Read this article in English.             

Dos millones de californianos podrían verse obligados a abandonar sus casas de alquiler a principios del próximo año, y los malos presagios están sucediendo ahora, a su alrededor. Están en las facturas de tarjetas de crédito que apilan en una esquina, las relaciones personales que prueban pidiendo dinero prestado, las horas esperando en el teléfono con la esperanza de que se apruebe su reclamo de desempleo, todo esto sumado a deudas en papel y agujeros en sus vidas.

Estos inquilinos están al borde de un acantilado de desalojo. Una vez que caen, no se sabe cuánto tiempo les llevará volver a subir, especialmente en un estado como California, donde casi todo cuesta más.

Utilizando una encuesta del censo de EE. UU. sobre cómo el coronavirus está afectando a los hogares en todo el país, Carolina Reid, profesora asociada de planificación urbana y regional en la Universidad de California, Berkeley, estima que hay aproximadamente 2 millones de personas, incluyendo niños, en riesgo de desalojo según los 600.000 hogares de California que se retrasaron en el pago de la renta en agosto.

Desde entonces, la cantidad de inquilinos en riesgo de desalojo ha fluctuado, pero la cantidad de adultos de California que informan que están atrasados en el alquiler en noviembre ha superado 1 millón

“Esta es realmente una crisis que es amplia”, dijo Reid, “y las pérdidas de ingresos están afectando a los hogares en todo el espectro”.

Si bien muchos están sufriendo, hay un segmento especialmente en riesgo: las madres solteras.

Recuperarse de un desalojo es casi con certeza más difícil en California que en cualquier otro estado. El cuarenta y cinco por ciento del estado alquila sus casas. El alquiler medio del mercado justo para un apartamento de una habitación es $1,522 y $1,922 para un apartamento de dos habitaciones, según la Coalición Nacional de Vivienda para Personas con Bajos Ingresos. Para pagar un dormitorio, alguien que trabaja por el salario mínimo estatal de $13 tendría que trabajar 90 horas a la semana. 

Entonces, ¿cómo están superando los inquilinos con esta pandemia? Están acumulando deudas, apoyándose en la ayuda del gobierno y pidiendo ayuda a amigos y familiares a medida que expiran los beneficios del gobierno. Este mes, el censo estimó que más de 3 millones de inquilinos de California recurrieron a tarjetas de crédito o préstamos, más de 3 millones aprovecharon ahorros o vendieron activos y aproximadamente 2 millones tomaron prestados de amigos o familiares.

La respuesta mixta de California a las consecuencias económicas y de vivienda durante la pandemia no ha ayudado a las cosas. Algunos estados fueron más rápidos con sus pagos de desempleo, mientras que el sistema de California ha sido acosado por problemas tanto técnico como administrativo. Y sin la acción del gobierno, se estima que 750,000 californianos se quedarán sin beneficios de desempleo el día después de Navidad. Más allá de eso, la moratoria de desalojo del estado expira el 1 de febrero y los propietarios pueden llevar a los inquilinos a los tribunales a partir del 1 de marzo.

Se está acabando el tiempo para que California evite un tsunami de desalojo para los inquilinos.

Este proyecto es parte de California Divide, una colaboración entre redacciones que examina la desigualdad de ingresos y la supervivencia económica en California.


¿Cómo le va cada mes con el alquiler?

Te invitamos a compartir tu historia aquí.



Síganos en Twitter y Facebook
.


Siga nuestro canal RSS para artículos en español.


CalMatters.org es una organización de medios de comunicación sin fines de lucro, no partidista, que explica las políticas públicas y los temas políticos de California.

We want to hear from you

Want to submit a guest commentary or reaction to an article we wrote? You can find our submission guidelines here. Please contact CalMatters with any commentary questions: [email protected]

Nigel Duara joined CalMatters in 2020 as a Los Angeles-based reporter covering poverty and inequality issues for our California Divide collaboration. Previously, he served as a national and climate correspondent...