agricultura y la manufactura, está claro quiénes son los que corren más riesgo por la falta de rastreo de contactos en el condado.

Sin hacer preguntas

Hugo García, de 38 años, residente en la ciudad de Winton, en el condado de Merced, dio positivo en la prueba del coronavirus el 16 de junio, pero los funcionarios del condado no le preguntaron con quién había estado en contacto. 

Hugo García y su madre, Sinforosa. Fotografía cortesía de Hugo García

Los síntomas de García fueron leves y se recuperó, pero su madre Sinforosa, de 85 años, que según dijo contrajo el virus de él, murió el miércoles después de estar hospitalizada durante más de tres semanas. Tuvo que afrontar la angustiosa decisión de desconectarla del respirador artificial cuando los médicos le informaron que no se recuperaría. Su hermana y al menos otros tres miembros de su familia también están enfermos.

Nadie del condado hizo ninguna pregunta a ninguno de ellos, dijo García.

“Me llamaron dos veces, una para decirme que un sheriff vendría a darnos la orden de cuarentena y otra para decirme que el departamento de salud pública me enviaría un aviso diciéndome que mi orden de cuarentena ya se había levantado”. Eso es todo lo que oímos del condado”, dijo García en español. “Sólo se pusieron en contacto conmigo dos veces”. 

La situación de García está lejos de ser única.

Alrededor del 60% de todos los residentes del Condado de Merced son latinos, pero representan casi el 70% de todos los casos de coronavirus en el condado, según datos recientes del condado. La desproporcionada tasa de contagio de COVID-19 entre los latinos podría atribuirse a las condiciones de trabajo en la agricultura o en las plantas de empaque y manufactura de alimentos, dijo Sullivan.

García, un nativo mexicano con 16 años de experiencia en una planta procesadora de almendras, dijo que cree que se enfermó en el trabajo. Su empleador no tomó precauciones para mantener a los empleados seguros después de que le dijeron que siguiera presentándose a trabajar cuando los trabajadores empezaron a enfermarse, dijo. 

García trabajó hombro a hombro en un área con más de dos docenas de trabajadores que fue cerrada después de que casi todos dieran positivo.

Sullivan, un psicólogo que supervisa el programa de rastreo de contactos e investigación de casos del condado, dijo que aunque no están haciendo entrevistas de rastreo, están alertando a los lugares de trabajo y a las instalaciones de atención médica sobre los individuos positivos de COVID-19 que han visitado esos lugares.

Sin embargo, García dijo que el funcionario de salud pública con el que habló nunca le preguntó dónde trabajaba, ni qué lugares visitó, ni cómo se había enfermado.    

“La planta no tomó las medidas adecuadas para protegernos”, dijo García. “Cuando se produjo el primer caso, deberían haber cerrado la planta, pero en vez de eso, nos dijeron que siguiéramos trabajando como si nada hubiera pasado. Pero entonces todos nos enfermamos, y el condado no hizo nada para ayudarnos”.

Interactive graphic
Load interactive graphic

Sin rastreo de contactos

El condado de Merced se había comprometido a 42 rastreadores de contactos como parte de la obtención de una exención estatal de la primera fase para reabrir algunos de sus negocios en mayo. Sin embargo, su equipo actual de alrededor de 13 ‒siete investigadores de salud y cuatro a seis funcionarios que notifican a los lugares de trabajo y centros de salud‒ tiene ahora menos de la mitad del tamaño que tenía, a pesar del aumento de los casos, y ninguno hace el seguimiento de los contactos. 

El condado dejó de preguntar a las personas infectadas sobre sus contactos cuando los casos comenzaron a aumentar, dijo Sullivan. No pudo dar un día exacto, pero dijo que se detuvo por completo alrededor de la última semana de junio. 

Sullivan explicó que la decisión de detener las investigaciones se debió en parte a la limitación del personal, pero sobre todo al aumento del número de personas expuestas al virus.

