In summary

Debido a que ambos lados llaman a la Propuesta 23 un asunto de vida o muerte, se les pide de nuevo a los votantes que opinen sobre cómo se administran las clínicas de diálisis.

Read this article in English.

Para muchos votantes de California, la Propuesta 23 es para rascarse la cabeza. 

En un estado de 40 millones, cerca de 80,000 personas dependen de centros de diálisis para recibir tratamiento por insuficiencia renal. La gran mayoría de los californianos nunca han estado dentro de una de estas clínicas, y mucho menos entienden cómo funcionan. 

Entonces, ¿por qué, por segunda vez en dos años, todos los californianos están pesando en la diálisis renal?

Con las campañas del “sí” y del “no” que lo presentan como un asunto de “vida o muerte”, los votantes seguramente desean que esto sea correcto.

“Es un tema muy técnico en un ámbito que plantea… temas clínicos muy específicos sobre la naturaleza del cuidado”, señaló Mark Peterson, profesor de política pública y leyes de la Universidad de California en Los Ángeles. “Eso no es algo en lo que ninguno de nosotros en el público en general está capacitado, no conocemos la literatura y no conocemos las experiencias pasadas”. 

El sindicato que colocó la iniciativa en la boleta dice que la Prop. 23 no es tan complicada. El Sindicato Internacional de Empleados de Servicios – United Healthcare Workers West (SEIU-UHW) también fue responsable de la propuesta de diálisis de 2018.

La iniciativa de este año tiene como objetivo hacer cuatro cosas. Primero, requeriría que los centros de diálisis tengan al menos un médico licenciado en el lugar durante las horas de operación. SEIU dice que como la diálisis es un procedimiento delicado, un médico debe estar siempre presente en caso de emergencia.  Actualmente, las reglas federales requieren que las clínicas de diálisis tengan un director médico ‒un médico responsable de la formación del personal y la aplicación de medidas de calidad de atención‒ pero no hay reglas sobre cuánto tiempo ese director debe permanecer en las instalaciones. 

La propuesta también requeriría que las clínicas informen al estado sobre los datos de infecciones relacionadas con la diálisis, obtengan el permiso del estado antes de cerrar un centro o reducir los servicios, y traten a los pacientes por igual sin importar su fuente de pago ‒Medicare, Medicaid o seguro privado.

“Es un tema muy técnico en un ámbito que plantea… la naturaleza del cuidado médico. Eso no es algo en lo que ninguno de nosotros en el público en general está capacitado” 

MARK PETERSON, PROFESOR DE POLÍTICA PÚBLICA Y LEYES EN LA UCLA

Hasta ahora, la Propuesta 23 es la segunda contienda electoral más cara de este año. Las empresas de diálisis, que lideran la oposición, son conocidas por invertir mucho para defender la industria contra las medidas y la legislación. El lado del “no” ha recaudado más de $100 millones para derrotar la medida de este año, con la mayoría del dinero proveniente de DaVita Kidney Care y Fresenius Medical Care, que son dueños de la mayoría de los centros de diálisis en el estado. El lado del “sí” ha recaudado un poco más de $6 millones.

Peterson de UCLA dijo que las regulaciones para las clínicas de diálisis tal vez serían mejor tratadas en la Legislatura, donde hay una deliberación más activa con espacio para diferentes perspectivas. 

Steve Trossman, un portavoz de SEIU-UHW, dijo que el sindicato se dirige a los votantes porque el proceso de votación suele ser “más limpio” que la legislación. “Es una votación con altibajos de toda una política, no sujeta a las negociaciones que se hacen en torno a la legislación y que a menudo resultan en una política diluida que no aborda suficientemente el problema”, dijo.

De manera similar a la campaña de 2018, SEIU-UHW argumenta que las compañías de diálisis de alta rentabilidad no gastan lo suficiente en el cuidado de los pacientes y que algunas clínicas están sucias con manchas de sangre y cucarachas, lo que pone a los pacientes en mayor riesgo de infecciones. 

