En resumen

Las mujeres han ocupado una amplia gama de cargos electos en todo el estado en California, entonces, ¿por qué nunca la oficina del gobernador?

Read this article in English.  

Nadie podría pensar en California como un lugar falto de mujeres poderosas en la política. Kamala Harris ascendió de fiscal general a senadora de los Estados Unidos y se convirtió en la primera vicepresidenta. Nancy Pelosi se encuentra en su cuarto mandato como presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos. El estado tuvo dos senadoras estadounidenses desde 1993 hasta 2021, hasta que Harris renunció en enero para convertirse en vicepresidente. 

Pero California nunca ha tenido una gobernadora, y eso es poco probable que cambie después de las elecciones revocatorias del martes. Basado en el encuestas más recientes, las posibilidades del estado de elegir a su primer gobernador negro, el republicano Larry Elder, son más altas, pero incluso eso parece una caso perdido. 

De los 45 candidatos activos a gobernador, solo ocho son mujeres. (Otros cuatro están solo apuntados). Pero la republicana Caitlyn Jenner es la única que ha logrado obtener más del 2% de apoyo en las principales encuestas estatales. Y aunque las mujeres están inscritas de forma abrumadora como demócratas en California, no hay grandes nombres entre las cuatro mujeres demócratas en la boleta electoral. 

El Estado parcialmente fué parte de: desalentar cualquier alternativa que se viera prometedora en contra del  gobernador Gavin Newsom para postularse y alentar a los votantes a dejar en blanco la segunda pregunta de la boleta: Quién debería reemplazar a Newsom si el retiro tiene éxito.

Pero también hay algunas razones que tienen larga trayectoria, por las que el techo de cristal de la oficina del gobernador aun no puede considerarse que quedará intacto.   

¿Por qué el ‘techo de cristal’? 

Siempre hay una larga lista de políticos varones ambiciosos que quieren ser gobernador del estado más grande de Estados Unidos.  

“Hay hombres en las redes políticas, decidiendo quién va a postularse dentro de tres ciclos. Si las mujeres no están en esa combinación de conversaciones, se vuelve aún más difícil que accedan a un puesto”, expresó Kelly Dittmar, directora de investigación del Centro para Mujeres y Política Estadounidenses de la Universidad de Rutgers.

Otro factor puede ser el costo de la campaña. California es “un estado increíblemente caro para operar”, dijo Dittmar. El centro examinó los datos de 2000 a 2018 y descubrió que era más difícil para las mujeres recaudar fondos para la campaña, y más aún para mujeres de color. 

Así mismo, las dimensiones de California también hacen que sea más complicado el ser reconocida y hacerse de un nombre, tanto como formar conexiones. 

“Hay hombres dentro de las redes políticas, decidiendo quién va a postularse dentro de tres ciclos electorales. Si las mujeres no están en esa combinación de conversaciones, se vuelve aún más difícil acceder a algún puesto”.

Kelly Dittmar, directora de investigación del Centro para Mujeres y Política Estadounidenses de la Universidad de Rutgers

También está el “factor de simpatía”: una investigación de la Fundación Barbara Lee encontró que las mujeres enfrentan “una prueba de fuego que los hombres no tienen que pasar”. 

A veces, las mujeres ganan cargos estatales en California y en otros lugares en elecciones especiales después de renuncias o muertes, incluidas las muertes de sus maridos. La senadora Dianne Feinstein, que perdió su candidatura a gobernadora en 1990  ganó su escaño en una elección especial en 1992 cuando Pete Wilson renunció después de ser elegido gobernador. Ha sido reelegida cinco veces, la más reciente en 2018. Barbara Boxer fue elegida al Senado por primera vez ese mismo año y ganó la reelección tres veces antes de retirarse de la contienda en 2016.  

El momento adecuado es definitivamente un factor, dijo Dittmar. En 1992, varios factores llevaron al éxito de las mujeres en California y en todo el país, incluidas las audiencias de confirmación de Clarence Thomas para la Corte Suprema de los Estados Unidos, que destacó la sobrepresentación de las mujeres, especialmente en el Senado.