“La propagación es demasiado amplia para que el rastreo de contactos sea efectivo”, dijo, y agregó que “tendría un impacto muy, muy mínimo en la eventual propagación de la enfermedad”. También hizo hincapié en que los tiempos de entrega de las pruebas son lentos, por lo que habría una gran demora entre la infección y el momento en que los funcionarios lleguen al paciente y a las personas que lo rodean.

 “El rastreo de contactos no es algo con lo que podamos estar al día en este momento”.

KRISTYN SULLIVAN. epidemióloga supervisora del Condado de Merced

No hay planes para volver al rastreo de contactos en un futuro próximo, dijo. En las últimas semanas, se han reportado entre 50 y 150 nuevos casos diarios en el condado. Dijo que el rastreo de contactos no se reanudará hasta que tengan menos de 10 casos nuevos al día.  

Muchos expertos en enfermedades infecciosas no están de acuerdo con el enfoque del condado.

“Cualquier pequeño rastreo de contacto que se haga ayudará”, dijo el Dr. Jeffrey Martin, un epidemiólogo de la Universidad de California, San Francisco.

Martin dijo que esperar hasta que el número de casos caiga por debajo de 10 casos al día “no tiene ningún sentido”. Dijo que rastrear, por ejemplo, 20 casos al día harían la diferencia y sería mucho mejor que no rastrear a nadie.

“Siempre hay algún beneficio al informar al público que ha estado expuesto a una enfermedad”, añadió Halkitis de Rutgers.

El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno federal ha subrayado la importancia de rastrear los contactos, pero dijo que “no va bien” a pesar de la afluencia de fondos federales.

“Decir simplemente que se va a salir a identificar, rastrear contactos y aislar, no significa nada hasta que se hace”, dijo Fauci. “No marcar la casilla de que lo hiciste, sino hacerlo realmente”. 

Notificar a los contactos de las personas infectadas también es uno de los “principios fundamentales de la investigación de casos y el seguimiento de contactos” que los CDC dicen que “siempre deben cumplirse”.

“El personal de salud pública luego comienza el rastreo de contactos a  advirtiendo a estas personas expuestas (contactos) de su posible exposición de la manera más rápida y sensible posible”, según los CDC.

Pero a diferencia de Merced, otros condados, incluyendo los cercanos como Stanislaus, Mariposa y Fresno, siguen tratando de rastrear los contactos de las personas infectadas.

“El rastreo de contactos se convierte realmente en un instrumento que puede ayudarnos a analizar, ¿dónde están ocurriendo las transmisiones? ¿Por qué están ocurriendo?” dijo el Dr. Rais Vohra, funcionario interino de salud del condado de Fresno. “Tenemos mucho más que aprender, pero estamos tratando de implementar la mejor ciencia que sabemos que podemos aportar a la situación”.

Una promesa al Estado

El 18 de mayo, el condado de Merced solicitó una modificación del condado que le permitió avanzar más rápidamente en las etapas de reapertura de empresas del estado. 

El Dr. Salvador Sandoval, funcionario de salud pública de Merced, firmó la atestación, declarando que “tenemos 42 rastreadores de contacto entrenados y el criterio (del estado) se cumple”. El estado requiere 15 localizadores por cada 100,000 residentes del condado. 

“Todo el equipo interno de 30 personas está entrenado para llevar a cabo el rastreo de contactos, lo que significa que nuestro número de casos podría cuadruplicarse (20-28 casos por día) y ser capaz de ser atendido por el equipo interno de personal”, escribió Sandoval en el acuerdo. “Un aumento de casos de más de cuatro veces la cantidad actualmente reportada provocaría la necesidad de reducir la reapertura por fases”.

Este mes, el condado tuvo que cerrar algunos negocios, como restaurantes ubicados en interiores, centros comerciales, gimnasios, oficinas no críticas, centros de culto y salones de belleza, debido a que los contagios y las hospitalizaciones han aumentado considerablemente. Es uno de los 29 condados en la lista de vigilancia del estado que se ordenó cerrar. 

Sandoval rechazó múltiples solicitudes de entrevistas.

Sullivan indicó que escuchó que otros condados no estaban haciendo ningún seguimiento, pero no identificó ninguno. También dijo que los funcionarios del estado no estaban preocupados porque saben que “el rastreo de contactos no es algo con lo que podamos estar al día en este momento”.