“La industria de la diálisis podría fácilmente convertir estas clínicas en de clase mundial si quisiera… y aun así obtener ganancias significativas”, indicó Trossman.

Según los datos federales más recientes sobre métricas de calidad, las clínicas de California en conjunto obtuvieron una puntuación superior a la media nacional en “rendimiento total”. Las puntuaciones individuales de las clínicas, sin embargo, variaron ampliamente.

Medicare, que paga el tratamiento de la mayoría de los pacientes de diálisis en California, vincula los pagos a la puntuación de rendimiento de una clínica. La puntuación se basa en aspectos como los índices de infección del torrente sanguíneo, el control de la anemia, las pruebas de detección de la depresión y las hospitalizaciones.

Para el año de pago de Medicare 2020, que se basa en los datos de 2018, alrededor del 38% de los centros de diálisis del estado vieron reducidos sus pagos entre un 0.5% y un 2% por no cumplir los objetivos mínimos de rendimiento. (Estos datos federales incluyen las unidades de diálisis de los hospitales). 

“La industria de la diálisis podría fácilmente convertir estas clínicas en de clase mundial si quisiera… y aun así obtener ganancias significativas”.

STEVE TROSSMAN, SEIU-UHW

Los que se oponen a la Prop. 23 dicen que la fuerza impulsora de la iniciativa no es el cuidado de los pacientes, sino el deseo del sindicato de organizar a los trabajadores de la diálisis.

“Si los empleados estuvieran sindicalizados, nunca habría otra medida electoral” de SEIU-UHW sobre las clínicas de diálisis, dijo Kathy Fairbanks, portavoz de la campaña del No a la Prop. 23. 

Fairbanks dijo que debido a que muchas clínicas operan durante largas horas, las compañías de diálisis estarían en el anzuelo para contratar a varios médicos por ubicación si se aprueba la Prop. 23. La Oficina del Analista Legislativo estima que este requisito aumentaría los costos de cada clínica en “varios cientos de miles de dólares” anualmente.

Las clínicas que no pueden permitirse el aumento de los costos se verían obligadas a reducir las horas o a cerrar completamente, incluyendo las clínicas sin fines de lucro que carecen del mismo respaldo financiero que las grandes empresas, agregó Fairbanks.

El Dr. Anjay Rastogi, nefrólogo y director del programa CORE Kidney de la UCLA, dijo que incluso si la propuesta tiene buenas intenciones, tener un médico presente a todas horas no es práctico. Las enfermeras y los técnicos se encargan de la mayor parte del cuidado de los pacientes en los centros de diálisis, y los nefrólogos hacen rondas en los centros de diálisis para controlar a sus pacientes, explicó. (Rastogi no está involucrado en ninguna de las dos campañas, pero UCLA subcontrata sus servicios de diálisis para pacientes externos a DaVita). 

Rastogi dijo que el requerimiento médico tal vez tendría sentido si pidiera específicamente que los médicos de planta sean especialistas en riñones. Sin embargo, California, como otras partes del país, está experimentando una escasez y una distribución desigual de médicos, en particular de especialistas, señaló.  

Los partidarios dicen que la Propuesta 23 reconoce el desafío de la disponibilidad de proveedores al permitir que las clínicas en comunidades rurales o áreas sin suficientes médicos cumplan este requisito con una enfermera practicante. 

Pero incluso en una emergencia, no hay mucho que un médico de planta pueda hacer, dijo Rastogi. “Si algo sucede en una unidad, todavía tenemos que llamar al 9-1-1, todavía tenemos que enviarlos a la sala de emergencias”, explicó.

La cobertura sobre el cuidado de salud de CalMatters está respaldada por un subsidio de la Fundación Blue Shield of California.


Síganos en Twitter y Facebook.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact Gary Reed with any commentary questions: gary@calmatters.org, (916) 234-3081.

Ana is a Sacramento-based health reporter. She joined CalMatters in 2020 after four years at Kaiser Health News, where she covered California health care and policy. She started her reporting career at...