“Feinsten y Boxer no ganaron porque era el ‘Año de la mujer’, pero muchas de las realidades contextuales que hicieron realidad el ‘Año de la mujer’ probablemente contribuyeron a su aparición y victoria”, expresó Dittmar. 

Los obstáculos del financiamiento y las redes de veteranos en política,  pueden no ser tan abrumadoras para los cargos inferiores.

Reflejando tendencias nacionales, California tiene su porcentaje más alto de mujeres que sirven en la Legislatura – 39 de 120 legisladores. Cuatro mujeres demócratas ocupan cargos estatales, con Eleni Kounalakis como la primera mujer teniente gobernadora, Shirley Weber como secretaria de estado, Fiona Ma como tesorera del estado y Betty Yee como contralor del estado.

La tesorera estatal Fiona Ma, izquierda, y la vicegobernadora Eleni Kounalakis saludan a la multitud durante una manifestación en apoyo del gobernador Gavin Newsom, quien enfrenta una elección revocatoria el martes 8 de septiembre de 2021. Ma y Kounalakis fueron elegidos en 2018. Foto de Anne Wernikoff, CalMatters

Todavía California es uno de los 19 estados que nunca ha tenido un gobernadora – y el único en la costa oeste. Oregon tiene una mujer en la oficina principal. En toda la historia de Estados Unidos, 45 mujeres se han desempeñado como gobernadoras, en comparación con los 41 gobernadores masculinos en el cargo ahora, señala Dittmar. 

“Si bien estamos progresando y celebrando las victorias en el camino que están poniendo esas grietas en el techo de cristal, todavía no están alcanzando los mismos niveles de éxito que los hombres”, dijo Dittmar. 

No hay factores exactos que predigan qué estados tendrán gobernadoras; por ejemplo, no hay una división partidista. Y, como en California, un estado con una legislatura con muchas mujeres no significa que sea más probable una gobernadora.

De hecho, en algunos estados, es al revés: donde las mujeres no han tenido un buen desempeño a nivel legislativo, han tenido más éxito al postularse para gobernadoras. Pero una vez que un estado elige a una gobernadora, le facilita las cosas a la próxima candidata al “suavizar el terreno”, dijo Dittmar. 

Frustraciones en la campaña  

Pero en la revocatoria, las candidatas han tocado suelo rocoso.

Piense en Jacqueline McGowan. La defensora del cannabis de 47 años de Napa es una de las candidatas más activas y se anuncia a sí misma como la “póliza de seguro” de los demócratas. 

Ella está en contra del retiro, pero dijo que estaba “asombrada” en cuanto a que los demócratas “decidieran no presentar a un solo candidato como seguro contra una posible toma de posesión del ala Trumpista del partido republicano”. 

“Esto ha sido lo más desafiante que he hecho en mi vida”, dijo McGowan, quien trabajó en Wall Street durante casi dos décadas y ha pasado los últimos siete años como cabildero de la industria del cannabis. “Tratar de meter una campaña de dos años en 68 días desde que tomé la decisión y califiqué, y luego convertir una plataforma de un solo tema en una campaña completa”.  

Ha estado en campaña, asistiendo a eventos republicanos, haciendo entrevistas y publicando en las redes sociales. También ha estado participando en escaramuzas virtuales, y ahora físicas, con Kevin Paffrath, el demócrata más votado entre los candidatos de reemplazo, y con Elder, el republicano líder. 

El 29 de agosto, McGowan se presentó a un servicio en la Iglesia Bautista de Lancaster, donde Elder estaba hablando. Ella lo desafió a un debate, después de lo cual, dice, el equipo de seguridad de Elder la “Maltrató” y la detuvo para interrogarla. McGowan presentó un informe al Departamento de Policía de Lancaster, que acusó al destacamento de seguridad de agresión. La campaña de Elder está disputando esos cargos.