Los funcionarios estatales se negaron a decir qué están haciendo, si es que hacen algo, para asegurarse de que el Condado de Merced lleve a cabo el rastreo de contratos.

“Seguimos trabajando con los condados de todo California, incluido el de Merced, a fin de proporcionarles los recursos que necesitan para aprovechar su actual labor de localización de contactos, que incluye la investigación de casos”, dijo Ali Bay, portavoz del Departamento de Salud Pública de California, en un correo electrónico. 

Bay explicó que Merced había realizado recientemente algunas actividades de localización de contactos, pero que no proporcionó ningún detalle. 

El presidente de la Junta de Supervisores del Condado de Merced, Rodrigo Espinoza, firmó la certificación del condado en nombre de la Junta diciendo que rastrearía los contactos de las personas infectadas. 

Espinoza dijo que no sabía que el condado no cumplía con los requisitos del estado y que el condado no había hecho ningún seguimiento durante casi un mes. Dijo que no está seguro de lo que exactamente el departamento de salud pública del condado está haciendo en relación con el coronavirus.

La junta aprobó el martes una resolución para contratar 21 nuevos investigadores de casos a través de una subvención federal. Sullivan dijo que el departamento contratará hasta 10 investigadores por ahora. Harán el mismo rastreo “mínimo”, alertando a los lugares de trabajo de los pacientes y a los centros de salud.

Daron McDaniel, supervisor del tercer distrito del condado de Merced, también dijo que no fue informado de que el condado no estaba haciendo el rastreo.

“Sería bueno que el Dr. Sullivan compartiera eso con la Junta de Supervisores para que estuviéramos al tanto”, dijo McDaniel.

“Eso es lo que más duele”

“Si realmente nos preocupamos por la salud y el bienestar de nuestra comunidad, no vamos a enviar a alguien que represente un riesgo para ellos, que los asuste”.

Leydy Rangel, Fundación de Trabajadores Agrícolas Unidos

El condado es capaz de comunicarse con casi todas las personas que dan positivo para decirles que se pongan en cuarentena, y si no, envían a un representante de la ley para que entregue una orden de cuarentena en la casa de una persona, dijo Sullivan.

Pero con un número tan grande de casos entre los latinos, algunos de los cuales son inmigrantes indocumentados, los que abogan por ellos dijeron que enviar a la policía o a los alguaciles para indicarles que se pongan en cuarentena es innecesariamente aterrador porque temen ser deportados.

“Hay una falta de confianza entre las comunidades de inmigrantes y los organismos encargados de hacer cumplir la ley”, dijo Leydy Rangel, portavoz de la Fundación de Trabajadores Agrícolas Unidos, el mayor proveedor de servicios legales de inmigración en zonas rurales de California. 

Rangel dijo que es especialmente inapropiado enviar a la policía a la casa de un inmigrante o de cualquier latino sin previo aviso, pero incluso informarles que el alguacil llegará a su casa podría asustarlos. 

“Si realmente nos preocupamos por la salud y el bienestar de nuestra comunidad, no vamos a enviar a alguien que represente un riesgo para ellos, que los asuste”, dijo Rangel. Sería mucho mejor si el condado enviara a un funcionario de salud pública, agregó.

En la familia de Hugo García, además de su madre que murió, su hermana, su esposa y sus tres hijos están todos enfermos con COVID-19. 

“No sé a quién culpar más ‒al condado o a la planta (de almendras)”, dijo. “Estoy mucho más molesto por lo de mi madre. Eso es lo que más me duele”.

Nadia López de The Fresno Bee y Rachel Becker de CalMatters contribuyeron a este reportaje.

Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

Support in-depth reporting that matters

As a nonprofit newsroom, we rely on the generosity of Californians like you to cover the issues that matter. If you value our reporting, support our journalism with a donation.

$
$
$

Your contribution is appreciated.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Rebecca is an editorial intern at CalMatters helping to cover science, health, and coronavirus stories. She is a current graduate student in New York University's science, health, and environmental reporting...