En cuanto a Paffrath, lo confronto en redes sociales por “hacerse pasar por un demócrata” y presentó una orden de cese y desistimiento. 

A pesar de hacer campaña sin parar, McGowan no ha ganado tanta fuerza o cobertura mediática como los candidatos principales. El mensaje del Partido Demócrata a los votantes tampoco ayuda.

“El hecho que el Partido Demócrata de California le esté diciendo a la gente que deje la pregunta dos en blanco es increíblemente ofensivo”, indicó a CalMatters. “Soy la única demócrata que no apoya la destitución. ¿Por qué diablos no me apoyan? ” 

Aun así, espera terminar entre los tres primeros. Entonces McGowan está considerando una posible candidatura al Congreso. 

Entre el campo más concurrido de republicanos y aquellos que se postulan sin preferencia de partido, a las candidatas no les está yendo mucho mejor.

Jenner, la personalidad de reality shows y activista transgénero, causó sensación cuando anunció por primera vez su campaña. Pero ella vaciló en sus primeras entrevistas y eventos de prensa, fue a Australia en julio para filmar una serie de “El Gran Hermano” y nunca recuperó el impulso cuando regresó a California. En una encuesta publicada el viernes, quedó empatada en el noveno lugar, con un 1% de apoyo entre los votantes probables.    

Recordemos a la candidata Jenny Rae le Roux. Foto cortesía de Jenny Rae para gobernador

Jenny Rae Le Roux, propietaria de un negocio de Redding y ex consultora de Bain, también ha estado en los senderos de campaña. Le Roux, quien se describe a sí misma como una “republicana, conservadora fiscal a favor de las empresas”. 

Ha recaudado más de $ 600,000 hasta la fecha, con al menos $ 200,000 de su propio bolsillo. En otro estado, eso la habría convertido en la favorita, dijo en una entrevista.  

“El hecho que se cuente solamente con una combinación de geográfica, hace realmente caro, llegar a las personas en todo el estado”, indicó. “Es un obstáculo, pero es un obstáculo de importancia”.  

El hecho que se cuente solamente con una combinación de geografías, hace realmente caro, llegar a las personas en todo el estado”.

Jenny Rae Le Roux, candidata a destitución

Le Roux dijo que la cantidad de candidatos en las elecciones revocatorias significa que tienes que diferenciarte realmente, y eso es más fácil para los candidatos con puntos de vista extremos. “Ser alguien que está en el medio, muy práctico, eso es un poco menos sexy y atractivo”, dijo. 

Le Roux dijo que cuando comenzó su campaña, le dijeron que “trabajaría más, se enfurecería mucho” y que aún con todo eso, no recibiría la misma atención de los medios que sus homólogos masculinos.

“No quería creer que eso fuera cierto, pero absolutamente lo ha sido. Y eso es increíblemente frustrante “. 

Sarah Stephens, de 39 años, es una pastora del condado de Riverside que se postula como republicana. Una ávida partidaria del ex presidente Trump, Stephens ha participado en eventos y manifestaciones y recientemente fue noticia por ayudar a un presunto agresor a huir de una protesta en los angeles.

Otras personas en la contienda incluyen Angelyne, el “ícono de vallas publicitarias” del sur de California conocida por viajar en su Corvette rosa. Su plataforma incluye un “Día del Baño de Burbujas” en todo el estado y un baile de disfraces anual donde todos se disfrazarían de gobernador. Holly Baade, maestra espiritual y entrenadora, y Heather WJ Collins, estilista, han hecho campaña principalmente a través de publicaciones en Facebook.

_

Síganos en Twitter y Facebook.

Siga nuestro canal RSS para artículos en español. 

CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: commentary@calmatters.org

Sameea Kamal is a reporter/production assistant at CalMatters. She joined CalMatters in June 2021 from the Los Angeles Times, where she was a News Desk editor. Sameea was one of three 2020 IRE Journalist...